18 de julio de 2019
Aguas de Manizales. Banner julio de 2019.

‘Lucho’ Escobar: “El ciclismo es un tatuaje en el alma”

11 de agosto de 2015
11 de agosto de 2015

El reconocido narrador Luis Escobar, uno de los personajes con tradición en la caravana de la Vuelta a Colombia en bicicleta.

luis escobar

Por: Deybi Alexander León Ortiz

Luis Alberto ”Lucho” Escobar es uno de esos personajes que se hace rutinario encontrarse año tras año por las carreteras de  nuestro país en medio de la caravana de la Vuelta a Colombia en bicicleta, en la edición 65 de la carrera no podía faltar el popular “Lucho”, te escucho.

Con más de 30 años en el oficio del periodismo, Escobar goza de reconocimiento en cada ciudad o municipio al que arriba la Vuelta, es común verlo firmando autógrafos, tomándose fotos y compartiendo con aficionados en cada jornada. Una popularidad que no lo hace ‘subirse a la nube’ y por el contrario es un tipo humilde, lleno de carisma y sencillo que saluda a diestra y siniestra sin discriminar a quién, pedalistas, aficionados, colegas, experimentados o novatos, pueden ser testigos de su carisma.

El relato, una pasión desbordante

Para este 2015 viene a entregar todo su profesionalismo a través de los micrófonos de la Radio Nacional de Colombia, al lado de un incansable compañero de mil batallas como lo es Carlos Julio Guzmán, ese que es su socio, su gran amigo, al que referencia como un gran conocedor del deporte y el que junto con Anselmo ‘Chemo’ Quiroz han sido de sus compañeros más apreciados, con los que ha formado una yunta muy importante y les ha aprendido demasiado.

Precisamente el gusto por los micrófonos nació desde muy joven, “Iba a ver los ciclistas pero terminaba viendo los locutores y los narradores, lo que menos miraba era ciclistas, me quedaba lelo viendo por las escotillas, observando a esos grandes narradores”, haciendo referencia a hombres de la talla de Darío Álvarez Rodríguez, Alberto Piedrahita Pacheco, Julio Arrastía Bricca, Rubén Darío Arcila, Pastor Londoño, aquellos a los que tuvo la fortuna de acompañar al cabo de los años: “El tiempo después me dio una gran oportunidad de compartir los últimos años de ellos con los primeros míos en la radio, fue algo muy emocionante, se les aprendió mucho”.

El ciclismo corre por sus venas

Capítulo anterior y ligado es el gusto por el ciclismo, el cual heredó de su padre, el taxista Alberto Escobar, que lo llevaba al Alto de Minas a ver a ‘Cochise’ Rodríguez y al ‘Ñato’ Suárez, sobre los años setenta, precisamente, al cabo del tiempo, se volvió gran amigo de esos dos históricos corredores que le hicieron apasionarse aún más con el deportes de las bielas, ya inmerso en el fascinante mundo de la radio. También aumentó la pasión con la aparición de “Lucho” Herrera y compañía, en las carreras de Europa, allí vinieron momentos vibrantes para el comunicador que los vivía a través de la radio, y mirando revistas viejas.

Así vio la luz el ciclismo en la vida de “Lucho”, un deporte que se fue abriendo un espacio importante en su corazón, al punto que ya son 17 Vueltas a Colombia y 15 Clásicos RCN en su trayectoria, fue en 1999 la oportunidad para la primera carrera grande, la Vuelta a la Juventud con Caracol Radio, recuerda que “No fue Juan Manuel González y me dieron la oportunidad de subirme al móvil número dos con César Augusto Tobón, aproveché la oportunidad y acá sigo disfrutando de este hermoso deporte”.

“El ciclismo es un tatuaje en el alma que es muy difícil de borrar”.

Muchos son los hombres que ha visto pedalear a lo largo de su carrera pero hay nombres que no pasan desapercibidos, “Ramón Hoyos Vallejo, Rafael Antonio Niño, ‘Cochise’ Rodríguez, ‘Lucho’ Herrera y ahora Nairo Quintana” son pedalistas a los que definen con un solo calificativo: Impresionantes, complementando que “El presente es Nairo y hay que disfrutarlo”.

De la actual Vuelta a Colombia observa a un Mauricio Ortega que “Está muy sólido, muy fuerte, pero Sevilla, aunque no viene del todo fino, no ha dado el toque final, faltan las etapas más duras, las que serán en Antioquia”.

Momentos inolvidables

Fue precisamente el ciclismo, por medio de Nairo Quintana que le ha dado una de sus mayores emociones en el relato, “El 20 de julio de 2013 fue fenomenal”, ese día el boyacense ganó en la llegada a Annecy-Semnonz luego de 125 kilómetros, para confirmarse segundo en la general, mejor en la montaña y mejor joven del Tour de Francia.

Otra alegría inmensa fueron los panamericanos de Winnipeg: “Óscar Rentería me dio la oportunidad de narrar para todo el país la final del Béisbol en los juegos  entre  Cuba y USA, aún conservo la hoja de anotaciones, para mí es de lo más grande que he hecho en mi vida”.

“En la cabina tenían sentado a un narrador cubano, el número dos de ese país y me dijeron si no nos gusta y vemos q no sabes, te cambiamos. Cuando habíamos narrado con Eugenio Baena la primera parte del primer inning ya habían despachado al cubano, me quedé las nueve entradas, ganó cuba la medalla de oro 4-1”.

Un ‘Lucho’ multideportivo

“Trato de equivocarme lo menos posible”.

Escobar es de los pocos narradores en el país que puede relatar con autoridad en múltiples disciplinas sin pasar colores: “Hay deportes que no conozco y cuando no me sé la letra menuda ni me atrevo a hablar de ellos, sin embargo tengo conocimiento de unos 13 deportes que estudio y trato de prepararme para conocer cada día más, la terminología es muy importante”.

Jornadas maratónicas ha tenido que registrar este consagrado locutor para transmitir los logros de nuestros deportistas al país, una de ella las vivió hace poco en el mes de julio, cuando se le cruzaron tres eventos de primer nivel, el Tour de Francia, el Mundial Juvenil de Atletismo y los Juegos Panamericanos: “El trabajo empezaba sobre las siete de la mañana y terminaba cerca de las 10 de la noche, llegaba al hotel a preparar la etapa del día siguiente del Tour, así que la jornada iba de 7:00 a.m. a 1:00 a.m. para luego tratar de recuperar lo más posible la garganta y de tener mucho control, autodominio, lo primero que se afecta es la garganta”.

Como autocritico y autodidacta considera que no ha hecho la transmisión perfecta, sin embargo si tiene muchas para olvidar, pero “De esas cosas negativas siempre sacó lo positivo, siempre uno algo nuevo aprende”. Entre esas anécdotas inolvidables está una en el patinaje de carreras “Una vez en un título del ‘Jumbo’, Juan David Acosta, corría una prueba que era nueva y no conocía, era de 200 mts, de meta y contra-meta, hacia tres vueltas habían terminado y no me había dado cuenta, seguía narrando (risas)”.

Una vez cometido error solo queda levantar la frente y reconocer el fallo: “Hay cosas evidentes, somos seres humanos y debemos reconocer que nos equivocamos, seres perfectos no existen sobre la tierra: me equivoqué, disculpen, qué pena; solo queda ofrecer disculpas y seguir para adelante”.

Ante todo la familia y el público

La parte personal es igual a la profesional, un hombre  tranquilo, sencillo, al que le hacen mucha falta sus hijos y la esposa, tiene dos niños pequeños que extraña en todo momento, además un hijo mayor que trabaja en la televisión panameña como realizador y productor, es Periodista – Comunicador Social de la Pontificia Universidad Bolivariana, algo que es una gran satisfacción como padre.

Para Escobar lo más importante es su público, por eso “Molesto cuando las cosas no salen, cuando no hay responsabilidad, eso me molesta mucho cuando no hay compromiso, nos debemos a los oyentes y televidentes que merecen todo el respeto”.

Es un poco de la gran historia de un hombre que ha dedicado su vida a la pasión por el deporte y los micrófonos, a empaparse de múltiples disciplinas para llevarle a los colombianos las emocionantes gestas de los nuestros por el mundo, y al que esperamos seguir viendo por siempre en las carreteras, estadios y escenarios del país y del mundo, para seguir perpetuando el “Lucho, te escucho”.

Foto: Cristian Álvarez

Por: Deybi Alexander León – @dleondeportes

Liga Postobón Deportes