20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Votemos por el mejor capacitado para ser Alcalde.

16 de octubre de 2015
Por Marco Uribe
Por Marco Uribe
16 de octubre de 2015

marco aurelio uribe

 Hay candidatos buenos y abundan los malos, tanto para Gobernaciones como para Alcaldías, Asambleas y Concejos, y ni se diga de los padrinos políticos o politicastros o caciques o gamonales que en su mayoría son pésimos en todo el sentido de la palabra, pero que permanecen atornillados en ese poder político que les confiere la ignorancia supina del “inepto vulgo” a través de su voto, alcanzando una mayoría espuria obtenida por  la compra – venta de la conciencia, gracias a la apatía de la inmensa masa de abstencionistas. 

Los manizaleños no pueden seguir en un estado de letargo como en el que están sumidos, ni permitir que los asalten en su buena fe y que el Alcalde de turno siga cometiendo atropellos de manera sistemática en obediencia a sus padrinos o a sus veleidades, ni que los recursos de la ciudad se manejen alegremente y sin ninguna planeación seria y definida en sus obras, tal como está ocurriendo con el macro proyecto del Barrio San José, o como con la adjudicación a dedo de ciertos contratos en detrimento de las finanzas municipales, y que dejan mucho que desear, como el contrato de arrendamiento del Hospital de Caldas o el de recaudo de multas y trámites de tránsito.  

Manizales requiere que sus habitantes de manera responsable, autónoma  y racional el próximo 25 de octubre, sin lugar a equívocos, elijan un Alcalde cuya elección recaiga en una persona de inmensa y verdadera sensibilidad social, de excelente formación intelectual y académica, conocedor y experimentado en el manejo de la cosa pública, con vocación de trabajo y de servicio, con infinito respeto por sus gentes, buen administrador y guardián celoso del tesoro público, que no sea despilfarrador ni chiflado, que no sufra de delirios de grandeza o superioridad. Ese es el perfil ideal que debe tener quien aspire a gobernar esta ciudad. 

Es deprimente y perjudicial para un pueblo que los llamados a ocupar cargos de elección popular y a corporaciones públicas, sean elegidos en forma irracional y degradante en donde prime su valor económico o la promesa burocrática o la expectativa de ingresar al carrusel de la contratación o porque el aspirante es de mucho abolengo o linaje, sin importar su capacidad o intelecto, siendo lo más ignominioso de la feria electoral la venta o hipoteca de la autodeterminación sin ningún pudor, y, ante todo, si predomina el respeto humano o el temor reverencial. 

“El interés general prevalece sobre el interés particular”, principio fundamental de los regímenes democráticos, y que debemos tener muy presente todos los electores al momento de elegir a nuestros dignatarios, es por ello que nos debe de preocupar el futuro de Manizales respecto a su manejo político, administrativo y financiero; no se requiere mucho esfuerzo mental para deducir, por simple lógica y sentido común, y sobre hechos objetivos y concretos, qué persona tiene en su haber las condiciones más especiales que lo acrediten tener mejor formación académica y vastos conocimientos en administración pública, máxime si el analizado ya se ha desempeñado como funcionario, teniendo en cuenta su experiencia y ejecutorias, como también, sus títulos que lo acrediten. 

No es arriesgado sostener que de los candidatos a la Alcaldía de Manizales el de mejor formación académica es  José Octavio Cardona León, persona joven y emprendedora, de extracción humilde, de profesión Abogado, especializado en Derecho Penal, Administrativo y en Administración Pública; Catedrático de la Universidad Nacional; fue Subgerente de la Licorera de Caldas, Personero y Concejal de Manizales; tiene oratoria y retórica y sus ideas son claras y realizables; conoce muy bien la problemática social de esta ciudad. ¿Tendrán los otros candidatos esta humilde hoja de vida? 

Razones, unas personales y otras consignadas en su programa y que son de gran contenido social, por las cuales votaré por Octavio Cardona León para Alcalde de Manizales, el próximo 25 de octubre:

1° – Mi voto es la respuesta clara y contundente de rechazo a los improperios y calumnias con las se le pretende descalificar.   

2°- Es una persona que ha batallado con abnegación y paciencia para superar las adversidades y lograr su formación académica.

3°- Ha demostrado en su paso por las diferentes entidades su inmensa vocación de trabajo y de servicio y su desvelo por el mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad.

4°- Consumo gratuito de un mínimo vital de agua, equivalente a 6 metros cúbicos (6.000 litros) mensual por cada vivienda de los estratos 1 y 2. En caso de sobrepasar este tope, no se perderá el subsidio, pero el excedente se facturará.

5°- Quedarán exentos del pago de Impuesto Predial y complementarios todas las viviendas del estrato 1 y 2, cuyo avalúo catastral sea inferior a cuarenta (40) S.M.M.L.V.

6°- Fortalecimiento de la red pública hospitalaria, con énfasis en la prestación del servicio permanente y oportuno en las zonas rurales.

7°- Construcción de proyectos de infraestructura y movilidad necesarios, ajustados a una política racional de planeación.

8°- Se abolirán y caducarán todos los contratos con los privados que vayan en detrimento de las finanzas del municipio.

9°- Creará el Fondo Rotatorio Empresarial y de Desarrollo Industrial – FREDI-, cuyo objeto principal será fomentar la creación de empresa o industria familiar, en procura de mayor productividad y generación de empleo, lo cual se incentivará con créditos a largo plazo e intereses blandos (0.5% anual) para las familias de estratos 1, 2, 3 y 4. Este Fondo encierra un alto contenido social y una solución expedita para las personas de bajos recursos y con gran visión empresarial, librándolos de los engorrosos trámites e intereses altos de la banca privada. 

Sobradas razones para tomar la decisión adecuada. Si alguien pide más es porque sufre de bulimia. 

 

Manizales, octubre 16 de 2015.