10 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El agobiante trasteo del piano de cola

Por Tomás Nieto
24 de junio de 2015
Por Tomás Nieto
24 de junio de 2015

el campanario

Unos operarios españoles deben cargar un piano de cola hasta el último piso de un edificio elevado. A medio camino paran a descansar y uno de ellos, exhausto, pregunta si falta mucho.

Los hombres se miran entre sí, y la respuesta es negativa. Entonces el capataz ordena, apuntando al más joven de sus hombres:

-¡Manolo! ¡Ve tú a ver cuántos pisos quedan!

Y allá va Manolo, trepando la escalera a los saltos. Al rato regresa y dice:

– Hombre, jefe, tengo una buena noticia y una mala.

– Pues dinos la buena, qué joder…

– La buena es que sólo nos faltan cinco pisos.

El capataz le dice:

– Entonces guárdate la mala hasta que hayamos llegado, cierra la boca y no se te ocurra amargarnos la vida con la mala noticia.

Trabajosamente, todos trepan los cinco pisos restantes con el pesado piano, y cuando llegan al final, sudando, el capataz pregunta:

– A ver, Manolo, ¿cuál era la mala noticia?

– Pues que éste no es el edificio.

Los políticos en pañales

El brillante Sir George Bernard Shaw escribió esta breve frase, llena de sabiduría.

«Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo…y por los mismos motivos

¡¡¡Que capacidad de síntesis!!!

Unas  preguntas pertinentes

Si ponen imágenes de muerte en paquetes de cigarrillos para que dejemos de fuma, ¿por qué no ponen fotos de niños obesos mórbidos en envases de MC Donald?

Otras inquietudes: ¿Por qué no ponen fotos de animales torturados en productos cosméticos?

Una más: ¿Por qué no ponen fotos de víctimas de conductores ebrios, en botellas, de whisky, de aguardiente, de vodka, de ron, de vino y de cerveza?

Va la última: ¿Por qué no ponen fotos de políticos sinvergüenzas, deshonestos y ladrones, disfrutando de nuestro dinero, en el sobre de la declaración de la renta?

Tolón Tilín

Una político de larga trayectoria, con un recorrido que muchos llamaban “prontuario”, le aconsejaba al muchacho que se iba preparando para sucederlo en el manejo del rebaño electoral:

“Recuerda siempre, ten presente, que las COSAS MAL HECHAS debes hacerlas BIEN HECHAS”.