11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Danza de los millones

25 de septiembre de 2015
Por Alejandro Mieles Trespalacios
Por Alejandro Mieles Trespalacios
25 de septiembre de 2015

El panal de mieles

Por Alejandro Mieles Trespalacios

alejandro mielesLa política en  Colombia se convirtió con el decurso de los años, desde el Frente  Nacional para acá, después de muchas décadas, desde cuando  Congreso,  Asambleas y Concejos, se constituyeron en cuerpos paritarios, en la danza de los millones, en el descarado reparto de contratos, hoy mermelada. Es una verdad que no se puede desconocer, aunque se diga lo contrario.

La pregunta que se hace la gente del común (los pobres) y también los ricos, ¿es de donde sale tanta plata para hacer política?, para comprar la conciencia de los votantes cualquiera sea su condición social porque, como hemos dicho en otras oprtunidades,lo que dolorosamente funciona  en la actividad proselitista son empresas electorales sin importar proyectos e ideas.

A los oídos de los costeños, bolivarenses, magdalenenses, sucreños y cordobeses, se le oye decir a diario, sobre todo para esta época de elecciones que x compro a fulano con altas sumas de dinero, es decir, millonadas, y las autoridades, como decía en el mejor lenguaje popular Marcos Pérez Caicedo en las  locuciones  de beisbol “muertas de risa”, con los oídos sordos ante tanta extravagancia; ya se dice que en Sucre la compra venta  del voto de barones electorales fluctúa entre 50 y 300 mil pesos, y que las ofertas entre caciques clientelistas llega en ocasiones a 500 y mil millones de pesos.

Hay quienes se dedican a la política para sacar grandes dividendos, para conseguir jugosos contratos, y los congresistas sus cupos de mermeladas los venden  a sus propios colegas, depende  el monto de la misma; mientras tanto, el hospital universitario de Sincelejo está en la puerta de ser intervenido por su  difícil crisis económica, ente que en el pasado fue  víctima de la politiquería.

La cultura  de la compra venta de voto en Sucre no se erradicará de un momento a otro, porque la institucionalizaron los barones electorales muchas décadas atrás; se aprovechan del hambre del pueblo para poner en practica esa innoble conducta social, y la gente cae en la trampa; dicen: “que si los políticos se roban las platas que algo le quede a ellos.”