28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Comenzó la cuenta regresiva

5 de marzo de 2015

Banderas, camisetas fucsias, bombas multicolores más un denso peregrinar de militantes de  varios partidos políticos, pero en especial del movimiento Firmes estaban acomodados a lado y lado de la vía a la espera de la llegada de la precandidata a la gobernación del Quindío Sandra Gómez.

La espera se hacía  inusual aunque  adentro de la sede oficial  ya se encontraban los funcionarios de la Registraduría quienes no dejaban de atender a cientos de ciudadanos que ocupaban las sillas tras alguna diligencia  de su resorte.

Un cuidadoso cerco se dispuso a la entrada del lugar, el cual tiene un área discreta que no permitía el ingreso más allá de los cercanos a la candidata, los periodistas y unos líderes que aparecieron como si de la nada para hacer sentir con su presidencia una agobiadora militancia.

Especialmente, como curiosidad del evento, fueron muchos los dirigentes  liberales que ingresaban y recibían un peto blanco con algunos bordes fucsia que se calaron con decidida intención.

Luis Fernando Velásquez Botero, Henry Gómez Tabares-ex gobernadores liberales-,  Álvaro Berrio Piedrahita-exconcejal  liberal-,Oscar Castellanos- concejal liberal de armenia-,James Brito Peláez- exrepresentante liberal-Wilhem Alonso-exconcejal liberal de Calarcá-, Carlos Alberto Duque- exalcalde liberal de Circasia, Oscar Arbeláez Londoño-exalcalde liberal de Quimbaya-, entre otros  curtidos dirigentes rojos  hicieron la fila para  el besamanos a la precandidata Sandra Gómez, sin un sonrojo.

Proclamaron su indefectible apoyo a la aspirante y dejaron entrever un singular malestar para con las directivas del carrielismo, que había  ostentado hasta hace poco  las mayorías de lo que antes se denominada el movimiento  de integración liberal, Mil.

Afuera continuaba el peregrinar de gentes venidas de los diferentes municipios del departamento donde se distinguían  varios candidatos a las alcaldías.

Tras una hora de espera y previo un efusivo discurso en defensa de la familia y los principios éticos en la administración pública, Sandra Gómez hizo su respectivo introito a lo que será su carrera para la consecución de cerca de cien mil firmas, según se lo ha propuesto, para garantizar con creces la inscripción de su nombre como candidata la gobernación del Quindío, una vez lo permita el calendario electoral.

La improvisada tarima por momentos parecía oscilar entre la Registraduría y el CAI Fundadores ante la vehemencia de la precandidata frente a sus seguidores.
Una avalancha de fotógrafos tras las placas y camarógrafos de televisión se vieron con dificultades para efectuar su trabajo dada la multitud, mientras Luis Guillermo Mejía se veía en calzas prietas para controlar la avalancha de correligionarios.

Entretanto, Atilano Giraldo y Antonio Restrepo, representantes a la cámara, dejaban entrever un rictus de satisfacción en sus rostros.

Por su parte, nadie sabe que estarían pensando a esa hora Sandra Paola Hurtado, gobernadora del departamento en su despacho del piso 19 del Palacio departamental y Luz Piedad Valencia, alcaldesa de Armenia, en el Centro Administrativo Municipal.

El ritual frente a las autoridades electorales no duró más de 15 minutos mientras se leía el acta pertinente y el murmullo ensordecedor de los militantes de Cambio Radical, Firmes, liberalismo, conservadores, independientes y una cofradía de políticos en efervescencia volvían a atalayar a la señora Gómez quien tuvo nuevamente que dirigirse a la muchedumbre que no se movía de  ese entorno al norte de la ciudad.

Una vez garantizada la legalización de un proceso de precandidatura y el comienzo de una etapa definitiva que durará cerca de tres meses para la recolección de las firmas cinco carros modernos con altoparlantes y el poster de cuatro por cuatro de la dirigente comenzaron un periplo que los llevará varias veces por los doce municipios del departamento.

CAMPAÑA ANTICIPADA

La estrategia de los asesores de Sandra Gómez saben de sobra que el proceso de recolección de firmas es un ejercicio que de antemano deja una campaña hecha en el momento de que algunos otros apenas comenzarían utilizando los rituales del aval de sus correspondientes partidos políticos.

Si se atienen a los resultados de la campaña de hace cuatro años que llevó a Sandra Paola Hurtado a la gobernación del Quindío es fácil colegir que el fenómeno se repetirá.

Además interpretar la política en el Quindío es muy fácil por el conocimiento que se tiene de sus actores y sus movimientos.

Un candidato inscrito por firmas está libre de ataduras para coaliciones insinuadas desde Bogotá y mientras Cambio Radical hace todo lo posible para tener candidato a la alcaldía de Armenia, lo que es un acertijo sin dudas, la precandidata  a la gobernación lo hace por firmas dejando sin maniobras a aspirantes de paupérrima aparición como Fabio Olmedo Palacio que con el solo aval del partido de la U. no tendrá que esperar a que el calendario electoral le permita hacer campaña, mientras sus rivales le llevarán kilómetros de distancia( si es que alcanza a inscribirse) amén de la precariedad electoral de esa colectividad y la poca aceptación que su nombre ha tenido en la ciudad.

Las cosas quedan claras. Un partido liberal maltrecho con varias de sus principales fichas sin problemas de doble militancia porque están haciendo un ejercicio por firmas, el conservatismo parasitario esperando dádivas en sus garajes, el partido de la U. sin militantes y huérfanos de representación parlamentaria, mientras los más comienzan a deslizarse para no dejarse sacar de la sombra del árbol frondoso.

Este viernes realizará un ejercicio similar en lo que concierne a ritual legal el cura Carlos Eduardo Osorio, no sabe en qué camisa de once varas se ha metido, porque el trabajo de conseguir firmas y luego votos, necesita  infraestructura política y dinero y es lo que menos tiene el sacerdote en licencia.

Lo acompañarán Clara Luz Jaramillo, Blanca Uribe y una que otra distinguida dama de lo que llaman sociedad en Armenia y su amigo del alma Eduardo Mejía, quien mira con discreción eso que llaman “política” y por supuesto él que lo metió en el embrollo, el solitario Jorge Eliécer Orozco.

La suerte está echada.

Armenia, marzo 8 de 2015