26 de noviembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Elecciones recomponen mapa político en Caldas

25 de octubre de 2015
25 de octubre de 2015

Elecciones u Católica

MANIZALES, 26 de octubre de 2015. Las elecciones regionales de ayer en Caldas, dejaron como en todo, ganadores y perdedores. Es algo obvio, se podría decir, pero también modificaron en parte el panorama político, al ingresar nuevas fuerzas, consolidar otras, y aminorar en algunos casos el poder que ejercían los partidos tradicionales.

El partido social de Unidad (U) podría decirse que ganó en Caldas, no sólo al obtener la gobernación con Guido Echeverri, mantener su fuerza en la Asamblea, y lograr elegir a 12 Alcaldes.

Lo más curioso es que esos mandatarios quedaron repartidos o pertenecen, por mitades, a los congresistas Mauricio Lizcano y Hernán Penagos. Para el primero le correspondió el triunfo con sus candidatos a las Alcaldías de Neira, Marino Murillo, que regresa a ese cargo; de Villamaría con Juan Alejandro Holguín Zuluaga; Palestina, Mauricio Jaramillo Martínez; Filadelfia, Germán Zuluaga Duque; Risaralda, Juan Camilo Gallego Hoyos y Marmato, Julio Vargas Chica. Entre tanto el Representante a la Cámara Hernán Penagos, pudo obtener las Alcaldías de Samaná con Gloria Inés Ortíz Cardona; Manzanares, con Carlos Enrique Botero Alvarez; Viterbo con Alba Luz Escobar de López; Chinchiná con Sergio López Arias, Belalcázar con Jair de Jesús Alvarez, y Aguadas, con Oscar Yhony Zapata Ortíz.

Entre tanto el partido liberal que orienta el congresista Mario Castaño Pérez pudo obtener para su movimiento las Alcaldías de Manizales, con Octavio Cardona; La Merced con Carlos Quintero Alvarez; Pácora con Jorge William López Ramos; Salamina con Luis Germán Noreña y Norcasia con Wilmar Herrera Gallego.

Por su parte el partido Conservador apenas logró tres Alcaldías, en Aranzazu con Jorge Willian Ruíz Ospina; Anserma con Jenie de Jesús Betancur Calvo y San José con Norbey de Jesús Ospina Castaño. El conservatismo perdió en Pensilvania, en donde regresó el uribismo, representado por el Centro Democrático.

Precisamente, el uribismo obtuvo las Alcaldías de Marulanda con Nicolás de Jesús Giraldo Gómez; Marquetalia, con Luis Carlos Betancur Florez, y Pensilvania, con Jesús Iván Ospina Atehortúa.

El partido Cambio Radical conservó el poder en La Dorada, al elegir a Diego Pineda Alvarez, y ganó en Victoria, con Juan Alberto Vargas Osorio, posición que pertenecía al liberalismo.

En Riosucio los indígenas conservaron su Alcaldía, en esta ocasión con Bernardo Arley Hernández Ayala, con el Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais) y en Supía, en donde este mismo partido en alianza con el Polo, logró la Alcaldía con Omairo Ayala Cataño. En estas poblaciones fueron derrotadas las huestes del senador Mauricio Lizcano y el partido liberal, respectivamente.

La U obtuvo la mayor votación para la Asamblea, siguiéndole en su orden los partidos Conservador, Liberal y el Centro Democrático.

Mientras que para el Concejo el Conservatismo ganó en Manizales, continuando en su orden los partidos Liberal y la U. El Centro democrático del que se suponía iba a obtener una gran votación, apenas quedó de quinto, después de la Alianza Verde.

El gran ganador, el partido de la U; el perdedor, el senador Luis Emilio Sierra Grajales, quien pierde su poder en la Alcaldía de Manizales; y el derrotado en esta ciudad, el Centro Democrático.

Quedaron muy fuertes los partidos Conservador y el Liberal, que incrementaron sus votaciones en comparación de elecciones pasadas, y lograr buena cantidad de curules.