16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Entre vocaciones y oportunidades.

Por Armando Rodríguez Jaramillo
28 de enero de 2016
Por Armando Rodríguez Jaramillo
28 de enero de 2016

Armando Rodríguez Jaramillo

Armando RodríguezEl Quindío se encuentra en un momento de inflexión que nos debe llevar a dejar de lado los estériles enfrentamientos políticos y concentrarnos en una nueva agenda de desarrollo productivo con políticas públicas de largo plazo.

Esto requiere de una visión de futuro estructurada y coherente, realista y transformadora, osada y desafiante con el status quo. Una visión que rompa con las ideas conservadoras y los sistemas productivos tradicionales. Una visión que abandone la exploración del pasado para extrapolarlo al futuro.

Es por esto que no comparto el pensamiento de La Crónica del Quindío en su editorial del 27 de enero en el que afirma que “el Quindío no tiene vocación industrial” y que “está probado el Quindío tiene, hoy, dos vocaciones fundamentales: el agro […] y el turismo.”  Tesis, que esbozada por el principal medio de comunicación escrito de la región, adquiere relevancia ante su capacidad de influencia en la opinión pública.

Los quindianos estamos ante el reto de explorar alternativas de cambio. Una visión de futuro ortodoxa, sin proyectos innovadores y  pertinentes, corre el riesgo de reproducir estados insatisfactorios que impiden el cambio hacia el desarrollo, como le ha ocurrido a la caficultura en las últimas décadas.

Las vocaciones en los territorios están conectadas con ventajas comparativas. Pensar en el futuro con base en vocaciones encasilla e impide otear el horizonte. Abordar el futuro identificando las oportunidades que brinda la economía abierta en la que estamos nos enfrenta a un caleidoscopio de opciones inimaginables. Así que el debate está en si nos concentramos en nuestras vocaciones o nos abrimos el espectro de las oportunidades.

Sin embargo, fijar el radar en las oportunidades nos lleva al debate sobre la necesaria transición hacia una sociedad y una economía de conocimiento, factores sin los cuales no se puede entenderse la transformación del mundo contemporáneo.

En consecuencia, creo contraproducente afirmar que nuestra vocación sólo es agricultura y turismo, pues deja de lado las oportunidades que existen en la industria y los servicios. De otra parte, no es estratégico decir que el Quindío no tiene vocación industrial, estribillo repetido por nuestra dirigencia desde los años setenta, tal vez es por esto, que luego de 40 años, el café verde representa el 98% de nuestras exportaciones totales.

Hay que romper con el pasado sin temor a pensar en grande. Claro que hay que modernizar la producción agrícola y pecuaria, fomentar la agroindustria, avanzar hacia un turismo rural y experiencial de lujo y competir con congresos y convenciones. Pero también hay que aprovechar las oportunidades que brindan las tecnologías de la información y las comunicaciones, manufacturas, metalmecánica, ensambladoras, logística de mercancías, electrónica y muchas otras cosas que nos pueden sintonizar con las fuerzas del cambio global.

Hay brechas y necesidades que enfrentar, pero ante todo hay que transformar nuestra forma de ver el futuro para que las vocaciones no choquen con las oportunidades y anulen los emprendimientos.  Nosotros decidimos si seguimos mirando vocaciones o nos enfocamos en las oportunidades para crear ventajas competitivas.

www.naocluster.com

28 de enero de 2016