13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Medidas de desescalamiento dependerán del cumplimiento de las Farc’: Humberto de la Calle

13 de julio de 2015
13 de julio de 2015

 La Habana, 13 de Julio de 2015 (RAM) El jefe de la delegación del Gobierno Nacional, Humberto de la Calle, aclaró tras el anuncio de las medidas para avanzar en La Habana y desescalar en Colombia que las medidas que tome el Gobierno en esa vía dependerán del comportamiento y cumplimiento de la guerrilla de las Farc.

“El Gobierno tomará las medidas de desescalamiento que considere pertinentes, de acuerdo con el comportamiento y el cumplimiento de las Farc. Pero queda claro que el Gobierno Nacional cumplirá sus obligaciones constitucionales a fin de proteger los derechos de los colombianos en todo el territorio nacional”, dijo De la Calle.

En su declaración de cierre del ciclo 38 de los diálogos de paz, explicó que la naturaleza de las medidas aún no ha sido definida y que las mismas no deben confundirse con un cese bilateral del fuego, que dependerá de resultados en los otros temas, especialmente el de justicia.

“No hay que confundir las posibles decisiones sobre desescalamiento, que se tomarán para aliviar el sufrimiento de los colombianos, con las condiciones de un cese de fuego y hostilidades definitivo, el cual solo podría ser aplicado con verificación, en un marco de seriedad y de garantías para todos los colombianos”, sostuvo.

Agregó que se tiene que esclarecer a los colombianos las reales posibilidades de lograr un acuerdo, y que no se va a paralizar a la Fuerza Pública por una simple ilusión que puede salir frustrada, pero que es real la oportunidad de terminar el conflicto armado.

“La oportunidad de terminar el conflicto está viva. No podemos perder la oportunidad de dar por terminado el más largo conflicto interno del hemisferio occidental. Hagámoslo por las víctimas. Hagámoslo para nuestros hijos y nietos. Es una responsabilidad de nuestra generación”, dijo.

De la Calle explicó que las decisiones anunciadas hoy en la Mesa de Conversaciones corresponden al llamado de los colombianos a obtener resultados con mayor agilidad y crear confianza.

“Estos son compromisos inseparables. Es decir, la agilización de las conversaciones y las medidas de desescalamiento que sean tomadas por el Gobierno, deben avanzar a la par. En tanto las conversaciones tomen una nueva dinámica, así también lo harán las medidas para desescalar”, puntualizó. 

Declaración del jefe de la delegación del gobierno nacional Humberto De La Calle

 

En atención al llamado de colombianos de obtener resultados con mayor agilidad hemos anunciado hoy la puesta en marcha de un plan de trabajo que nos permita conseguir, cuanto antes, resultados en la Mesa de Conversaciones. De igual modo, se busca fortalecer la confianza de los colombianos en el proceso de paz. Es una buena noticia que debe recuperar la esperanza de los colombianos, en momentos en que, como hemos reconocido, ha aumentado el escepticismo.

Al mismo tiempo hemos comunicado conjuntamente que se tomarán medidas para desescalar el conflicto. Estos son compromisos inseparables. Es decir, la agilización de las conversaciones y las medidas de desescalamiento que sean tomadas por el Gobierno, deben avanzar a la par. En tanto las conversaciones tomen una nueva dinámica, así también lo harán las medidas para desescalar.

Igual de importante será la evaluación, en un tiempo prudencial, de los avances obtenidos, para constatar que la Mesa ha acelerado el ritmo sobre los puntos restantes de la agenda como se acordó hoy.

De ahora en adelante trabajaremos de manera simultánea en los temas críticos de la Agenda como justicia, cese al fuego bilateral y definitivo, dejación de armas y garantías de seguridad.

Uno de los elementos fundamentales, es que a la Sub-comisión que está ocupándose del posible cese del fuego bilateral y definitivo, se invitarán desde ahora delegados del Secretario General de Naciones Unidas y de Uruguay, como Presidente pro tempore de UNASUR, para contribuir al delicado tema del monitoreo y de la verificación, cuestión que exige un despliegue importante de recursos, de logística y de experiencia previa, que sin duda es un elemento clave para que un posible cese de fuego y de hostilidades que brinde garantías suficientes a la sociedad colombiana.

Mientras agilizamos los acuerdos y preparamos el cese definitivo, hemos acordado poner en marcha medidas de desescalamiento, las FARC han anunciado un cese de fuego unilateral. El Gobierno por su parte tomará las medidas de desescalamiento que considere pertinentes de acuerdo con el comportamiento y el cumplimiento de las FARC. Pero queda claro que el Gobierno Nacional cumplirá sus obligaciones constitucionales a fin de proteger los derechos de los colombianos en todo el territorio nacional.

La naturaleza de éstas medidas aún no ha sido definida. Es una tarea que se emprenderá de inmediato con la convicción de que es un buen camino para mostrar a los colombianos que la confrontación realmente puede terminar.

No hay que confundir las posibles decisiones sobre desescalamiento, que se tomarán para aliviar el sufrimiento de los colombianos, con las condiciones de un cese de fuego y hostilidades definitivo, el cual solo podría ser aplicado con verificación, en un marco de seriedad y de garantías para todos los colombianos.

Debe quedar claro que la posibilidad de iniciar el cese bilateral definitivo dependerá además, de los resultados en los otros temas, especialmente justicia. Debemos estar seguros que en esas materias hay aproximaciones sustanciales.

Tenemos que lograr esclarecer frente a los colombianos las reales posibilidades de lograr un Acuerdo. No vamos a repetir experiencias fallidas. No vamos simplemente a paralizar la acción de la fuerza pública por la simple ilusión, que puede resultar frustrada, de lograr un Acuerdo.  Como ya dije, el Gobierno tomará las medidas de desescalamiento que considere pertinentes de acuerdo con el desarrollo del cese unilateral que anunciaron las FARC y que hoy se comprometieron a mantener por cuatro meses.

Por último, hemos acordado continuar trabajando en los gestos y medidas de construcción de confianza. Ya el programa piloto de desminado en el Orejón, Antioquia,  está avanzando de manera exitosa. Estas decisiones deben ser intensificadas.

Creemos que es una buena noticia para los colombianos.La oportunidad de terminar el conflicto está viva. No podemos perder la oportunidad de dar por terminado el más largo conflicto interno del hemisferio occidental. Hagámoslo por las víctimas. Hagámoslo para nuestros hijos y nietos. Es una responsabilidad de nuestra generación.

Comunicado conjunto de las delegaciones del Gobierno Nacional y las Farc 

La Habana, 12 jul (SIG).

El siguiente es el comunicado conjunto número 55 nde las delegaciones del Gobierno Nacional y las Farc:

Agilizar en La Habana y desescalar en Colombia

Con el objetivo de:

—Fortalecer  la confianza de los colombianos y las colombianas en el proceso de paz, y también la confianza entre las delegaciones;

—Agilizar la construcción de acuerdos sobre todos los aspectos restantes de la Agenda del Acuerdo General; y

—Crear las condiciones para la puesta en marcha del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo (Sub punto1 del Punto 3 ‘Fin del Conflicto’ de la Agenda del Acuerdo General).

Las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP hemos decidido:

  1. Hacer todos los esfuerzos necesarios para llegar sin demoras a la firma del Acuerdo Final, para lo cual cambiamos la metodología por la de un trabajo técnico, continuo y simultáneo sobre los puntos centrales de la Agenda, a la vez que se construyen acuerdos en la Mesa. Para ello definimos un plan con metas preestablecidas.
  1. En particular, acordar sin demoras los términos del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas, incluyendo el sistema de monitoreo y verificación.

Para ello, las delegaciones solicitarán el acompañamiento en la subcomisión técnica de un delegado del Secretario General de Naciones Unidas y un delegado de la presidencia de UNASUR (actualmente Uruguay), con el fin de que contribuya a poner en marcha la discusión sobre el sistema de monitoreo y verificación y a preparar desde ahora su implementación, sin perjuicio de la decisión de las delegaciones sobre la participación en el futuro, en el sistema de monitoreo y verificación, de otras organizaciones o países.

III. En el entretanto :

Las FARC-EP, como medida de desescalamiento, mantendrán la  suspensión unilateral de todo tipo de acciones ofensivas.

Por su parte, el Gobierno Nacional a partir del 20 de julio pondrá en marcha un proceso de desescalamiento de las acciones militares, en correspondencia con la suspensión de acciones ofensivas por parte de las FARC-EP.

En todo caso el Gobierno Nacional y sus instituciones, en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales, continuarán garantizando la protección de todos los colombianos y el cumplimiento de la ley en todo el territorio nacional. El Gobierno continuará persiguiendo el delito y en ningún caso tolerará que ninguna organización al margen de la ley ejerza coerción sobre las comunidades mediante el uso de las armas. En cumplimiento de lo anterior el Gobierno Nacional promoverá el respeto y garantizará el libre ejercicio de los derechos fundamentales de todos los colombianos y las colombianas.

En cuatro meses, a partir de la fecha, cada una de las delegaciones hará una primera evaluación tanto del cumplimiento de estas medidas de desescalamiento, como de los resultados de los esfuerzos para agilizar los avances de la Mesa, y  tomará las decisiones que considere pertinentes.

Lo anterior sin perjuicio de la posibilidad de dar inicio al Cese al Fuego y de Hostilidades  Bilateral y Definitivo, si se llega a un acuerdo.

  1. El Gobierno Nacional y las FARC-EP intensificarán, sobre la base de un cronograma, la implementación de medidas de construcción de confianza.

 

La Habana, Cuba, 12 de julio de 2015.