11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Renuncio el Defensor delegado para asuntos constitucionales

27 de enero de 2016
27 de enero de 2016

BOGOTA, 27 de enero de 2016 (RAM) Después del reciente escándalo por presunto acoso laboral y sexual contra el defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, este martes el defensor delegado para asuntos constitucionales y legales, Luis Manuel Castro, decidió no trabajar más al lado del funcionario y presentó una carta de renuncia.

En el documento de tres páginas, Castro le dice a Jorge Armando Otálora que la decisión de no dejar el cargo, a pesar de las diferentes acusaciones, afecta a la Defensoría del Pueblo.

“Con su decisión de no separarse del cargo, la gestión de la Defensoría se verá afectada, especialmente su legitimidad para asumir la defensa de los derechos de las mujeres”, indica Luis Castro en la misiva.

Y agregó “la gravedad de las denuncias en su contra deslegitimarán de aquí en adelante los pronunciamientos que usted como Defensor del Pueblo, realice, específicamente, si están relacionados con los derechos de las mujeres en el país, pues el contenido de los señalamientos hace que su autoridad moral en estos momentos este cuestionada para asumir la defensa de este tipo de derechos”.

“Usted ha optado por utilizar como estrategia de defensa sostener que esta situación constituye un asunto de su esfera privada y que no guarda relación con su condición de servidor público. (…) El hecho de que usted acuda a este tipo de estrategias me resulta problemático, pues precisamente, la historia de lucha de las mujeres en la reivindicación de sus derechos nos ha mostrado que la distinción entre lo privado y lo público, a la que usted está acudiendo, ha sido funcional para perpetuar los distintos tipos de discriminación y violencias de las que son objeto. Y esto me genera profundo conflicto”, indicó Castro en la misiva.

El exfuncionario alegó que debido a la dimensión y envergadura de las acusaciones la mejor decisión que debería tomar Otálora es apartarse de su cargo debido a que de no hacerlo se le restará importancia a la labor de «centenares de funcionarias y funcionarios que desde nuestras áreas misionales asumimos el compromiso de día a día para reducir las condiciones de desigualdad, exclusión y discriminación».

“Dado el contenido de las acusaciones en su contra, ética y políticamente, en mi criterio, usted podría renunciar, sin que ello necesariamente suponga una aceptación de responsabilidad penal o disciplinaria frente a los señalamientos en su contra”.

Del mismo modo, Luis Castro enfatizó en el documento dirigido a Otálora que “cuando se ocupa un cargo como el suyo, más cuando su investidura constitucional, demanda una altísima autoridad moral para pronunciarse frente a la defensa de los derechos en el país”.