3 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Constituyente para la justicia

20 de abril de 2015

ferney pazCon la misma hubo ampliación de la participación política, mayor pluralismo, consagración y protección de los derechos fundamentales, la acción de tutela, nuevos organismos judiciales, Corte Constitucional, Fiscalía General de la Nación, Consejo superior de la Judicatura, la Defensoría del Pueblo, con el sano propósito de buscar una mejor  aplicación de justicia en el país, con resultados negativos en esta materia tan  fundamental para la convivencia social.

Han transcurridos dos décadas y esa Constitución del 91 ha sido manoseada con 30 reformas y más de 450 proyectos de reforma generándose una inestabilidad jurídica que ha dado nacimiento a la tesis del control de constitucionalidad de las reformas constitucionales mediante los vicios de competencia, que nos hace concluir que ha llegado el momento de pensar seriamente en una revisión integral de la carta política, pero no a través de actos legislativos tramitados por el Congreso de la Republica, por los intereses de partido, de grupos, y ambiciones soterradas que allí se ventilan, como lo demuestran las experiencias cuando de modificar la constitución se trata.

No es hipérbole decir que la mayoría de los colombianos coincidimos en que el Congreso ha dado muestras de ser incapaz de afrontar y resolver los múltiples problemas sociales, económicos, de seguridad, manejo técnico de un adecuado plan de desarrollo que le garantice a la nación su futuro, actuando más como apéndice del ejecutivo, no siendo gratuita la larga, virulenta y persistente campaña de desprestigio contra los organismos de representación popular, incluidos los partidos políticos, al considerar los diferentes estamentos de opinión que durante más de medio siglo esos Congresos elegidos en los últimos años solo han servido para apoderarse del presupuesto, en el pasado con los llamados auxilios parlamentarios, en la actualidad con los cupos indicativos, diligentes para imponer cargas tributarias y aprobando con sumisión cuanta reforma  fiscal presente   el ejecutivo, retrasando o eludiendo reformas estructurales en salud, de pensiones, de justicia, como se demuestra con la que  se tramita en donde se ignora al ciudadano de a pié.

A lo anterior se le suma la presencia en dicha Rama Legislativa de personajes de dudosa reputación, muchos vinculados a grupos al margen de la ley, como se ha comprobado con las sentencias condenatorias por parte de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, listado de parlamentarios que daría para llenar una columna.

La falta de credibilidad de la institución parlamentaria estimuló y propició  una reforma constitucional a través de una Asamblea Nacional Constituyente del año 1991, en donde se clausuró el Congreso, arca de Noé de la clase política, celosamente cerrado y abroquelado a cualquier intento de renovación y cambio, situación que pareciera se reviviera en el momento presente por cuanto se escuchan con insistencia voces autorizadas de la academia, la juridicidad, sociedad civil, litigantes, de la necesidad de que se convoque una nueva Asamblea Nacional como instancia política para modernizar el Estado en esta etapa  del post conflicto en tema  crucial como lo es la justicia, ante la impotencia de un Congreso de estudiar con objetividad, sin intereses de partido, ambiciones ilógicas, la organización judicial hoy  amenazada por un remedo de reforma sin sentido denominado de equilibrio de poderes, en donde se consagra  la creación de un engendro burocrático que se encargará del auto gobierno de la rama con el pomposo nombre de Comisión Nacional de Gobierno y Administración judicial, que a su vez estará integrada por un Consejo de Gobierno Judicial, una Junta Ejecutiva de Administración Judicial, una Gerencia de la Rama Judicial y una Dirección de la Magistratura. Se necesitará guardas de tránsito para  garantizar la libre locomoción de tanto funcionario por los pasillos del palacio de justicia.

La idea de una Asamblea Nacional Constituyente debe ser considerada  como una propuesta que merece ser debatida, y no ser rechazada de plano por cuanto constituye una forma del poder ciudadano con la característica de ser derivada, por tratarse de una institución jurídica prescrita en la Constitución política, sin que ello implique como lo tratan de insinuar  voceros oficiales un rompimiento del orden institucional, manteniendo la plena vigencia del marco normativo estatal, salvo aquellos temas que se decida expresamente derogar.

Ahora bien, lo que no es sano para la institucionalidad, como se consagra en la teoría constitucional es que el control del poder, se haga por el mismo poder, máxime  cuando está en manos de  corporaciones cuestionadas, sin ninguna confiabilidad ciudadana, que nos hace reflexionar que ninguna ley o reforma  será buena  cuando tiene ese origen.

Reconocemos que la Constitución del 91 es positiva en principios, derechos y deberes fundamentales, pero falla en el capítulo de justicia, en donde se  diseñaron instituciones que a lo largo de estos años han dado pobres resultados en materia de eficiencia y eficacia de la actividad  jurisdiccional y si episodios de inseguridad jurídica, escándalos de corrupción, casos de los tristemente célebres Pretel, Villarraga,Miranda, Escobar Gil y Rojas Ríos,  investigaciones en mora de ser reveladas las conclusiones a la opinión pública, que observa perpleja como transcurren los días sin que se conozca  pronunciamiento alguno, con  un gran temor que se imponga el trámite procedimental del TAPE , TAPE,TAPE.

Estamos a tiempo de darle al país un nuevo modelo de justicia y no nos lo impongan desde la Habana.

Adenda: A propósito del memorando de entendimiento suscrito en días pasados por la Presidencia de la Republica, Ministerio del Transporte, Aerocivil,  Gobernación de Caldas, y Alcaldía de Manizales ,en donde se  pretende  trazar una hoja de ruta para la continuidad de las obras civiles de aerocafé las cuales  se encuentran al garete por diversas circunstancias que van desde lo técnico a lo presupuestal, conviene se analice con la mayor objetividad lo allí planteado para determinar si en realidad existe la voluntad política del Gobierno Nacional para sacar adelante este anhelo de los Caldenses.

Memorando de  entendimiento es un documento parecido a un contrato  que jurídicamente no vincula a las partes, que solo tiene como objetivo dejar constancia del propósito de los firmantes en llevar a cabo en un futuro una actividad o la realización de una obra, presentando características  precisas, que no son más que las siguientes:

Una declaración oficial, debidamente sustentada, en el que las partes firmantes están comprometidas en ejecutar el proyecto objeto de  estudio; una revisión detallada con aclaración de los puntos o asuntos claves que han impedido llevar a cabo la negociación, el contrato respectivo, o la obra; una valoración del interés de la otra parte para llevar a cabo el respectivo contrato o la obra objeto del memorando  de entendimiento; un análisis detallado de los avances de la obra o del proyecto, y la más importante, se proporcionen las garantías en caso de que el acuerdo o memorando de entendimiento suscrito llegare a fracasar.

Por lo visto, el documento que se ha dado a conocer no reúne los presupuestos atrás analizados y no pasará de ser un canto a la bandera, manejado con suma habilidad administrativa por el gobierno central en  esta etapa preelectoral, para evitarle un descalabro  en el mes de octubre a los candidatos que presente la unidad nacional  y puedan tener una respuesta al votante sobre este malogrado proyecto que viene generando inconformidad, críticas y cuestionamientos al  jefe de Estado por las promesas incumplidas.

Así las cosas, ese memorando de entendimiento más parece un memorando de entretenimiento, para bajarle temperatura a los justos reclamos de una población que se siente burlada, abandonada en su transporte aéreo y por fuera de los planes de desarrollo aeronáutico que tanto pregona el responsable de esta área de infraestructura  a nivel nacional..

Bogotá, Abril  21 de 2015.

Columnas del autor

*Una bofetada al principio de la igualdad.
*Los presupuestos de los municipios y departamentos en la mira de la mala política
*La ética no tiene nada que ver con el derecho
*El papel del litigante en la crisis judicial
*Delincuentes de guantes y cuello blanco
*La paz por encima del Derecho?
*Paz integral y no maquillada de esperanza
*Vocación de poder del liberalismo
*La gendarmería o policía rural
*Voces de alarma por los avales.
*La justicia en deuda. Efectos de un paro
*Reflexiones o inflexiones de fin de año
*Quién hace respetar y cumplir la Constitución
*Las promesas electorales
*El desplazamiento forzado: carne de cañón electoral
*No nos llamemos a engaño: el sistema judicial tocó fondo
*¿Un PRI a la colombiana?
*Una sociedad con problemas
*¿Quién mató al general Uribe Uribe?
*Reformas tributarias, tortura china para los atribulados contribuyentes colombianos (I)
*Reformas tributarias – Tortura China para los contribuyentes (II)
*La mala hora de Manizales
*Equilibrio de poderes o más poderes para el Congreso de la República
*¿Monarca o jefe de un partido político?
*Reformar lo que haya que reformar: Santos II
*Cierto es: acercar la justicia a la gente del común. Pero ¿cuándo?
*La ampliación del período presidencial. Se justifica?
*Vuelve y juega. La ampliación de los períodos
*Lo social de derecho. ¿Se aplica?
*El Congreso frente a la sociedad civil
*Derrotar la corrupción: tarea del próximo mandato
*Cuidado con el unanimismo
*La calentura no está en las sábanas, si no en la fiebre del enfermo
*Las otroras ideas liberales
*La puerta giratoria. Vicio para extirpar
*Paz: que el pueblo decida
*¿Justicia Ideologizada?
*El narcotráfico. Fin de un flagelo?
*Avatares de una reelección
*Restauración moral sí. Restauración ética sí.
*Preguntas para los candidatos presidenciales.
*Rescatar la seguridad jurídica
*El derrumbe de la Licorera de Caldas. ¿Quénes responden?
*Un país que ha llegado al estado de anomia
*El 9 de abril: fecha imposible de olvidar
*La mala hora de Buenaventura
*La institucionalidad frente al caso Petro
*La ética en la política: la gran derrotada
*Renovación o la misma harina en diferente costal
*El manoseo de la Constitución Política
*Nubarrones para la pensión de jubilación…
*La inseguridad ciudadana
*El período y forma de elección de los magistrados
*El abstencionismo
*Las trampas electorales.
*El transfuguismo o estafa política
*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial