13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Las águilas en Israel y Colombia

14 de octubre de 2015
Por Jorge Eliécer Castellanos
Por Jorge Eliécer Castellanos
14 de octubre de 2015

Jorge Eliécer Castellanos

jorge castellanosLa evidencia es clara en Colombia y también en Israel. En primer término, la distribución altitudinal, la mayor concentración de especies de rapaces (aproximadamente el 70% de las especies) se localizan en Colombia a partir del nivel del mar hasta los 1500 m de gradiente altitudinal; situación que deja en claro que le corresponden a bosques húmedos del trópico 43 aves rapaces diurnas, según lo ha hecho conocer el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt.

Un porcentaje menor de especies de falconiformes, se ubica en una franja dos o tres veces mayor, entre los 1500 y 5000 metros de gradiente altitudinal.

El águila arpía, vuela silenciosamente entre los túneles y laberintos húmedos que se apretujan entre la espesura del interior de los bosques tropicales de las américas central y del sur. Domina por completo la exótica fronda verde de las tupidas y húmedas selvas del trópico de la tierra americana.

El águila arpía es un auténtico tesoro latinoamericano, una fortuna natural de las américas centro y suramericanas y una especie invaluable que debemos preservar a toda costa. En el territorio colombiano se albergan 76 especies de falconiformes residentes y migratorias, registro que hace que el país de trópico con más abundancia de aves rapaces sea Colombia. (Bildstein et al. 1998). Colombia es un país privilegiado en muchos sentidos y, en la materia indicada, especialmente, en el número de especies de falconiformes existentes, también se ratifica.

En segundo lugar, en Israel el tema es también interesante. Resulta supremamente asombroso y de alto valor analítico que el área estratégica de la conjunción geográfica de tres continentes, donde hoy se ubica la nación israelita, antigua región de Palestina, – zona territorial donde se escribieron las páginas bíblicas-, constituya desde milenios atrás el territorio de cruce apropiado, correcto e inamovible, por donde migran millones de aves rapaces. Las migraciones a través de este eje mundial para las rapaces, ocurren desde Asia hasta el continente africano. Israel es como conjunción de tres continentes, la ruta indicada para millones de aves que surcan su cielo en diferentes estaciones climatológicas. Desde hace 3000 años los sabios judíos notaron este milagroso fenómeno migratorio. Siempre estas aves aparecen por los territorios israelitas en procura de un tiempo de descanso y para refrescarse y luego volverán a Europa y Asia para la temporada de anidación.

Israel se encuentra en un punto vital a lo largo de los de África y Eurasia ruta de migración, con más de 500 millones de aves volando en su cielo dos veces al año. Allí estas aves se detienen a comer y beber agua en su larga migración. Israel es la última parada de la migración en su largo viaje antes de llegar a las zonas de alimentación del Desierto del Sahara y más allá. Esta situación posibilita una ocasión única para ver cientos de especies de aves, algunas en peligro de extinción.

Desde su creación en 1980, el Centro Ornitológico Israel (COI) se ha convertido en una importante y reconocida organización de observación de aves, que participa en proyectos de conservación ornitológica incluyendo la investigación, la educación y el ecoturismo. El COI trabaja para preservar una variedad de especies, incluyendo aves raras y en peligro de extinción. El valle de Hula, -donde hay 30.000 grullas comunes-, es un privilegiado lugar en el cual millones de aves hacen escala estratégica en su camino hacia y desde África.

Se cuenta que miles de aves suelen traspasar el cielo de Israel en la época primaveral y durante el otoño en razón de que se configuran excepcionales ventajas competitivas naturales, entre ellas, hay que tener en cuenta, en primer lugar, que la nación israelita es el cruce afortunado de África, Asia y Europa. Complementariamente el mar Mediterráneo es un dique favorable para la migración de las rapaces y además los territorios de Líbano e Israel son la vía expedita y más corta y, por ende, de menor utilización de combustible para los animales que viajan de África y que de regreso van a Europa.

Es más, geológicamente la naturaleza yace predispuesta para apoyar la migración de las aves en este cruce de caminos porque la depresión sirio-africana recorre toda la longitud de Israel y geomorfológicamente la estructura del sector forma acantilados y otros cambios bruscos en la elevación, (cientos de metros en algunas zonas), favoreciendo las condiciones perfectas para el uso de las corrientes de aire, ambiente necesario y alimentos básicos para que ellas emprendan su vuelo y migren sin motor de impulso.

Estas aves conocen la temática del cambio climático y al experimentarlo siempre buscan mejores condiciones de vida viajando miles de kilómetros para encontrar la mejor favorabilidad de clima, tanto que podría decirse que pronostican la llega de las estaciones en los lugares donde habitan. Se estima que 3.000.000 rapaces de Europa y Asia migran a través del Medio Este. El mayor recuento alcanzado en una encuesta fue en 1985, en el que 1 193 229 rapaces de 27 especies (Shirihai y Christie 1992) fueron contados en 100 días (por método de ver Thomson 1953). En nuestro libro, próximo a aparecer en el mercado: “El Espíritu del Águila”, – la visión estratégica del éxito, se detallan estos aspectos y significativas revelaciones de orden espiritual, gerencial, histórico, político, astronómico, cultural, biológico y social de esta ave reina de los cielos.

El viaje hacia el norte de las aves que han hibernado en África se dirige hacia el norte o noreste por la ruta más corta. Las aves en tierra santa reposan y descansan y posteriormente buscan alimento fresco para proseguir el viaje terrenal.

“Los puntos de observación eran tales que aves planeadoras con frecuencia volaban a menos de 50 metros de los observadores en las mañanas y noches tardías. Durante el mediodía las aves utilizan las térmicas y podrían observarse sólo con binoculares o telescopios”, aseveraron los expertos al final del ejercicio experimental.

En el Estado de Israel actual, la autopista intercontinental de las rapaces, existe una entidad que promueve investigaciones acerca de los movimientos migratorios de estas aves conocido como el Centro de Investigaciones de rapaces de Israel, (C.I.RI.)

Más de 500 especies diferentes de aves se pueden apreciar en Israel. Algunos, como el bulbul común, son pájaros residentes; otros, como la negreta y el estornino, inviernan aquí, deleitándose con los alimentos que proveen los criaderos de peces y las tierras agrícolas.

Millones de aves migratorias surcan la nación hebrea dos veces al año, permitiendo a los aficionados una sinigual ocasión para verlas detalladamente. Cigüeñas, pelícanos y otras aves migratorias grandes y pequeñas cubren el firmamento entre los meses de marzo y de octubre.

«Durante años hemos pensado que se trataba de la ruta, pero era sólo una teoría. Ahora tenemos un ejemplo de lo importante que es para etiquetar las grullas para que podamos investigar la migración de estas aves impresionantes.»
Anillos coloridos se colocan alrededor de las piernas de las aves por investigadores finlandeses para que los ornitólogos puedan identificar las aves desde la distancia. Cuando las aves se encuentran en Israel, los agricultores les proporcionan alimentos adecuados para ellos procurando realizar un esfuerzo que evita que se coman los productos de los campos cercanos del Lago Hula.

Israel es un gran lugar para la observación de aves con más de 500 especies residentes y migratorias, debido en gran parte a su ubicación en el Mediterráneo oriental en la encrucijada de Asia, Europa y África. Los hábitats de los tres continentes reunidos aquí: las cumbres nevadas de Monte Hermón, en las onduladas montañas de Galilea, en la cálida costa del Mediterráneo, el Valle del Jordán semitropical, los desiertos del sur y el este, y el Mar Rojo de Eilat a orillas del oasis del desierto, forman parte de la único puente de tierra entre los tres placas continentales.

Toda esta variedad viene en un paquete pequeño: la unidad de norte a sur se realiza en menos de un día y el viaje de oeste a este en dos horas. El norte de Israel es bendecido con abundancia de las fuentes de agua, con escarpadas montañas de origen volcánico en el noreste y un clima templado y con especies que no se encuentran en otras partes de Israel. El norte es el hogar de muchas aves de presa, como buitres leonados y águilas imperiales. Muchas aves son atraídas por los estanques de peces de los campos agrícolas de los alrededores de las aldeas.

Mientras que en Israel su cielo privilegia la migración de las aves hacia Asia y hacia África, el cielo colombiano preferencia a nuestro firmamento como el país del mundo con mayor cantidad de especies del grupo de rapaces que alcanzan 76 especies. Lamentamos que ocho especies se encuentren amenazadas en Colombia.