22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un espacio para las erratas

4 de junio de 2015
4 de junio de 2015

el campanario

Parodiando al arriero que reforzaba algún relato en una vieja fonda caminera, juramos por la Virgen de Manizales, que es más goda que la de Antioquia, que divulgamos este ejercicio sin ánimo pendenciero y con el sano propósito de hacer un aporte, en materia de correcciones, en caso de que se proyecte una segunda edición del meritorio libro “Huellas del periodismo caldense”, del pedagogo Oscar Gaviria Valencia.

Es una lástima que un trabajo editorial de tan largo aliento no haya sido sometido a una revisión minuciosa, en sus 488 páginas, antes de entrar en prensa, en el Centro Editorial de la Universidad de Caldas, y que no se apelara, en última instancia, a la socorrida Fe de Erratas, al comienzo o al final del libro, para enmendar los disparates.

En la página 36 se habla del general Rafael Reyes como presidente “encargado” de Colombia. Inexacto. El autócrata militar boyacense gobernó al país en propiedad entre 1904 y 1909 y se marchó del poder cuando advirtió que no se lo aguantarían por todo el decenio que él soñaba.

Se clasifica equivocadamente, en la página 39, en el género del periodismo femenino, a la desaparecida revista “Manizales”, fundada en 1940 por el poético matrimonio conformado por Blanca Isaza Londoño y Juan Bautista Jaramillo Meza. La prestigiosa publicación era eminentemente literaria. No competía, pues, con Vanidades, ni Buen Hogar y menos con Corín Tellado. El entuerto se endereza ochenta y una páginas después, exactamente en la número 120, con una descripción precisa de esta ventana de la intelectualidad de la América Hispana que colapsó por falta  de oxígeno publicitario, en el 2005.

En las reseñas consagradas a los periódicos manizaleños del pasado (página 84) se dedican unas líneas a “Punto y Coma”, un semanario de política y variedades, en las que se le endosa a don Rafael Arango Villegas (el Tomás Carrasquilla de las benditas breñas cafeteras caldenses) el seudónimo de “Luis Donoso” que le perteneció siempre a don Roberto Londoño Villegas, el genio de las charlas sin par. La errata se repara en la página 105, en la que se anuncia, con motivo de la aparición de la revista “Cervantes”, la transformación del maestro Londoño en el muy leído y consagrado “Donoso”.

Veamos ahora lo que va de Pepa a Dora: El libro registra que “la única mujer linotipista en toda la historia de La Patria fue la apreciada Pepita Parra”, (página 161), pero en la página 178 Josefa sale como pepa de guama, en el segmento dedicado a los empleaos con más de 25 años antigüedad en el periódico de casa: “Es de destacar en el diario caldense que en toda su historia la única mujer que se desempeñó como linotipista fue Dora Franco”. ¿Con cuál de las dos nos quedamos?

En el espacio destinado a rememorar la fundación, el 29 de junio de 1934, del noticiero “Crónica”, de Radio Manizales, que dirigía, escribía y perifoneaba don Arturo Arango Uribe, se dice (pág.24) que se hizo famoso en la historia por su eslogan “un mundo de noticias para un mundo de oyentes”. Eso es falso. El eslogan perteneció siempre al Noticiero Todelar de Colombia. Dos de las frases de combate del creador de “Sancho” eran de esta factura: “Anuncie en “Crónica” y multiplicará sus ventas… porque “Crónica” vende”… “Y no espere oir noticias políticas, en “Crónica”, ni hoy, ni mañana, ni nunca”.  Eran otros tiempos, ajenos a la parapolítica.

Como el espacio se agota y queda mucha tela por cortar, intentamos una síntesis de otra imprecisiones: El periodico del Mariscal Gilberto Alzate Avendaño no se llamó “El Nacional” sino “Diario de Colombia” (pág. 424)… La operación en virtud de la cual Trasmisora Caldas pasó a ser propiedad de RCN, en 1975, incluyó las instalaciones de la emisora, en Chipre. No es cierto que la Organización Ardila hubiese construido el Transmicentro frente al Lago de Aranguito. (pag. 332)… Los fundadores de la cadena RCN Enrique y Roberto no eran los hermanos Gaviria sino Ramírez Gaviria, salamineños ellos… (pág. 340)… El famoso periodista Iáder Giraldo Lopez (tan bogotano como el Cerro de Monserrate) no era oriundo de Caldas, ni hizo escuela en Manizales. (pag. 409). Entre los directores más destacados en la televisión se menciona al finado Bernardo Romero Pereiro, de quien se dice que estuvo casado con la actriz y presentadora María Cecilia Botero. Negativo. Su viuda es la actriz Judy Hernríquez. (pag. 360). El segundo apellido del ex senador y periodista Edgar Artunduaga es Sánchez y no Hernández. (pag.413)… Es inexacto que al ex canciller Fernando Londoño lo llamaran “el mago de la noticia”. Esa es una invención bastante tonta. (pag. 422)… Don Adel López Gómez no fue corresponsal de El Tiempo, en Manizales, sino de El Espectador. (pag.423). No fue Ignacio Restrepo Escobar sino Ignacio Escobar Uribe el fundador de Transmisora…  Jamás dirigieron los noticieros de Radio Manizales Luis Fernando Hoyos, Joaquín Castaño y Jorge Molina.

Tolón Tilín

A propósito de erratas: el inmolado humorista Jaime Garzón (1960-1999) se tenía confianza para meterle mordacidad a la réplica. Cuando  sus malquerientes le atribuían en los medios periodísticos unos inexistentes nexos con agrupaciones armadas, al margen de la ley, si recibía la consabida rectificación por escrito, la registraba así en la difunta Radio Net: “Acusamos recibo de la siguiente FE DE RATAS”.