22 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

La nueva politiquería en el Quindío

1 de junio de 2015
Por Gilberto Montalvo
Por Gilberto Montalvo
1 de junio de 2015
gilberto montalvo
Gilberto Montalvo Jiménez
Perturbaciones ideológicas, incoherencias, desgobierno, desinformación, manipulaciones de encuestas apócrifas  todo alrededor de la nueva politiquería.
Cunde la desazón. Muchos creyeron en el cuento cruel de que Carlos Eduardo Osorio, quien había fungido como sacerdote de  la retardataria iglesia católica y  a  la vez negociante de un cúmulo de contratos por toda la geografía del país, era una propuesta decente, en contraste con la denominada politiquería mandante.
Pero resultó ser un vocero más del asqueante péndulo entre la politiquería y la corrupción.
Osorio es el candidato a la gobernación del carrielismo con el subterfugio de un grupo significativo de ciudadanos. El verdadero grupo significativo es el cordón umbilical que une al señor Carlos Eduardo con la desastrosa alcaldía de Armenia, el carrielismo, la contratitis, el desorden general, el primer lugar en desempleo, el impuesto de valorización, la invasión del espacio público, parálisis total de obras anunciadas, demora en la ejecución del presupuesto, en fin la más caótica y pecaminosa administración de Armenia en toda su historia.
Se le suma ahora a Carlos  Eduardo Osorio la politiquería del expresidente Pastrana que hace guiños en Bogotá para que el partido conservador desconozca el artículo 129 de sus  propios estatutos donde se indica la federalización de esa colectividad  que atribuye a las directivas regionales y locales el poder de decisión en cuanto a candidatos y avales.
El conservatismo en su autonomía regional, de acuerdo a estos mandatos de ley, determinó el apoyo a la candidata Sandra Gómez, equivocada o no, la decisión contó con unas mayorías absolutas de doce votos contra cuatro. Pero era menester que el sumo sacerdote de la nueva politiquería birlara todo porque lo único que le interesa son alianzas hasta con el diablo así su propia confesión se lo prohíba.
Se le sumó ahora a la neo politiquería un honorable pero desconocido Jorge Arango Mejía.
Es bueno precisar, porque Arango no suena por estos lados, que fue presidente de la Corte Constitucional en nombre del más hirsuto y desprestigiado samperismo y amigo a  ultranza de los encumbrados protagonistas del proceso 8000.
Arango Mejía suscribió una carta de apoyo a Carlos Eduardo Osorio y Carlos Mario  Álvarez, los dos Carlos del carrielismo.
Arango Mejía no tiene identidad de nada, es como si Juan Lanas Montalvo, quien suscribe esta nota apoyara a alguien. Sirve para física mierda.
Pero entratándose de un exmagistrado su apoyo lleno de incoherencias causa hilaridad.
Jorge Arango se  la pasó tres años criticando el modelo de ciudad del carrielismo, fue censor pertinaz de todo lo que oliera a partido liberal en el Quindío y como es un alimentador de odios, su aversión a la actual administración departamental, lo hizo variar de concepción y terminó de rodillas en el carrielismo que tanto atacó.
Tiene más coherencia un caucho. Advierte en su nota a los aspirantes un absoluto desconocimiento de la región. Habla de un área metropolitana de 12 municipios sin saber que ya existe una asociación de municipios cordilleranos que no permite semejante despropósito.
Cuál Atlético Quindío, si es su ahora aliada Luz Piedad Valencia, alcaldesa de Armenia, quien se ha hecho la loca con el tema y lo ha dejado al garete porque demostró que no le interesa.
 El espacio público caótico tuvo en Arango Mejía un detractor de la actual administración pero ahora da consejos tardíos, benevolentes y atípicos.
Qué tal el desconocimiento de Arango de la ciudad de Armenia cuando pide exonerar de valorización a los estratos uno, dos y tres cuando los cuatro y cinco no son suficientes para sufragar el entuerto.
Recuerden que fue Arango Mejía el mentor para que un concejal demandara ante la procuraduría a la alcaldesa Luz Piedad Valencia por la exoneración de algunos impuestos al juego de su familia. Ahora la perdona, le apoya a sus candidatos y la eleva a la condición de gran estima.
Y si fuera poco Arango demandó el contenido del voto obligatorio que exige la mitad más uno para poder que se contabilice en contra del resto de candidatos.
Señala en el documento Arango que si se fallara a su favor dándole al voto en blanco su dimensión contabilizándolo en su totalidad y existiera mayorías “votaría en Blanco”. ¿Al fin qué? Son buenos candidatos o tan malos que votaría en blanco. Cantinflas es un pobre pendejo.
Y ahí sigue el carrielismo con sus apoyos a Osorio y Álvarez. Todos de este tenor.
Y no se olvide que Osorio no ha dicho nada sobre la deshonesta manipulación de una encuesta a su nombre, ni de los once puestos que le ofreció Luz Piedad en la alcaldía. No sabemos qué piensa del impuesto de valorización. Ya sacaron la primera licitación de 30.800 millones de pesos y viene otro igual para completar 70 mil millones y poder realizar una cómoda campaña con el agravante que los intereses nos los clavaron doblados para el  próximo año porque antes del 25 de octubre no se puede. “Contaminan” el proceso electoral.
Y en mi noche de insomnio recordé que cuando  se aprobó  en el congreso el 2 por mil para la reconstrucción de nuestra arruinada región por un terremoto y fue a revisión de la Corte Constitucional Arango se opuso a este mandato de ley aun dizque siendo de esta parte del país. Ah, memoria! Y que Alzaihmer tan verraco. En mi caso tampoco  tengo  hijo con aspiraciones consulares.