10 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Farc advierte que plazo para firmar la paz podría postergarse

9 de octubre de 2015
9 de octubre de 2015

LA HABANA, 09 de Octubre de 2015 (RAM)  El cabecilla negociador de las Farc, en los diálogos que se adelantan con el gobierno Santos en La Habana, Cuba, Luciano Marín Arango alias ‘Iván Márquez’ recordó en un enfático pronunciamiento que las conversaciones de paz no son un proceso de sometimiento, sino un diálogo entre partes iguales.

Advirtió además, que ante un supuesto incumplimiento del gobierno en el acuerdo alcanzado en materia de justicia transicional, los plazos impuestos para la firma definitiva de la paz, podrían postergarse.

“Nos preocupa que por razones ajenas a la determinación de las FARC se produzca un desfase inconveniente entre la plena vigencia del componente de justicia y los plazos que nos hemos impuesto para la firma de la paz” dijo alias Iván Márquez.

Advirtió que “la paz no se construye con palabras que se lleva el viento ni con promesas que nunca se cumplen. Este proceso, que hoy transita su etapa más decisiva, debe alejar toda veleidad de desconfianza al honrar el compromiso de la palabra empeñada”.

Señaló en su discurso que “cuando se cruzan por el camino incertidumbres y tropiezos por caprichos, contradicciones, egoísmos o simples malquerencias, apelamos a la palabra empeñada, a la prevalencia del honor y al valor de la verdad”.

Y además envió un mensaje entre líneas manifestando que “la historia creadora de paz se escribe cumpliendo”.

“Cumplió la Comisión de Juristas, cumplimos nosotros, seguimos a la espera de que lo firmado sea aceptado sin reticencias. Lo que pudiera faltar corresponde a un desarrollo que no puede variar para nada el contenido y alcance del sistema concebido, que como se ha afirmado, está cerrado” agregó el guerrillero.

“De la mentira no nace la justicia, mucho menos la reparación, ni la no repetición. Altas dosis de carácter se necesitan para pararse ante el pueblo y el mundo y decir la verdad después de sesenta años de conflicto interno en el que no se dio un vencedor ni un vencido, pero que dejó, sí, tendidos en el suelo patrio cientos de miles de muertos y miles y miles de víctimas” dice Márquez.