9 de diciembre de 2018

¿Entonces quién chuza?

Por El Nuevo Siglo
24 de diciembre de 2015
Por El Nuevo Siglo
24 de diciembre de 2015

vicky davila, claudia morales y palomino

El Nuevo Siglo

Las interceptaciones telefónicas, de correos y los seguimientos están a la orden del día en el país, pero a la hora de establecer quién las hace, no aparecen los responsables directos.

Las conocidas chuzadas no son de ahora a las comunicadoras Vicky Dávila de La FM y Claudia Morales, de la Luciérnaga de Caracol, sino que vienen de tiempo atrás.

Así lo comprueban descubrimientos como la oficina en la 93 del hacker Andrés Sepúlveda, hoy en prisión y por cuya autoría intelectual se investiga la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga y en especial a su asesor espiritual, Luis Alfonso Hoyos.

Un poco más atrás en el tiempo, está el caso de Andrómeda, centro de chuzadas que funcionaba bajo la fachada de un restaurante en el sector de Galerías, al que entraban y salían uniformados y por el que varios oficiales fueron separados de la Policía, pero sin que hasta el momento se haya establecido de dónde provenían las órdenes para adelantar las chuzadas.

Otro episodio está relacionado con las presuntas interceptaciones que se adelantaban desde la Contraloría General durante la gestión de Sandra Morelli.

Y para no ir tan lejos, las interceptaciones a magistrados, periodistas y dirigentes políticos de oposición, a través del DAS, durante el Gobierno de Álvaro Uribe, por cuyos hechos son procesados varios ex directores del desaparecido organismo de inteligencia y condenada María del Pilar Hurtado.

Con relación al más reciente caso conocido, el de los seguimientos e interceptaciones a las periodistas Dávila y Morales, la Fiscalía, el 3 de diciembre informó del inicio de una investigación.

Ocho días después, el fiscal Eduardo Montealegre dio a conocer que “aunque falta determinar las responsabilidades individuales, las primeras indagaciones permitieron establecer que los seguimientos y las interceptaciones ilegales de las comunicaciones de la periodista Vicky Dávila y otros de sus colegas, provienen de la Policía Nacional”.

En ese contexto el Fiscal General explicó que “ese tipo de seguimientos e interceptaciones no lo puede realizar cualquier funcionario, porque se trata de seguimientos e interceptación de comunicaciones y correos electrónicos, que requieren cierta experiencia y especialización”.
Al respecto, ese 11 de diciembre, el Fiscal Montealegre anunció que llamará a declarar, en calidad de testigos, a los periodistas mencionados en los anónimos, así como a varios mandos de la Policía Nacional, para determinar la manera como la inteligencia de esa institución efectúa su trabajo y si existen fachadas para hacer escuchas ilegales.

Pero aclaró que el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, no se encuentra vinculado a la investigación, aunque podrá ser llamado en calidad de testigo.

Investigación

Ayer la Policía dio a conocer un comunicado de ocho puntos en el que entrega los resultados de su investigación sobre “las graves denuncias sobre seguimientos e interceptaciones ilegales, formuladas por respetadas periodistas colombianas”.

Indica que de los dos vehículos que mencionan los anónimos dirigidos a Dávila y Morales, “se logró determinar que el tipo de placas EJS 851 no está registrado en Colombia. El Registro Único de Tránsito RUNT certificó que no hubo ni existe en el territorio nacional automotor con las placas en mención. Al afirmar: ‘no se encontró información asociada para los datos de ingreso’”.

“Referente al vehículo de marca Audi CES 867, éste pertenece a la Policía Nacional y fue donado por la Embajada de Alemania para coadyuvar en la lucha contra el terrorismo” y que le fueron practicados cuatro peritajes individualmente, por un perito automotor del CTI, por expertos autorizados por la marca Audi en Colombia, por peritos de Seguros del Estado y por investigadores judiciales del área de automotores de la Dijin.

“Dichos experticios se realizaron de manera independiente y todos coinciden en señalar que el vehículo objeto de estudio, no ha sido alterado en su sistema electrónico, eléctrico, ni mecánico; y descartaron modificaciones o conexiones de equipos especiales de seguimiento o interceptación”, indica la Policía.

Agrega que “de acuerdo con la certificación del Instituto Nacional de Vías (Invías), el vehículo marca Audi citado no pasó por peajes bajo su control hacia el Eje Cafetero”.

Según la Policía, se realizó prueba de polígrafo al capitán Wilson Carvajal, colectando varias gráficas analizadas, calificadas, con el control de calidad y en cumplimiento de estándares estipulados por la Asociación Americana de Poligrafistas APA. “El oficial superó satisfactoriamente el examen de confiabilidad”.

Y explica que “la investigación ha permitido determinar una presunta relación de un exoficial -destituido de la Policía Nacional por faltas disciplinarias y penales- con algunas de las informaciones difundidas en medios de comunicación y redes sociales, que harían parte de los anónimos enviados a las periodistas. Esta línea de investigación se mantiene”.

Es un chiste: Morales

Para la periodista Claudia Morales, subdirectora de La Luciérnaga, este comunicado es un chiste donde las víctimas de las chuzadas tendrán que recurrir a otras instancias, porque ni siquiera en la misma Fiscalía.
“Lo de la Policía es un chiste que porque es una investigación de yo con yo, es una investigación de ellos mismos contra ellos mismos, es un polígrafo que hace la misma policía”.

Una vez conocido el comunicado, Morales trinó: “@GeneralPalomino: no desperdicie a sus hombres de contrainteligencia persiguiéndonos a los periodistas”.
A su vez, Vicky Dávila, en varios mensajes a través de cuenta de Twitter, dio a conocer las dudas que le genera el comunicado de la Policía Nacional.

Los Tweets de Dávila: “El anónimo dice que al carro blanco constantemente le cambian placas”; “Sobre el Audi, es obvio que es de la Dipol y lo donó embajada alemana”; “Quién hizo primer peritaje, policía? Obviamente si se suben unas personas a hacer seguimientos, no hay alteración” y, “El anónimo nunca aseguró que el Audi viajó al Eje Cafetero. Al contrario dijo que no sabía”.