9 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡¡ BASTA!!!

5 de marzo de 2015

hernando arangoEn esta tarea han estado Piedad la santa, Iván el bueno y la caterva de malevos que en este país invierten su tiempo en buscar hacer  más amplia la lista en la que ellos se encuentran referenciados y de esa manera su vida se verá recompensada, sin importar que aportan al país y a la paz, o que daño hacen con eso. Claro que capítulo aparte tiene el Fiscal General de la Nación, para quién su labor no estará cumplida hasta tanto lleve a Uribe y a sus seguidores a la cárcel. Desde luego que no ahorra ladrillo ni micrófono para vociferar lo que entre manos tiene, sin importar para nada las reservas a los procesos que por ley está obligado a guardar. Tampoco le importa callar ante denuncias que en su concepto no deben ser profundizadas, como es el caso de los millones que en algún momento entraron a una campaña para la presidencia y la repartición que de ella se hizo por parte del tal JJ. Tampoco se ha cuestionado este Fiscal sobre lo que el “super” hacker hacía en Andrómeda y en la campaña Santos, antes de ser enviado a la campaña de Zuluaga, lugar en el que algún pajarito le informó que el sujeto estaba listo para un allanamiento y así tender el manto de dudas que finalmente permitió la reelección de su compadre.   

Ahora, y aprovechando el paso del “super” hacker por los calabozos de la Fiscalía, se ha logrado que “hable” o “cante” la canción que se necesita, en el tono y con la música deseada, para que la “verdad” necesaria se convierta en la “verdad procesal” en el juicio que se le adelanta, verdad que TIENE que servir a la causa. Ahora, bajo el mismo tratamiento se tiene a la señora Hurtado, exdirectora del DAS, en esos calabozos. Ella tendrá que aprender el lenguaje, el tono y demás asuntos relativos a la “verdad” que es necesario presentarle al país, y siempre con la tendencia buscada de enlodar a Uribe, o a cualquiera de sus seguidores. De eso estamos notificados ya los colombianos.

De esta manera, cuatro años después, se le sigue metiendo leña a la candela; candela mediante la cual las llamas  incendian el tema político y buscan meter a Uribe entre los palos, lo que no ha conseguido hasta ahora, como quiera que nadie se ha querido comprometer a denunciarlo. Ese meter a Uribe entre los palos, lleva también a una reacción airada, acaso extrema, de Uribe mismo y sus seguidores. Reacción ésta que, paralelamente, nos tiene hasta las narices y que nos preocupa a los ciudadanos de a pie.

Reacción que en veces no nos permite dilucidar con claridad el verdadero matiz de los asuntos de importancia para el país. Reacción que puede tener elementos ciertos sobre lo que se viene haciendo en Cuba con las Farc y de las consecuencias que sobrevendrán con lo que de allí salga. Reacción que finalmente no aporta al proceso. Reacción que tiene orígenes y fundamentos en la guerra desatada por el Estado, representado por el Fiscal.
¿Será mucho pedirle al Fiscal, de una parte, y a Uribe de otra, que le mermen. Que es malo para Colombia el usar de los instrumentos del Estado para acosar inclementemente a alguien, como en este caso a Uribe?

¿Será mucho pedirle a Uribe que le merme a su oposición virulenta y que, con su lúcida mente, contribuya a dar claridades a los importantes problemas que nos aquejan?

¿Será posible que se entienda, en bien de todos, de la paz, del sosiego, del progreso, que ninguno de los bandos que así se han conformado está contribuyendo a la construcción del país que en adelante tendremos, en el que habrá que manejar nuevos conceptos, nuevas relaciones, nuevas obligaciones, si la paz finalmente se acuerda y nos podemos dedicar a afianzarla?

¿Y el mismo Presidente de la República podrá entender que es de su obligación el promover la armonía, el entendimiento y el respeto entre todos, y proscribir, en la acción, y por la  vía del ejemplo, toda frase, gesto o manifestación que aparte a unos, o a otros, de la solución de los problemas comunes?
Manizales, marzo 5 de 2015.