16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La buena cara de Colombia

21 de septiembre de 2015
Por Rubén Darío Mejía
Por Rubén Darío Mejía
21 de septiembre de 2015

El Ojo del Halkón 

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

ruben dario mejiaMientras que los colombianos estamos deseándole lo mejor al presidente Santos y a su equipo de Gobierno para que le vaya bien en la reunión con su homólogo Nicolás Maduro, Cartagena de Indias se viste de fiesta y recibe a grandes empresarios que han dicho al finalizar la tarde del sábado que están dispuestos a invertir en el territorio colombiano, porque se dice que a nivel internacional se destacan los buenos indicadores macroeconómicos, las fortalezas de las instituciones y una regla fiscal que ha logrado que las cosas no se desordenen.

El embajador Fernando Carrillo es la figura de la semana, por los logros alcanzados durante su administración en los que el nombre del país ha estado en las primeras planas de los rotativos y los noticiarios como se dice en Europa, gracias a una gestión no simplemente social sino de trabajo con grandes exposiciones y estando pendiente de lo que sucede a los colombianos en el Viejo Continente en las diferentes actividades desde profesionales hasta deportistas.

Hoy en la antesala de la salida de Carrillo de la Embajada de España, se puede decir que hay logros muy interesantes en el campo económico, industrial, de la inversión y de reconocimiento del trabajo de los colombianos puesto que ya la homologación de las carreras se ha hecho una realidad y quienes padecimos ese problema de homologación, nos damos cuenta en este momento de la importancia del trabajo de Fernando Carrillo ante quien nos quitamos el sombrero.

El presidente Santos se va a enfrentar, se va a encontrar, va a tratar de dialogar con un sordo llamado Maduro, quien se atreve a decir que los colombianos le están robando la comida a los venezolanos y quien culpa a Colombia de todos sus males, hasta del accidente de un avión de guerra en las últimas horas y porque mezclo los dos temas, porque si nos damos cuenta, la imagen de Colombia en el exterior es muy buena, los deportistas como James, como Juan Pablo Montoya, como, como, como y como, nos faltaría espacio para decir, quienes, quienes y quienes han dejado en alto el nombre de Colombia bastante en alto o que decir de lo que acaba de suceder en la Vuelta a España, en donde nuestros escarabajos volvieron a figurar y en la parte científica el Neirano Juan Diego Gómez, un bioquímico que acaba de descubrir cómo ayudar a quienes han perdido la visión mediante investigaciones realizadas en Suiza, en donde será condecorado en el mes de octubre como un ejemplo de hombre servidor a la humanidad, y que en Colombia solo se ha arriesgado a ofrecerle el respaldo el Gobernador de Caldas y la Cámara de Representantes le acaba de imponer la Gran Cruz de la Democracia Simón Bolívar, en el grado de Gran Oficial.

Si los medios de comunicación nos dedicáramos a publicar noticias positivas, podríamos hacer grandes noticieros de radio y televisión, copar rotativos completos y de esa manera decir lo grande que es el país en el que habitamos.

Hay que personas que se destacan, mientras los gobiernos se hacen los sordos, los ciegos y los mudos, hay personas de manera independiente que luchan por el medio ambiente y es el caso de la señora Myriam Martínez Martínez quien desde su negocio de panadería en un escondido municipio de Boyacá, como es Nobsa, se dedica a enseñar y a concientizar sobre la importancia de cuidar el medio ambiente reciclando las bolsas, para lo que ella ha tomado la decisión de que quien vaya a comprar el pan lleve su canasta o su propio recipiente para llevarlo comprado y reciba a cambio una boleta con la que motiva esta actitud. Este trabajo ya ha sido reconocido por la empresa que le suministra la materia prima de su trabajo y en las últimas horas con el respaldo de la emisora Blu Radio y su programa Azul, es así como se hacen buenas gestiones, es así como encontramos personas dedicadas a cuidar las quebradas y los ríos, y evitar una catástrofe a nivel mundial en lo que se refiere al medio ambiente, pero también hay colombianos que se dedican a cuidar personas mayores, a cuidar niños y a hacer una patria grande, y lo mejor de todo es que lo hacen sin mucho ruido, solo esperando el bien para los demás.

Se trabaja con miras a buscar la paz, esa paz que ha sido tan esquiva pero la tarea ha sido supremamente difícil porque en más de una oportunidad no creemos en nosotros mismos y porque contamos con una serie de enemigos dentro de nuestra propia casa como Piedad Córdoba y Ernesto Samper Pizano, quienes se han declarado amigos del sistema de Maduro y consideran las medidas de este loco mandatario como las correctas.

Quedé perplejo al ver el programa Veredicto, en el Canal Uno, estaba una representante de derechos humanos, otro de Marcha Democrática, un congresista y un politólogo, trataron el tema de Colombia y Venezuela y al final del veredicto los que se comunicaron por internet y demás redes sociales casi que se arrodillan y estuvieron de acuerdo con el gobierno de Maduro y atacaron el descuido del Gobierno Colombiano en los diferentes puntos de las fronteras con los países limítrofes.

Políticamente los honorables Padres de la Patria en más de una oportunidad no se han dedica a hacer leyes para el bien de la Nación sino a poner zancadilla cumpliéndose el adagio de que “No rajan ni prestan el hacha”, cada que alguien tiene una buena idea tratan de derrotarla y muchos sin nada de materia gris piden masacrar a quienes nos representan ante el mundo, como en el caso de la Canciller Holguín que ha tenido algunas fallas, pero ha tenido que poner el cuero duro para enfrentar y escuchar los comportamientos de unos ineptos que tratan de tapar su desgobierno diciendo que lo que hacen los colombianos es malo, sin darse cuenta que esos colombianos han sido los que han trabajado para sacar adelante la economía del pueblo bolivariano.

Lo que acaba de pasar en Cartagena de Indias es la noticia que debía de estar en los primeros planos, pero no; como decía el representante Arturo Yepes Alzate al condecorar al Gobernador de Caldas y al científico de esa misma tierra, “esta es una gran noticia, pero no es noticia para que salga en los medios de comunicación que no valoran lo que hacen un pequeño puñado de colombianos”.

Colombia es más que ataques guerrilleros, más que atracos, más que robos de celulares, más que asesinato de mujeres, más que violaciones de niños; está bien que hay que dar a conocer estas  anomalías pero por favor, hagamos buena prensa, mostrémosle al mundo nuestra buena imagen y hoy recuerdo lo que me decía un colega alemán totalmente extrañado de leer las noticias de Colombia, “no entiendo como ustedes son felices dando a conocer lo malo y olvidándose de las cosas bellas y buenas que tienen”.

La economía colombiana va por buen camino, aunque no estoy muy de acuerdo con lo que dijo el presidente Santos que se está acabando la pobreza y está subiendo la clase media colombiana; si es porque la clase media colombiana sostiene el país, estoy de acuerdo, pero todavía hay mucha desigualdad, lo que pasa es que en este país hay muchas gente vergonzante y verraca que no se queja, sino que trabaja de sol a  sol para sacar adelante sus familias y colaborar que se sostenga el país.

Da pena escuchar a los candidatos a las gobernaciones, a las asambleas, a las alcaldías, a los Consejos, porque no dicen nada nuevo ni proponen nada nuevo, me preguntaban una noche de estas, después de leerme las propuestas de algunos de ellos, cual te convenció? Y yo simplemente contesté, ninguno; pero a pesar de esto hay que votar el próximo 25 de octubre.

[email protected]

BOGOTA, 21 de Septiembre_ RAM_