7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No podemos caer en situación de estado dialogante

21 de abril de 2015
21 de abril de 2015

 

1. Hacemos un llamado a la serenidad por parte del Gobierno Nacional y de los distintos sectores políticos frente al momento que vive hoy el proceso de paz para evitar caer en provocaciones que afecten la institucionalidad del país.

2. Ratificamos el apoyo de una salida negociada al conflicto, como tradición histórica del Partido Conservador, para lograr la paz que tanto anhelan los colombianos.

3. Fijar plazos dentro del proceso fue una insistencia permanente desde el Partido Conservador en la campaña presidencial como una de las condiciones fundamentales en el marco de las negociaciones y por ello respaldamos la decisión de que estos plazos se fijen, pues no podemos caer en situación de Estado dialogante como planteaba Álvaro Gómez. Debe existir conciencia de lo que significa fijar plazos y por ello planteamos los siguientes puntos:

1. El Gobierno deberá buscar establecer acuerdo en los plazos, los cuales no deben ser prorrogables bajo ninguna circunstancia.

2. De no existir acuerdo para dichos plazos deberá ser el Gobierno Nacional quien los establezca unilateralmente.

3. En el evento de no firmarse un acuerdo dentro del plazo establecido deberá entenderse como una negociación fallida.

4. No se puede permitir ni incentivar la politización de la paz. El Gobierno deberá exigirle a sus partidos de la Unidad Nacional no utilizar la paz de cara a las elecciones de octubre conllevando a una mayor polarización nacional y haciéndole daño al proceso.

5. La Comisión de Paz del Partido Conservador se reunirá en los próximos días con los doctores Humberto de La Calle y Sergio Jaramillo con el fin de analizar las perspectivas del proceso.

6. Rechazamos tajantemente la actitud de las FARC al pretender que no está pasando nada, sin admitir su responsabilidad en los hechos ocurridos en el Cauca. La confianza del pueblo colombiano se ha fracturado y la paciencia se ha agotado; por ello rodeamos y consideramos inaplazable la decisión del Presidente Santos de poner un plazo a los diálogos de la Habana, pues solo así el país podrá recuperar la fe en el proceso de paz.