27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La obra de la 94

8 de mayo de 2015
8 de mayo de 2015

Este plan fundamental de Bogotá, con el que se busca la movilidad del norte de la ciudad, fue concebido hace 10 años y se dispuso que sería financiado por el sistema de valorización. Se trata del deprimido de la calle 94 con carrera 9ª (NQS), obra ideada para alcanzar 3 kilómetros de extensión y una profundidad de entre 16 y 18 metros.

En el 2008 se cobró el impuesto de valorización, lo pagamos con resignación y hasta con optimismo, y al año siguiente se adjudicó la obra por 45 mil millones de pesos. Ese era el costo establecido. En el 2011 caducó el contrato por incumplimiento. Al año siguiente se hizo una nueva adjudicación al contratista actual, el consorcio AIA – Concay, pero ya el costo era de 85 mil millones de pesos, es decir, el doble de lo fijado al comienzo. Se quiso cobrar un nuevo impuesto, pero la ciudadanía protestó, y el Alcalde se calló.

En febrero del 2013 se iniciaron los trabajos (ya habían transcurrido 8 años desde que fue ideado el proyecto), y se anunció, a bombo y platillos, que la obra sería entregada en junio de 2014. Su nuevo costo ya no era ni el inicial, de 45 mil millones, ni el del 2012, de 85 mil millones. La nueva cifra era de ¡186 mil millones! Cuatro veces superior a la inicial.

Ante semejante desfase, el director del IDU le manifestó a la comunidad que el déficit se cubría con otros recursos del Distrito. Era lo justo, tratándose de errores evidentes de la administración. El propio alcalde Petro realizó un recorrido por la obra, se hizo tomar la foto de la publicidad, y prometió que el proyecto se entregaría en octubre del 2015. Y hasta creímos que esta vez hablaba en serio. Los colombianos, y en este caso los bogotanos, somos crédulos, somos ingenuos. Por eso, vamos como vamos. Por eso, el país no progresa. Por eso, nos dan gato por liebre.

Pues no: ya la entrega no será este año, y no se sabe si será el entrante, o el que sigue, o cuándo. Mientras tanto, la ciudadanía vive desesperada ante el enredo fenomenal en que se han convertido las calles del sector (y de toda la ciudad). Como si no bastara tanto suplicio, el director del IDU comunica que existe un déficit de 107 mil millones de pesos para concluir los trabajos (que se dice van en el 55 por ciento), y que dicha suma, por supuesto, deben cubrirla los sufridos contribuyentes con un nuevo impuesto de valorización.

Por su parte, la comunidad se rebela ante la indolente pretensión de volver a cobrar lo que ya se pagó. Se siente engañada, frustrada, rabiosa por la ineptitud de las autoridades en la ejecución de las obras, y su falta de sensibilidad en el cobro de los impuestos. Para la muestra está el aumento desproporcionado del avalúo catastral, que corre como rueda loca y nadie lo detiene.

Los recaudos por predial se triplicaron en siete años, al pasar de 761 mil millones de pesos en el 2008 a 2,1 billones este año. En los años recientes, muchos avalúos catastrales tuvieron alzas acumuladas del 20, del 25 por ciento, y mucho más, mientras los ingresos del ciudadano crecen a ritmo muy inferior. Es preciso medir la capacidad de los bolsillos y frenar la carrera alocada de los funcionarios alcabaleros.

Para que los impuestos sean sensatos y se paguen con agrado deben ser humanos. La “Bogotá Humana” del alcalde Petro solo existe en su imaginación fantasiosa. Solo existe en el pregón publicitario.

 

[email protected]