26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un disparate llamado Mariano Melgarejo

10 de mayo de 2015
10 de mayo de 2015

Cada cierto tiempo sus gobernantes recurren a instancias internacionales en procura de que se le dé por la vía jurídica y/o diplomática un libre acceso al mar de Núñez de Balboa, pero los egoístas gobiernos de Chile y Perú, como unos malos vecinos, se niegan rotundamente a atender su justificada súplica.

La culpa fue del tirano alcohólico Melgarejo quien en los inicios de su pintoresca dictadura –cual mandatario de opereta– promulgó en una de sus grandes borracheras habituales una norma acabando en su territorio con las zonas fronterizas, al proclamar la necesidad de un mundo sin  límites, retenes, ni aduanas.

Las primeras noticias sobre el déspota boliviano las recibimos nosotros en 1970, cuando oficiaba como embajador de Colombia, en La Paz, el jurista y escritor caldense César Montoya Ocampo, quien nos trajo una divertida biografía de este loco de atar. El libro pasó por muchas manos, en calidad de préstamo, en Manizales, hasta cuando  “algún ratero honrado”, de los de la custodia de Rafael Escalona, resolvió conservarlo por siempre, sin la anuencia de su dueño. La obra debe reposar en el anaquel reservado para los libros robados o mal habidos. Seguirá siendo válido por siempre el viejo refrán, según el cual, “no se sabe quién es más pendejo: si el que presta un libro o el que lo devuelve”.

Don Google nos enseña que la expresión «Mediterraneidad de Bolivia»  hace referencia al hecho de que dicha nación se encuentra «rodeada por tierra», es decir, que no tiene una salida al mar. De esa forma, alude específicamente a la situación como Estado sin litoral, devenido en un reclamo de acceso al océano Pacífico, de parte del Estado Plurinacional de Bolivia, y entendido como un asunto de índole diplomática y fronteriza, que involucraría a la República de Chile y, finalmente, a la República del Perú, por razones históricas y jurídicas.

Los historiadores paceños plantean que “al margen de ser un alcohólico, sus locuras como presidente y luego como dictador, durante su gestión mantuvo una economía con niveles razonables de equilibrio; él eliminó el monopolio estatal y respaldó a los mineros grandes; creó el banco de hipotecas; despojó de sus tierras de comunidad a los indígenas”.

A renglón seguido señalan que “los hechos más nefastos de su gestión fueron las firmas de dos tratados, uno con Chile y otro con Brasil, que dieron pie a grandes pérdidas territoriales, como el Litoral años más tarde (1879) y cedió 300.000 kilómetros cuadrados al Brasil”.

Ficha biográfica: Manuel Mariano Melgarejo Valencia (nacido en Tarata, Cochabamba, Bolivia, 13 de abril de 1820 – asesinado por un cuñado en Lima, Perú, 23 de noviembre de 1871) fue un militar y político, presidente de Bolivia desde el 28 de diciembre de 1864 al 15 de enero de 1871, asumiendo el poder mediante un golpe de estado al derrocar al general José María de Achá. De personalidad controvertida, su dictadura se recuerda por su mala administración y abusos contra la población indígena. Fue derrocado en 1871 por el Comandante en Jefe del Ejército, general Agustín Morales, y murió asesinado en Lima, donde se había autoexiliado. El escritor e historiador Alcides Arguedas lo incluye en su libro Los caudillos bárbaros (1929) como un tirano irrespetuoso de las leyes.

La apostilla: Cuentan en Bolivia que aunque la lealtad que le tenían sus subordinados era mezclada con el miedo, una vez un guardia notó que el presidente Melgarejo (quien no sabía leer y bebía parejo con Holofernes, su caballo predilecto) tomó un periódico pero al revés. Al informarle el guardia sobre su error, Melgarejo le respondió: «¡Carajo! ¡El que sabe leer, lee nomás».

([email protected])

Columnas del autor

*La verdadera historia del caballo blanco
*Salazar repetiría alcaldía de Medellín
*Un bachiller apodado «Peluca»
*Una visita que merece respeto
*La «apodomanía» en la política criolla
*Tres cumbias bien redactadas
*El Espectador cumple 128 años
*Los hipocorísticos de Francisco
*Un fenómeno editorial llamado Francisco
*Espionaje entre bastidores
*El otro título que retiene Luz Marina
*Una imprudencia diplomática
*Un Papa de lavar y planchar
*El cardenalato para monseñor Pimiento
*Vidas paralelas de Marín Bernal y Calderón Rivera
*El libro gordo de Don Efraim
*Una sesentona muy famosa y querida
*Inventario de hechos y personajes del año
*Tres mejicanos universales
*Peligra El Diario La Prensa que dirigió Vargas Vila
*El calvario de un artista
*Un premio muy demorado
*Balance de la misión cumplida por Eucario
*Un economista en el país de Alicia
*Las partes más famosas del cuerpo humano
*Grandeza del General Uribe en la adversidad
*La beatificación de García Herreros
*El humor negro de Iáder
*Un noticiero originado en Suiza
*La niña sin nombre
*La partida de Gabriel Molano (1)
*Gabriel Molano, impresor y bailarín (2)
*El Campeón de todos los divorcios
*Un Medio Ambiente para Vallejo
*Alabanzas al teléfono celular
*El Ministerio de Mendoza
*¡Si es berraco, viva sin agua!
*La danza de las manos
*De casos y cosas
*La gran crónica de don Alfredo…
*Los dioses nunca jugaron fútbol…
*El loco de la colina iluminada…
*Aprenderlo todo sobre Pekerman…
*Un domingo como este…
*Rosario de promesas…
*El padre y el hijo
*El hundimiento de La Barca
*Propuestas para perpetuar el nombre de Calderón
*El libro póstumo de don Rafael Arango Villegas
*La traza del candidato
*La estrategia de Juan Carlos Osorio
*El último vuelo del Mayor Peñaloza
*El centenario de López Michelsen
*La astucia del Padre Fabo
*El humor del filósofo López de Mesa
*Un Pacho para Palacio
*¿El Papa va o no con ordinal?
*El hombre que vivía del aire
*Un premio para Calderón
*La tumba olvidada de Ñito
*Un sentido adiós al decano de la crítica taurina
*Las carambolas de Don Helí
*La televisión al derecho y al revés