9 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

U. Nacional y Minambiente presentaron Plan de Conservación de Palmas

21 de abril de 2015
21 de abril de 2015

 

Este Plan presenta de forma clara y contundente especies que están amenazadas, su ubicación y finalmente plantea una serie de usos y recomendaciones que ayudarían a la conservación y manejo sostenible de las palmas en cada región del país.

Según las investigaciones, de las 252 especies encontradas, 54 se encuentran en alguna categoría de amenaza, poco más de la mitad de las especies amenazadas son endémicas.

La región andina es la que tiene el mayor número de especies exclusivamente colombianas (especies endémicas) y aquellas cuya supervivencia está más amenazada. De las 54 especies de palmas de Colombia que se consideran amenazadas, 26 (55 %) son habitantes de los Andes. La segunda región con mayor número de palmas amenazadas es la región Pacífico (19 especies), mientras la Amazonia alberga solo una de las especies de palmas amenazadas.

El mayor número de endemismos se presenta en la región Andina, con 27 especies, que representan el 55 % de las especies endémicas del país. Dentro de la región Andina, el Valle del Magdalena incluye una concentración importante de endemismos en palmas (9 especies).

Colombia cuenta con 252 especies conocidas de palmas y 45 géneros.

Estas palmas endémicas, exclusivas de Colombia, representan un gran reto como nación pues de extinguirse se perderían del ecosistema mundial para siempre, como es el caso de la palma Mararay de San Carlos, de la que sólo se conocen ocho individuos que están ubicados en el municipio de San Carlos en Antioquia. La palma americana de aceite o Nolí es otra especie que está hoy en peligro de extinción por la pérdida de su hábitat.

Según el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo López, esta es una gran oportunidad para el país que permite encontrar soluciones de protección y conservación al mismo tiempo en que se presentan nuevas oportunidades de desarrollo económico y social en las zonas rurales de Colombia. Es un llamado al sector público, privado y a la sociedad civil a conocer y proteger la diversidad de nuestro país, en este caso de las palmas silvestres.