20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No resultó tan exitosa

14 de octubre de 2015
14 de octubre de 2015

Política con pimienta

Alvaro Uribe en Caldas oct 10 de 015La visita de Álvaro Uribe a Caldas el pasado fin de semana no resultó tan exitosa. En Salamina la concentración fue un rotundo fracaso. Estaba previsto que llegaba a las tres de la tarde y se apareció a las diez de la mañana. La plaza estaba más solitaria que cementerio de pueblo. Uno que otro seguidor se apreciaba en el cuadrilátero. Terminada la “concentración” en la Ciudad Luz, se trasladó a Aranzazu, el llamado Faro del Norte. Dicen que escasamente había 500 personas en la plaza de Bolívar. Allí la tripulación del helicóptero que lo aerotransportaba le informó que había condiciones atmosféricas cruciales y que no era posible desplazarse al oriente de Caldas. No le quedó más alternativa al ex presidente que dirigirse a sus copartidarios de la apartada región caldense a través de una videoconferencia desde el parque de Aranzazu. Esta es una brevísima reseña de lo que pasó en el desayuno y no en el almuerzo que también resultó regularote.

Nada para los candidatos

Lo que ocurre con el doctor Uribe es que la gente ya le conoce su discurso que se tornó aburridoramente monótono. Ataques sistemáticos al presidente Santos, al Fiscal General, al presidente Maduro y a la corrupción. Les dedica muy poco espacio, casi nada, a los aspirantes a cargos de elección popular del Centro Democrático. Esta ha sido la gran frustración de los candidatos de esa colectividad. Cuando está hablando Uribe, esperan una alusión que generalmente no llega o se da muy tímidamente. En estas condiciones de poco sirve la presencia del caudillo. La figura de por sí no hace milagros. Los aspirantes demandan que su jefe hable de sus capacidades, fortalezas y cualidades. Es mejor que se quede en su hacienda “El Ubérrimo”.

Renunció candidato en Neira

En Neira Evelio Soto resignó sus aspiraciones a la alcaldía de ese municipio en favor del candidato liberal Mauricio Agudelo Betancur. Soto tenía el respaldo del jefe conservador Augusto Arango Cardona y aunque fue una de las primeras personas en hacer público su deseo de llegar a la alcaldía, sus posibilidades no dieron el punto. No le quedó más alternativa que sumarse a la campaña de uno de los candidatos con posibilidades de triunfo. En Neira se decía que tenía más corriente una letrina que Soto.

Augusto Arango Cardona

Recientemente su jefe político, Augusto Arango, anunció públicamente que no respaldará la candidatura de Carlos Uriel Naranjo a la gobernación de Caldas, apartándose del apoyo que le está dando su jefe político, el ex senador Omar Yepes Alzate. Zuluaga fue más lejos en esta afirmación y dijo que “se asegura que hace parte del grupo de dirigentes del yepismo de varios municipios que alistan maletas para trastearse a la campaña de Guido Echeverri”.

Candidato del padre Leopoldo

El padre Leopoldo Peláez, ampliamente vinculado a las altas clases sociales de Manizales, está muy comprometido con la candidatura de Ronald Bonilla al Concejo de Manizales. Inusualmente, se convirtió en su principal líder y lo acompaña para arriba y para abajo. Bonilla, cuya propuesta gira fundamentalmente alrededor de educación, cultura y deporte, cuenta con la compañía casi permanente del padre Peláez que ve en él a una figura destacada de la sociedad. A tal punto llega su solidaridad que como remate de la campaña política programó una eucaristía para el 17 de octubre en Colseñora que será oficiada por varios sacerdotes, entre ellos el padre Fernán, su rector. Con esos patrocinadores tiene a vuelta de esquina el escaño del Concejo.

Comprometido con Rivas

El senador Luis Emilio Sierra está muy comprometido con la candidatura de Luis Roberto Rivas a la alcaldía de Manizales. El pasado fin de semana recorrió varios barrios de la ciudad tocando de casa en casa y entregando la propaganda de campaña. Como si fuera poco, tiene un grupo de 200 personas distribuyendo volantes de la propuesta política de Rivas. Y después dicen que Sierra no se mueve. Vea pues hombre.