13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Condenado a 36 años de cárcel alias Romaña por la toma de Venecia en Cundinamarca

23 de diciembre de 2015
23 de diciembre de 2015

BOGOTÁ, 23 de diciembre de 2015. Por la toma al municipio de Venecia en Cundinamarca y el homicidio de cuatro personas, entre ellos un miembro e la Policía Nacional, ocurrida en mayo de 1997, un juez especializado de Cundinamarca condenó a Henry Castellanos Garzón, alias Romaña, y a Yesid Aguilar Garzón, alias Abel Garzón, a 36 años de prisión.

Según la investigación, adelantada por la Dirección de Fiscalía Especializada contra el Terrorismo, durante el ataque a la población realizada por no menos de cien hombres de los frentes 25, 53 y 55 de las FARC, fueron asesinados el agente de la policía Luis Abel García Pachón y el gerente del Banco Cafetero, Carlos Eduardo Mogollón Castro, porque se rehusó a abrir la bóveda de seguridad de la entidad.

Igualmente sacaron de su lugar de residencia a los hermanos Julio César y Martín Alfonso Figueredo Hernández, señalándolos de ser informante del Ejército, para luego asesinarlos en vía pública con tiros de gracia.

Además, durante el ataque, perpetrado con armas de largo alcance y material explosivo, los subversivos causaron daños a numerosos inmuebles, tanto públicos como privados y se apropiaron de dinero de la Caja Agraria y el Banco Cafetero.

En la sentencia el juez precisó que el ataque a la población de Venecia, no se encuentra enmarcado en el delito de rebelión de las FARC, para hacer notar sus actos rebeldes “a través de tomas y hostigamientos armados a poblaciones, como ataques a las fuerzas policiales y militares con las consecuentes pérdidas de vidas humanas producto de la confrontación, lo cierto es que en esta caso resultaron muertos tres civiles y no producto de del cruce de disparos ni de un caso fortuito, (…) pues las pruebas demuestran que los hermanos Figueredo Hernández fueron sacados de sus domicilios y en vía pública los subversivos les propinaron tiros de gracia para segar su vida”, mientras que el gerente del banco por rehusarse a abrir la bóveda “fue víctima de torturas físicas con múltiples cortadas en su humanidad con arma cortopunzante, para posteriormente ultimarlo con tiros de arma de fuego”.

Por estas razones el juez tras condenarlos a 36 años de prisión por el delito de homicidio agravado, le impuso a alias Romaña y a alias Abel Garzón el pago de 50 salarios mínimos legales vigentes al momento de su cancelación a favor de los herederos de las víctimas o de quien acredita tener derecho para tal fin, como perjuicios morales en consideración “en consideración al dolor de sus familiares por su muerte violenta y las repercusiones negativas que en ese sentido en todos los ámbitos de su vida han debido experimentar”, reza la sentencia.