24 de mayo de 2019
Agua de Manizales - Mayo 2019 - Mode Selection

El negro Montoya

1 de junio de 2015
Por Luciano de la Congoja
Por Luciano de la Congoja
1 de junio de 2015

Por Luciano de la Congoja

buhoHe leído por ahí que el Negro Montoya publicó un libro. Cuántas cosas  se pueden escribir, a favor y en contra, de este personaje.

Ya presiento el aire crítico de Palemón el Estilista. Como su ventilador reparte y diestra y siniestra virutas de perfidia, lo veo maltratando al pobre negro que no tiene la culpa de caerle mal. Este peluquero arribista, que a veces goterea en el Club Manizales a los socios beodos, siempre hace enfoques por lo negativo. El se cree dueño de una barbera filuda,  y esa habilidad busca trasladarla a sus pobres escritos, garrapateados con las pezuñas. ¡Qué otra cosa puede escribir un barbero sin cultura y además de pésima condición social!
¿Qué se dice por ahí del negro Montoya? Que ha sido un alegre licencioso. Cuentan los paisanos que en sus  bonanzas económicas, repartía licor a granel. Tenía las alforjas  abiertas para complacer a todos los sedientos de alcohol.

Dicen que era un bailarín impactante. Se deslizaba de rodillas sobre un piso encerado, inventaba acrobacias temerarias, paralizaba los contertulios que aplaudían su capacidad histriónica.

Me informan que fueron sus amigos en  esos torbellinos de crápulas irresponsables, Otto Aristizabal, un sacamuelas de La Merced y un Notario de Neira que no sé cómo se llama.¡Cuál más loco ¡ Que amó, -que amaron-, que cada uno tenía su querida, que se mantenían de tusa en tusa, que incluso Montoya quiso suicidarse cuando peleó con Carlina.

Montoya tuvo mujeres a porrillo.. Dejó tiras de piel enredadas en las alambradas del camino, con el corazón maltrecho y fatigado el cuerpo de tantas pilatunas. Fue abogado y parece que bueno. Ha sido político, actividad llena de  aventuras. Traicionó al jefe  Alzate. Afirman  que éste lo odiaba.Fue obediente a la jefatura de Jose Restrepo y lleva cuarenta años al pie de  Omar Yepes. Por eso le dicen lambón y arrodillado. Sus enemigos dicen que es un lagarto.

Afirman  que es peligroso. De armas tomar. Mantiene un revólver al cinto  y cuando se embriaga hace disparos al aire. En una noche de tragos quiso matar a Augusto León Restrepo. Por este crimen que milagrosamente no culminó estuvo dos meses detenido en una comisaría de Bogotá.

¿ Qué más sé de Montoya ? Que fue concejal de  varios municipios incluyendo a Bogotá, diputado,Representante a la Cámara, juez y magistrado, Jefe Nacional de Instrucción Criminal, Contralor de Bogotá, embajador, en fin, en fin, tantos  honores acumulados que sorprenden. Que se dé cuenta el  negro de Aranzazu que me sé de memoria  las entretelas de su vida y silencio algunos capítulos suyos, absolutamente  impublicables. Todo hombre tiene una vedada zona negra que debe permanecer oculta.

Qué jartera seguir escribiendo sobre el negro Montoya. Concluyo diciendo que es un borrego del señor Yepes. ¡Qué triste final!

El resto queda en manos de Palemón el  Estilista y de Simón el Travieso. Palemón, amanerado escritor, que debe tener  ojos celestes y sonrisa de marica melancólico,(es peluquero) me da la impresión que se sabe la  vida de este lagarto. El tal Palemón , según el correo  de las brujas,   sostiene que Augusto León  tiró a los infiernos la amistad con Montoya, desde que lo quiso asesinar. En manos de ese irresponsable Palemón  dejo  los capítulos que desconozco de Montoya. Además el negro no da para más.

En cuanto a Simón el Travieso nada digo. Me parece un lechuguino ridículo.