16 de noviembre de 2018

El cable aéreo de Caldas y su extensión a Aranzazu

22 de junio de 2015
Por Rodrigo Zuluaga Gómez
Por Rodrigo Zuluaga Gómez
22 de junio de 2015

Por: Rodrigo Zuluaga G.

rodrigo zuluagaDespués de la Guerra de los Mil Días el país estaba cansado, agotado de tantas confrontaciones políticas y sociales e inicia un lento avance económico motivado por el proteccionismo y un impulso a la industria que habría de sacarnos de la pobreza.

En ese marco socio-político en el año de 1913 se da comienzo a la construcción del primer Cable Aéreo de Colombia, entre los municipios de Mariquita en el Tolima y Manizales en el Departamento de Caldas, Cable que quedó terminado en 1921

La compañía que inició y dio término a la construcción del Cable Aéreo fue la The Dorada Railway, empresa inglesa a cargo del ingeniero James Linsay.

La longitud era de 72 kilómetros, el más largo del mundo, con cerca de 400 torres y 800 vagonetas. Se pretendía sacar café y mercancías a los mercados internacionales buscando la cercanía del río Magdalena, pues de Mariquita se trasladaba la carga en camiones al puerto de Honda.

Las jaulas en las que iba la mercancía viajaban a 2 metros por segundo, lo que permitía hacer el trayecto en 10 horas, distancia que recorrían los arrieros por los ásperos y enfangados caminos en 10 días.

Todos los materiales, motores, ruedas, el sistema de poleas fueron transportados en lomos no siempre pacientes de mulas y bueyes.

La Primera Guerra mundial que se sucedió entre 1914 y 1918, quien lo creyera, vino a perjudicar el normal funcionamiento de la construcción mencionada, porque un barco inglés que atravesaba el Océano Atlántico cargado con una torre metálica que sería instalada en las inmediaciones del municipio de Herveo Tolima, fue hundido inesperadamente por submarinos alemanes. Por ese motivo tal torre debió reconstruirse aquí en pura madera para evitar contratiempos mayores, usando por supuesto los planos originales, aprovechando las variedades maderables de la región y la mano de obra de hombres acuciosos e inteligentes.

Posteriormente se construyó un segundo Cable que cubría la ruta Manizales-Aranzazu. Este fue hecho, financiado y administrado por caldenses. El pasaje o “vuelo” como le decían por lo alto, costaba 1 peso con 40 centavos si se iba en góndola y o.70 centavos o sea clase económica, usando la jaula.

En el tiempo que funcionó entre 1928 y 1942 se transportaron más de 200 mil toneladas de carga y cerca de 1 millón cien mil (1.100.000) pasajeros, que viajaron entre el estupor y el miedo, ya que en algunos tramos se ganaban alturas hasta de 500 metros.

Nuestro municipio vivió por cuenta del Cable Aéreo unos años dorados, que tal vez no se supieron aprovechar del todo, pues el novedoso sistema de transporte atrajo a las gentes de los municipios vecinos y mucho viajero. Esto motivó la organización de pensiones, hoteles y restaurantes, especialmente en la calle principal, convirtiendo a Aranzazu en un polo de desarrollo del norte del Departamento.

Se dijo en su tiempo que el Cable fue un fabuloso intermedio entre la mula y el aeroplano, que evitaba el sufrimiento de arrieros y mulas por caminos enfangados y resbalosos. Después de su terminación se concluyó que este sistema de transporte cumplió su cometido en la hora y el lugar adecuados contribuyendo al avance regional.

El recorrido Aranzazu- Manizales y viceversa era hecho por 184 vagonetas de carga y 45 de pasajeros, esto convirtió a Aranzazu en un puerto terrestre que ahorraba camino entre Manizales y Medellín y entre Manizales y los demás municipios del norte de Caldas, pues el tiempo de viaje era de solo 3 horas y media.

En un día aciago y triste para los aranzacitas y los caldenses, el 6 de Septiembre de 1938 los cables trenzados no resistieron más el peso de las cargas y los pasajeros, entonces reventaron. Los vagones de carga y pasajeros se vinieron abajo en el trayecto entre Aranzazu y Neira (El Cardal-La Planta). El resultado lamentable de este accidente fue la muerte de siete personas, una docena de heridos, otros que se salvaron cayendo encima de los árboles y unos ciudadanos aterrorizados por el evento.

Desde ese momento luctuoso el sistema empezó a perder credibilidad y confianza por parte de los usuarios ya que este trayecto era el más usado por los pasajeros. Después se empezaron a hacer carreteras, vías férreas y la fiebre del Cable fue pasando, hasta convertirse todo este esfuerzo mancomunado en un montón de chatarra. Hoy después de ochenta años todavía subsisten los mojones de cemento desparramados en lo que fue su recorrido. Uno puede ver mojones todavía en el cementerio, en las veredas de Muelas y El Cardal. Como si fueran monumentos a una hazaña caldense que no quiere desaparecer.

REFERENCIAS.

  1. Pérez Angel, Gustavo. Colgados de las nubes. Bogotá, Bancafé, 1997
  2. blogspot.com
  3. Santa, Eduardo. Palomo Aguirre. El bandido que asaltaba el cable más largo del mundo. Rev. Credencial. Bogotá, Edición 158 Feb. 2003
  4. banrepcultural.org

OTRAS HISTORIAS DEL CABLE AEREO.

  1. En los años 30 del siglo pasado un hombre llamado Reinaldo Aguirre Palomo quien fuera apodado “palomo Aguirre”, oriundo del Tolima, se convirtió en el azote de varias fincas de Mariquita y del propio Cable más largo del mundo. Como el Cable debía apagar la luz en las tardes-noches, el “palomo Aguirre” acompañado de otros facinerosos atracaban las estaciones a caballo y a mano armada robando café y dinero en efectivo. Después de un tiempo las autoridades dieron con el paradero del rufián y en una encerrona “palomo Aguirre” se quitó la vida con la última bala que le quedaba en el tambor de su revolver.
  1. Como en ese tiempo morirse era escaso y tal vez solo se moría de muerte natural. Las gentes anonadadas mitificaron el episodio del accidente del Cable en 1938. Se decía que los pasajeros del Cable habían caído al suelo de tan alto que los cuerpos de los occisos habían quedado de una vez enterrados en las montañas por donde este sistema de transporte se desplazaba. (Ese cuento se lo oí a mi madre Heroína Gómez de Zuluaga, quien le tocó vivir en la época del Cable Aéreo).
  1. Dicen que por cuenta del Cable Aéreo se dañó más un matrimonio y más de un noviazgo, pues los viajeros iban generalmente en parejas y las mujeres se agarraban del compañero de viaje durante algo más de 3 horas y media muertas del miedo. Ese viaje creaba sensaciones, lazos de amistad fuertes y amoríos. Se creía que quien montaba en el Cable ya no volvía a ser el mismo de antes, era mejor por supuesto, más ciudadano, más “volao”.
  1. En las inmediaciones del municipio de Aranzazu después de ochenta años se pueden ver los mojones donde antes había estaciones y torres del Cable Aéreo: en la parte occidental del Cementerio y por las veredas de Muelas y El Cardal.
  1. En el sector de El Cable donde funciona la sede de la Universidad Nacional en Manizales, se puede apreciar la Torre de madera que funcionó en Herveo, Tolima, algunos mojones de cemento y una silla suspendida en un cable. Como homenaje a esta hazaña de la ingeniería inglesa y Caldense que fue EL CABLE AEREO MANIZALES -MARIQUITA Y SUS EXTENSIONES.