16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Falleció Umberto Eco

19 de febrero de 2016
19 de febrero de 2016

Umbero Eco foo una

Roma, 20 de febrero_ RAM_ El escritor italiano Umberto Eco, de 84 años de edad, murió la noche de este viernes, anunciaron medios locales que citaron a su familia.

Eco nació en Alejandría, Italia, el 5 de enero de 1932. Fue filósofo y escritor. En 1988 fundó el Departamento de Comunicación de la Universidad de San Marino.

Desde el 2008 era profesor emérito y presidente de la Escuela Superior de Humanidades de la Universidad de Bolonia.

Eco recibió en el año 2000 el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y en su obra hay títulos del prestigio y reconocimiento como El Nombre de la Rosa, novela que fue bestseller internacional y fue llevada al cine en una película protagonizada por Sean Connery.

Eco escribió diversas novelas como: La misteriosa llama de la Reina Loana, El péndulo de Foucault y El cementerio de Praga.

Humberto Eco destacó en el mundo de la filosofía y la semiótica. Entre sus obras literarias destacan:  «El Nombre de la Rosa», «El cementerio de Praga» y «El Péndulo de Foucalt».

Eco nació en la ciudad de Alessandria, en el norte de Italia. Se doctoró en filosofía y letras en la Universidad de Turín en 1954 con un trabajo que publicó dos años más tarde con el título de «El problema estético en Santo Tomás de Aquino» (1956).

Umberto Eco empezó a publicar sus obras narrativas en edad madura. En 1980 se consagró como narrador con El nombre de la rosa, novela histórica culturalista susceptible de múltiples lecturas.

Escribió además otras novelas como «El péndulo de Foucault» (1988), fábula sobre una conspiración secreta de sabios en torno a temas esotéricos, «La isla del día de antes» (1994), parábola kafkiana sobre la incertidumbre y la necesidad de respuestas, «Baudolino» (2000), una novela picaresca —también ambientada en la Edad Media— que constituye otro rotundo éxito y sus últimas obras, «La Misteriosa Llama de la Reina Loana» (2004) y «El cementerio de Praga» (2010).

En 2000 recibió el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Es caballero de la Legión de Honor francesa.

Una de las últimas polémicas que protagonizó el experto en semiótica fue respecto a las redes sociales, plataformas que consideraban le dan espacio a «legiones de idiotas».

«Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los necios», comentó en su momento el Premio Príncipe de Asturias.

Estas son algunas de sus mejores frases:

«Hacer una tesis significa divertirse y la tesis es como el cerdo, en ella todo tiene provecho».

«El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee».

«Hoy no salir en televisión es un signo de elegancia».

«Nada consuela más al novelista que descubrir lecturas que no se le habían ocurrido y que los lectores le sugieren».

«EL MUNDO ESTÁ LLENO DE LIBROS PRECIOSOS QUE NADIE LEE»

«El autor debería morirse después de haber escrito su obra. Para allanarle el camino al texto».

«Adoro a los gatos. Son de las pocas criaturas que no se dejan explotar por sus dueños».

«El narrador no debe facilitar interpretaciones de su obra, si no, ¿para qué habría escrito una novela, que es una máquina de generar interpretaciones?».

«Tener un enemigo es importante no solo para definir nuestra identidad, sino también para procurarnos un obstáculo con respecto al cual medir nuestro sistema de valores y mostrar, al encararlo, nuestro valor. Por lo tanto, cuando el enemigo no existe, es preciso construirlo».

«Sabiduría no es destruir ídolos, sino no crearlos nunca».

«La computadora no es una máquina inteligente que ayuda a gente estúpida, de hecho, es una estúpida máquina que funciona solo en manos de gente inteligente».

«En el fondo, la pregunta fundamental de la filosofía (igual que la del psicoanálisis) coincide con la de la novela policíaca: ¿quién es el culpable?».

«Yo siempre me pongo a dieta, igual que todas las semanas dejo de fumar».

«Los libros son esa clase de instrumentos que, una vez inventados, no pudieron ser mejorados, simplemente porque son buenos. Como el martillo, el cuchillo, la cuchara o la tijera».