14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Carta de Palemón el Estilista (VII)

2 de julio de 2015
Por Palemón el Estilista
Por Palemón el Estilista
2 de julio de 2015

Las notarías de Manizales no darían a basto

Don Evelio :

estilista miniaturizadoNo se imagina usted lo atareado que he estado, en especial en el puente de San Pedro y San Pablo que acaba de pasar, en el que la comunidad gay celebró su día universal. No hubo desfile en Manizales, porque tampoco tienen líderes que los impulsen, pero hubo unas fiestas que duraron hasta el amanecer y más en las que muchos muchachos y muchachas lucieron mis peinados , mis pestañas postizas y las luminosidades de mis maquillajes. Me enviaron unas selfies que estoy tentado a mandarle para su publicación, porque Eje 21 me ha parecido un medio incluyente y liberal, para que así sus lectores sepan que Manizales ya no es tan pacata . Yo no figuro en las fotos porque yo no voy a esas fiestas, porque yo no soy gay ni mucho menos tengo sida, como lo afirma el homófobo zapatero Luciano de la Congoja, cuchillero y calumniador, a quien usted publica con bombos y platillos, cuando no se lo merece. Pero Ud. es el Director y es el que manda.

Quiero contarle que los muchachos y viejos gay de Manizales, están felices con la aprobación del matrimonio entre hombres en los Estados Unidos y se declararon todos obamistas. Salvo uno, de los que me mandaron llamar, para estar bien bellos en las celebraciones, los demás estaban que tiraban a la jura los rulos al aire en señal de alegría porque la Corte Suprema norteamericana reconoció como derecho constitucional el matrimonio entre personas del mismo sexo. Alguna de mis lesbianas amigas vaticinó que pronto en Colombia se seguiría la moda y que las notarías de Manizales no darían a basto para celebrar matrimonios gays. Yo llamé a Miami a mis amigos y amigas homosexuales  y estaban brindando con Champaña Cristal, que está como a treinta dólares la botella. Mis clientes brindaban con espumosos baratongos, que yo eludí discretamente.  Esos licores baratos me producen una resaca que no me la aguanto.

También atendí un par de señoras, ya entradas en años pero que siguen trabajando en un Banco y que tienen que aprovechar los festivos para hacerse uñas y cepillado del cabello. Y les oí, que ellas y sus familias estabn muy contentas con el carcelazo que le metieron los magistrados del Tribunal de Manizales a Ferney Tapasco, como autor intelectual del asesinato de Orlando Sierra, quien era compañero sentimental de una señora de apellido Angel, codueña del Diario La Patria. Se echaban bendiciones porque no conocían los antecedentes de Tapasco en Supía y Arauca y como presidente de la Asamblea durante unos veinte años. Y estaban como muy enteradas porque dijeron que sus maridos, amigos de Horacio Serpa, le iban a pedir que le negaran el aval al hijo menor de Tapasco, quien aspira a ser diputado, con la bendición de Mario Castaño. También le oí a una de ellas que por mucha plata que tenga Castaño, no va a alcanzar a comprar a los liberales para elegir a Tapasco Triviño. Yo me atreví a recordarles que, según le escuché a un abogado colombiano que fue mi cliente en Miami , que el dolo no se transmitía de padres a hijos ni a hermanos y que Oscar  Tapasco Triviño sería diputado.

Cuando estaba terminando de escribir los anteriores chismes me pasaron una tableta para que leyera lo que escribió ayer el zapatero de la Congoja, que le dedicó toda la carta a hablar de un tal Negro Montoya. Como no tengo la menor idea de quien es ese tal negro- los negros no son mi fuerte-  voy a llamar por teléfono a mi tío a ver que me cuenta de este personaje, que parece como sacado de una novela de Vargas Vila, autor del que leí una novela cuando estudiaba bachillerato en el Colegio Gemmelli.  Fue tan escabroso lo que me contó mi tío de ese señor, que merece una carta aparte.

Suyo,

Palemón el Estilista