28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Asesores del general Mora renuncian ante cambio de sus funciones como negociador en La Habana

26 de marzo de 2015
26 de marzo de 2015

 

La determinación se tomó después de un encuentro entre altos mandos militares y Santos quien aseguró que Mora Rangel cumpliría otras funciones dentro del territorio nacional que lo apartarían de la mesa de conversaciones.

En la misiva enviada al mandatario de los colombianos, el contralmirante (r) Luis Carlos Jaramillo Peña y los generales (r) Ricardo Rubianogroot y Víctor Álvarez Vargas, quienes se desempeñaban como asesores de Rangel en la mesa de conversación de La Habana, señalan que resulta desconcertante para el grupo de asesores “escuchar al señor presidente, en la reunión que sostuvimos algunos generales y almirantes de la reserva activa en el Palacio de Nariño el pasado 17 de marzo, confirmar que el señor general Mora tendría en el territorio nacional otras funciones que lo separarían de la mesa de La Habana, como serían las de acompañarlo a visitar unidades militares para explicar la evolución de las negociaciones en su condición de testigo de excepción por su permanente participación en ellas”. Asimismo cuestionan la determinación de Santos de apartar de la mesa al alto oficial: “¿Qué pudiera ser más importante que esta difícil y compleja negociación del punto crucial del proceso para apartar al general Mora de la mesa?”.

Además agregan que, “sin cuestionar la plena autonomía del señor presidente, pues claramente la tiene para dirigir todo lo concerniente con las negociaciones, incluyendo la asignación de los plenipotenciarios, creemos que en este momento al separar de la mesa, aun temporalmente, al señor general Mora, en especial cuando está por discutirse el punto tres de la agenda ‘fin del conflicto’, es decir, el que verdaderamente toca con temas militares, como la desmovilización, la dejación/entrega de las armas y el cese al fuego bilateral y definitivo, es algo que no podemos comprender y en el que estamos completamente en desacuerdo”.

El grupo de exasesores consideran que esa determinación es “perjudicial para la negociación y en particular para con la fuerza pública”, pues deben existir motivos diferentes a los expuestos que justifiquen tan decisión.

Los oficiales retirados expresan en su carta a Santos que “Coherentes con lo anterior, creemos que es nuestro deber y obligación presentar nuestra dimisión al nombramiento de asesores con el que fuimos distinguidos, agradeciendo a los señores presidentes del cuerpo de generales y almirantes y de Acore la confianza en nosotros depositada”.

Finalmente, lamentan que las circunstancias no hayan permitido llegar hasta el final del proceso por las razones anteriormente señaladas, y enfatizan que se cumplió a cabalidad con el compromiso, lo que les permite sentir una plena satisfacción.