15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Efectuar, asociaciones, mayoría, socavón

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
12 de enero de 2016
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
12 de enero de 2016

efraim osorio

Del verbo latino ‘facere’ (‘hacer’), a través de ‘efficere’ (‘llevar a cabo, ejecutar, producir, realizar’), procede nuestro verbo ‘efectuar’ («poner por obra o ejecutar algo, especialmente una acción; cumplirse, hacerse efectivo”). Y todo lo que resulta de estas acciones se llama ‘efecto’, que puede ser bueno o malo:si malo,le decimos ‘perjuicio’, a saber, un detrimento moral o material. Sus sinónimos son ‘daño, mal, detrimento, menoscabo, lesión, quebranto, percance…’. El señor Euclides Manrique M., asiduo corresponsal de nuestro diario, escribió: “…y piden perdón que de ninguna manera es solución capaz de recompensar los perjuicios efectuados” (Voz del lector, 26/12/2015). Según las nociones arriba expuestas, un ‘perjuicio’ no se puede ‘efectuar’, puesto que es el efecto de la acción que lo causa, lo produce, lo provoca o lo ocasiona, verbos estos los apropiados, cualquiera de ellos, para expresar correctamente la idea pretendida por el señor Manrique, así: “…los perjuicios causados”. O provocados u ocasionados o producidos. Nota: El verbo ‘efectuar’ es irregular, y se conjuga como ‘actuar’.  Toda asociación puede ser buena o mala, lícita o ilícita. Esto depende de su objetivo, expresado por medio de un complemento. Por ejemplo, una ‘asociación’ para ayudar a los damnificados de cualquier desastre tiene que ser buena por naturaleza, y, por lo mismo, ‘lícita’. En cambio, una ‘asociación’ para defraudar al Estado es mala por naturaleza, y, por ello, ‘ilícita’. Siempre, sin excepciones. Es, por tanto, una redundancia expresar la licitud o la ilicitud de esas asociaciones, como lo hizo el editorialista de El Tiempo en esta información: “…Luis Bedoya se declaró culpable de los delitos de asociación ilícita para delinquir…” (26/12/2015).

Toda asociación para delinquir es mala, ilícita e ilegal; punible y rechazable. O ¿habrá en esta época de ‘progresos’científicos, artísticos, éticos y de toda clase ‘asociaciones lícitas para delinquir’? ¡No sería extraño!  “Mayor número de votos conformes en una votación” es una de las acepciones que de ‘mayoría’ da El Diccionario, la que interesa en este aparte, precisamente. Anticipé la definición, porque a don Cecilio Rojas le produjo hilaridad, y con razón, esta frase de ‘Supimos que’: “Es decir que los postulados (para reemplazar al omnipotente Montealegre) tendrían que alcanzar una mayoría unánime para llegar al cargo” (LA PATRIA, 27/12/2015). Sobra, ¡cómo no!, el adjetivo ‘unánime’: si, por ejemplo, de treinta personas hábiles para escoger uno de entre varios candidatos, veinte están de acuerdo para hacerlo por uno de ellos, la unanimidad de esos veinte votantes se da por descontada, pues ellos estuvieron conformes con el candidato escogido. ¡A propósito!, ‘unánime’ (‘de un mismo parecer’) viene del adjetivo numeral latino ‘unus’ (uno, uno solo) y del sustantivo del mismo idioma‘animus’ (‘sentimiento, parecer’, dos de los infinitos significados que tiene).  En esta oportunidad, la víctima de los errores en que nos hace caer la pronunciación fue el señor Fernando García Cuartas con la palabra ‘socavón’. En efecto, en su artículo sobre Salvo Ruiz, esto escribió: “De la labor de jornalero en El Zancudo, nos queda: “A la puerta del zocabón…” (LA PATRIA, Voz del lector, 29/12/2015). Nosotros pronunciamos esas dos palabras de la misma manera. Ahora bien, como se trata de la cita de una de las coplas del “último juglar”, es posible que el error sea de éste. ¡Quién quita! Sea de ello lo que fuere, ‘socavón’ se escribe así, porque es un término compuesto del prefijo ‘so’ (‘sub’ = ‘bajo’, ‘debajo de’) y del verbo ‘cavar’ (“levantar y mover la tierra con la azada, azadón u otro instrumento semejante”). El ‘socavón’, para los que no lo sabíamos, es una “cueva que se excava en ladera de un cerro o monte y a veces se prolonga formando galería subterránea”. Y no es más el cuento, don Fernando.

Pero no podemos escudarnos en la pronunciación para justificar este gazafatón de un ‘consejero’ de nuestro periódico, quien, al enumerar los cuidados preventivos contra los efectos de la ceniza del volcán, dice: “Tenga en cuenta: Cubrace la nariz y la boca con un tapabocas” (Público, 21/12/2015). “Cúbrase”, señor, con tilde, porque es una palabra esdrújula, y el enclítico es el reflejo ‘se’. Elemental.