22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Caldas al borde del abismo!

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
22 de octubre de 2015
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
22 de octubre de 2015

Comunidad y Desarrollo
uriel ortiz

 

 

 

 

Continuamos insistiendo que el único candidato a la gobernación de Caldas, que no se encuentra inhabilitado y sin ningún tipo de impedimentos, es el doctor Carlos Uriel Naranjo Velez, cuya hoja de servicios a Manizales, a Caldas y al País, es un libro abierto que está a disposición de todos los ciudadanos que decidan honrarlo con su voto.

En las elecciones del próximo domingo los caldenses podremos a prueba nuestra madurez e independencia electoral, si nos dejamos llevar por los vientos huracanados de las componendas o promesas burocráticas, o ejercemos el derecho al sufragio de acuerdo con los postulados de nuestra conciencia, evitando sufragar por candidatos inhabilitados o cuestionados para después poner la administración pública en aprietos, y tener que soportar otro debate electoral, estilo Guido Echeverri, que sin ningún pudor y vergüenza quiere darnos a beber la misma pócima de sus engaños y mentiras de hace cuatro años.

Quienes ejercen la actividad política para elegir y ser elegidos, han de saber que tienen una misión bastante delicada frente a un electorado que cree en ellos y ha depositado su confianza, para que juntos construyan y desarrollen planes y programas en bien de sus departamentos, municipios, veredas y sus familias.

Los líderes de vereda y municipio nacen buenos, pero desgraciadamente cuando van cogiendo fuerza mas allá de las fronteras municipales, empiezan a prostituirse y sus compromisos con la comunidad que los impulsó y los vio nacer, a decaer, se va perdiendo la confianza, puesto que les hizo falta que alguien los formara como auténticos e independientes líderes comunitarios, sin necesidad de depender de los gamonales políticos, que por lo regular los tuercen a base de prebendas con el fin de usufructuarlos electoramente.

Debemos entender que el derecho al sufragio, hay que ejercerlo con seriedad y con patriotismo, eligiendo los mejores dirigentes para que nos gobiernen en los departamentos y municipios con seriedad y pulcritud, sean nuestros representantes en las corporaciones legislativas: asambleas, concejos municipales y ediles.

Votar por un dirigente mentiroso que ha inducido al error a sus electores, es llamarnos a engaños y no haber aprendido la lección del pasado, cuando un candidato como en el caso de Guido Echeverri, que ocultó y mintió a su electorado hace cuatro años, pretende hacerse reelegir,  es porque está preparando una segunda encrucijada, razón por la cual no debemos secundarlo en las próximas elecciones eligiéndolo de nuevo gobernador de Caldas.

Acudimos a los Caldenses de buen juicio y razón, para que el próximo domingo día de las elecciones, no, nos dejemos llevar por las emociones votando por un candidato que posteriormente va a ser revocado por el Consejo de Estado, tal cual ocurrió hace cuatro años cuando cínicamente ocultó a sus electores, su inhabilidad, puesto que su señora esposa se encontraba desempeñando un cargo de jurisdicción y manejo a nivel departamental.

Caldas y sus gentes, esta vez no se pueden equivocar eligiendo un gobernador, para que a los pocos días de posesionado empiece a bailar en la cuerda floja, a sacar disculpas de su innegable inhabilidad que desde esta columna se la hemos endilgado varias veces, – apurando actos administrativos, no santos-, para poder complacer a quienes irresponsablemente lo secundaron en sus fechorías, sin importarles la debacle administrativa que se  viene encima para Caldas, sus municipios, veredas y sus gentes.

A solo cuatro días de las elecciones del 25 de octubre, el País y el exterior, están pendientes de lo que pueda ocurrir con la elección del nuevo gobernador en el departamento de Caldas, puesto que nadie entiende el porqué el señor Guido Echeverri Piedrahita, persona que se dice ser preparada y reta en toda la extensión de la palabra, quiere nuevamente echar nuestro departamento por los despeñaderos de una interinidad administrativa, con la consecuente convocatoria a elecciones atípicas, tal cual ocurrió con su primera elección, todo esté maremágnum le costó al departamento la friolera de $12.000 (doce mil millones de pesos), sin contar los daños y perju8icios causados a sus municipios, veredas y sus gentes.

¿Pero qué se esconde detrás de todo esto? Los medios de comunicación hemos agotado todos los recursos necesarios para hacer ver al CNE, sobre tal inhabilidad: se radicó demanda con todas las pruebas coherentes; la oficina jurídica de la Función Pública, por solicitud del señor Procurador General de la Nación, expidió concepto sobre su inhabilidad a la luz del artículo 303 de la Constitución Política y sin embargo, el organismo máximo rector que vela por la pureza de unas elecciones claras y transparentes, en su afán desmedido y obviando trámites administrativos conceptúo que todo está ajustado a derecho y “que el señor Guido Echeverri, no se encuentra inhabilitado bajo ningún punto de vista”.  ¡Qué cinismo!

Por lo anteriormente expuesto es que debemos votar con sentido de responsabilidad y de conciencia, puesto que allí está forjado nuestro futuro, no podemos seguir jugando a la ruleta de adolescentes electorales, cuando lo que tenemos por delante es todo un desafío para sacar adelante a Caldas del ostracismo en que se encuentra, podemos estar absolutamente seguros que con la elección de Guido Echeverri, el próximo 25 de octubre, se va producir en nuestro departamento el congelamiento de varios proyectos de inversión en la empresa pública y privada, puesto que nadie se va a arriesgar invertir en un departamento cuando su primera autoridad se encuentra bailando en la cuerda floja, artífice de un proceso que será instaurado treinta días después de la elección, por un grupo de abogados, que sobre el caso Guido Echeverri Piedrahita, sentarán doctrina universal, para demostrar al gobierno colombiano que sus ciudadanos no pueden continuar siendo comodines de componendas politiqueras y que las urnas son el templo sagrado de la democracia, donde acude a depositar el voto libre y espontáneo de acuerdo a los postulados de su propia conciencia.

 

[email protected]