1 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Mamá, llegó el circo

27 de abril de 2015

armando rodriguez
−Mamaaa, ¿dónde estás? –gritó Sebastián.

−No grites que no soy sorda –dijo su madre sofocada–. Qué te pasa mocoso de los infiernos, ¡qué bicho te pico!

−¡Mamita, mamita!, llegó el circo. ¡Yo lo vi!, está en el parque.

La madre respiró con lentitud, y al ver a su hijo a punto de un colapso, expresó:
−Hijo, por Dios, ¡qué circo ni qué pan caliente! Ponte a hacer las tareas que hartas tenés pa’ mañana.

−Maaa, es verdad. Llegó el circo. Te lo juro por diosito lindo, es el mismísimo circo. ¿Me crees?

−Vamos, tómate el jugo, y explícame ese cuento.

−Estaba jugando en el parque, cuando oímos la música del circo, tu sabes, ese para pa pum, pa pum, pa pum,  –y el niño marchó en círculo, rodillas en alto y bamboleo de brazos, al compás de una banda imaginaria−. Venían mujeres bonitas, con camisetas de colores, entregando volantes. Atrasito estaban los payasos haciendo recocha, gritando vivas a un señor risueño que aparecía en fotos por todos lados: en los volantes, en las camisetas, en afiches y pancartas. Yo creo mamita, que si ese señor de las fotos se ríe, es porque está feliz de trabajar en el circo.

−Apure “culicagao” que tengo mucho oficio y todavía me falta hacer de comer –dijo con desespero la madre.

−Cálmate  −repuso Sebas para seguir con su relato−. Despuesito aparecieron los zanqueros y los mimos, mas charros que ni pa’que. Los zanqueros escupían fuego y los mimos nos mamaron gallo hasta que nos totíamos de la risa. Llegaron carros pitando y con música a todo taco, llenitos de papeles y afiches del señor risueño. Había muchos payasos mamá, cantidades de payasos. Yo nunca me imaginé que un circo tuviera tantos payasos, ¡qué risa la que me dio! También vi malabaristas que hacían lo que les pedían. ¿Y sabes quienes venían vestidos de payasos?, pues Pedro el profesor, misiá Eunice la del puesto de salud y don Arnulfo el de la alcaldía. Pero un tantico mami –dijo el niño−, que lo mejor fue cuando llegó la estrella del circo, el señor de las fotos, rodeado de mucha gente. Ese señor se las sabe todas, es un adivino, pues hablaba de lo que iba a suceder y le prometía de todo a la gente. Ese sí que es un bacán, si lo hubieras visto mamita, saludó a todos por el nombre y a las mujeres de beso. Luego los de la junta de acción comunal anotaban la cédula y la dirección de los que querían ir a la función y les repartían mercados.

El papá, que había escuchado en silencio a su hijo, dijo desde el comedor:

–No seas pendejo Sebastián que eso no es un circo, es una campaña política; más bien coja oficio y váyase a estudiar que el tiempo perdido lo cobra Dios.

http://quindiopolis.blogspot.com/