18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Asesinan en Armenia a joven de 17 años cuando presenciaba un partido de fútbol

8 de junio de 2015
8 de junio de 2015

Sara Guzmán Andrade asesinada en armenia

Foto Crónica del Quindío

Sara Guzmán Andrade, de 17 años de edad, fue asesinada con arma de fuego en el barrio Ciudad Dorada de Armenia en hechos ocurridos el pasado sábado a eso de las 11:00 p.m. en el sector de las gradas de la cancha de fútbol de dicho sector.

La víctima se encontraba reunida con algunos amigos, cuando fue abordada por un sujeto que sin mediar palabra le disparó en repetidas ocasiones por la espalda.

El pánico se apoderó de los demás presentes, que quedaron inmóviles por algunos instantes, mientras que el homicida aprovechó la oscuridad de la zona para escapar con rumbo desconocido.

No hubo tiempo de que la menor recibiera algún tipo de ayuda, pues la gravedad de las lesiones ocasionaron su deceso de forma casi que instantánea.

Cuando los agentes de la Policía Nacional en el Quindío, que fueron alertados sobre lo ocurrido, llegaron al sitio, ya no había nada que hacer por la víctima, pues no presentaba signos vitales.

Ante esta situación solo les quedó por acordonar el lugar, iniciar la búsqueda del agresor con base en algunas descripciones y coordinar con unidades de criminalística de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, para que se apersonaran del caso.

Los uniformados procedieron a la recopilación del material probatorio necesario y luego condujeron el cadáver hacia la morgue del municipio de Calarcá.

La historia de la víctima
De la adolescente se conoció que habitaba junto a su compañero sentimental en el barrio Los Quindos de la capital quindiana.

Estudió hasta sexto grado en el colegio Rufino José Cuervo Sur, pero se retiró por problemas de adicción a los estupefacientes y al alcohol.

Hace un año, aproximadamente, su señora madre, con quien habitaba para entonces en el barrio San Francisco, se dirigió ante las autoridades para reportar su desaparición, luego de que un día llegó a su casa y encontró una nota que decía “espero que me perdones, pero no quiero estar encerrada en un sitio de Bienestar”.

En esa ocasión empacó sus cosas en un pequeño morral y se fue sin dejar rastro de su paradero.

Para entonces la dama relató que su descendiente quería superar sus dificultades, pero que las malas amistades le impedían tomar el camino correcto.

CRÓNICA DEL QUINDÍO