20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Asegurados sujetos que enviaron a modelo a China con droga

31 de diciembre de 2015
31 de diciembre de 2015
juliana lopez
Juliana López Sarrázola, la modelo antioqueña que está en una cárcel china por posesión de droga.

Medellín, 31 de diciembre de 2015. De este grupo criminal fueron víctimas la modelo antioqueña, Juliana López Sarrázola, y su expareja sentimental, a quienes capturaron en el mes de julio cuando presuntamente llegaban al continente asiático con droga.

El Juzgado Segundo Penal Ambulante de Antioquia, con función de control de garantías, impuso medida de aseguramiento en centro carcelario contra Wilman Albeiro Aguirre Hoyos, alias Wilman, y Pablo Nicolás Serna García, alias Gomelo, como presuntos integrantes de una organización delincuencial dedicada a enviar personas a China con estupefacientes,

Sergio Andrés Castillo López, alias Checho, fue capturado y puesto en libertad porque días antes sufrió un ataque armado que lo dejó cuadrapléjico. Ketty Walquiria Alzate Ortega, alias Ketty, por su parte, fue cobijada con medida de aseguramiento en el domicilio por el estado de salud de su pareja, Castillo López.

Los operativos de allanamiento con fines de captura se realizaron en los barrios Aranjuez, Robledo y Envigado, este 23 de diciembre.

Estas personas hacen parte de un grupo delincuencial que tiene como finalidad enviar colombianos hasta el país oriental con sustancias estupefacientes en su cuerpo o elementos de viaje.

En esta empresa criminal cada uno tenía un rol específico, alias Gomelo era el cabecilla; alias Wilmar reclutaba personas para los envíos y alias Ketty era la encargada de conseguir los pasaportes y las visas para los desplazamientos hasta el país oriental.

Según la investigación las víctimas eran obligadas a viajar y en caso de no acceder eran amenazadas con atentar contra sus vidas o la de sus familias. En algunos casos exigían más dinero del establecido por la venta de la droga, lo que obligaba a los familiares a vender sus pertenencias a cambio de su seguridad.

Los procesados no aceptaron los cargos que les imputó la fiscalía por los delitos de concierto para delinquir agravado, extorsión y constreñimiento para delinquir.