23 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No saben quién soy yo

Por Luciano de la Congoja
18 de junio de 2015
Por Luciano de la Congoja
18 de junio de 2015

Por Luciano de la  Congoja

buhoHoy debo escribir para Palemón el Estilista y Daniel el Travieso.

No saben con quién se han metido. Yo me rompo el alma con  cualquiera. Po eso soy un peligroso zapatero.

Mi oficio me ha llevado a ser un cuchillero. Es decir, me gusta la parranda  y cuando se me suben los copetines, dijo palabras sucias, amenazo e intercambio zarpazos sangrientos con cualquiera. He tenido muchos problemas que me han llevado a la  cárcel. Cuando me toca sacar  una barbera, lo hago como un machote, sin  miedo al presidio. Son muchos los zafarranchos que he armado,  y los zapateros, mis amigos,  saben que, conmigo, fierabrás arrecho,  es la  vida o la muerte.

No me gustan las aguas tibias. Nací  en una zona de tolerancia, me arrumaron las necesidades y mis padres murieron acosados por las enfermedades, pero sobre todo por el hambre.  Por eso soy enemigo de todo el  mundo.  Vivo con el diablo adentro. Vomito odio.

Soy un autodidacta. Leo y entrevero los zapatos con revistas y algunos libros. Por eso me las doy  y ustedes, impúdico Palemón, tan amanerado  y culifruncido, y usted Daniel el  Travieso, lambemicas de Guido Echeverri, son un par de granujas que tienen  la pluma vendida. El primero, qué va a ser peluquero.  Es un cobarde homosexual que se esconde detrás de un seudónimo.Adivino en él un lagarto del Club Manizales, sacamicas  de los ricachos. El segundo, si que me cae mal. El tal travieso, lo veo como un arrodillado, envidioso  de Palemón y yo.

Le juro don Evelio que me agrada  tener de contraparte  al Palemón. Postizo sí, relamido también, además pisaverde barato. Pero tiene ideas que me gustan. Escribe muy bueno. No el segundo, metiche, que nada tiene qué hacer en las contiendas a machete limpio que libro con el gay. Este travieso es perfumado, arrodillado y lambón.  Me cae como un sucio en el ojo.

Este par de sinvergüenzas, no saben con quién se han  metido.