16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Instalaciones obsoletas aumentan consumo de energía en las empresas

13 de junio de 2015
13 de junio de 2015

MANIZALES, jun. 13 de 2015. Cambiar lámparas fluorescentes por bombillas tipo led, establecer distancias de seguridad o reubicar la caja de interruptores forman parte de la estrategias que podrían ayudar a las empresas a optimizar el consumo de energía.

Este es el caso de la sucursal de Terpel en Caldas, donde la iniciativa propuesta por Cristian Camilo Sánchez y Cristian Andrés Mayorga, estudiantes del pregrado en Ingeniería Eléctrica de la U.N. Sede Manizales, permitirá un ahorra del 35 % en la factura mensual de energía eléctrica.

El proyecto se centró en la modernización de la subestación eléctrica del edificio administrativo, ubicado en el kilómetro 10 vía al Magdalena, en el Parque Industrial Juanchito.

La actualización incluyó la adaptación al reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE). Esta consiste en cambiar el lugar donde están los interruptores, poner sensores de movimiento en los baños para que las luces no permanezcan encendidas e instalar interruptores de circuito por falla a tierra o GFCI (Ground Fault Circuit Interrupter), medidas exigidas por el reglamento técnico de instalaciones eléctricas (RETI) 2013.

“Más que tener las instalaciones en buen estado, se debe considerar la seguridad de las mismas y de los empleados, ya que el uso de tecnología fluorescente les acarrea problemas para ejecutar sus labores, debido a la poca capacidad lumínica que ofrece”, puntualizaron los estudiantes de la U.N.

Una vez implementada la propuesta, la factura que actualmente paga la empresa por un valor de 4,5 millones de pesos mensuales se reducirá a 1,3 millones, aproximadamente.

“En este momento, la edificación cuenta con luminaria alógena y fluorescente. Por ello queremos implementar la tecnología led, ya que el 90 % de su energía se emite en luz y el 10 % son pérdidas pequeñas”, explica Cristian Camilo Sánchez, quien añade que la luminaria incandescente gasta un 5 % en luz y el resto en calor, mientras que en las fluorescentes, del 75 % al 80 % es luz y el resto, calor.

Al tener unas instalaciones obsoletas, de más de 20 años de construcción, se tienen pérdidas en consumo energético cercanas al 8 %.

Por ello, los estudiantes realizaron un análisis del gasto de energía eléctrica y un estudio de cargas en todo el edificio administrativo, que consta de cuatro plantas. Así encontraron que se consumen 7.800 vatios por hora, dado que las luces permanecen encendidas de 8 a 10 horas continuas. Al hacer la misma observación con tecnología led, evidenciaron que el consumo se redujo a 1.800 vatios.

El proyecto está siendo evaluando por Terpel para su implementación.

(Por:Fin/FLPV/dmh/AC)
Agencia de Noticias U Nacional de Manizales