28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Nicolás Gaviria reconoce su error y presenta disculpas por lo acontecido en incidente con la Policía

5 de marzo de 2015
5 de marzo de 2015

Mi intención nunca fue la de dañar o irrespetar a persona alguna, la de desconocer la labor de la Policía, desafiar a la autoridad o la de involucrar a personas influyentes de la vida pública”.

Nicolás Gaviria ofreció excusas reconociendo su condición humana frente al miedo diciendo “Entiendo, sin embargo, que cometí un error; ante el temor por el enfrentamiento con el grupo de taxistas, no supe afrontar de manera adecuada la situación y a pesar de no tener la intención de dañar, he causado inconvenientes, molestias y problemas a muchas instituciones y personas ante quienes deseo excusarme, siendo la principal la Policía  Nacional de Colombia, institución muy cercana a mi corazón”.

Gaviria reconoció su error y agregó que “No puedo hacer otra cosa que enfrentar las consecuencias de mis actos; entiendo además que una conducta como la mía dé lugar a un debate público sobre el comportamiento social frente a las autoridades y celebro y convoco a que esta discusión se dé de manera edificante frente a la sociedad”.

Bogotá D.C., 04 de marzo de 2015

Carta abierta a la opinión pública y a los medios de comunicación

Como es conocido por la opinión pública, el sábado pasado protagonicé un desafortunado incidente en el que después de considerar que un taxista que me prestó sus servicios, abusó de la tarifa, se presentaron varios de ellos en apoyo al primero, generando una discusión acalorada, intimidante y desigual que terminó finalmente con la intervención de la Policía.

Molesto, y bajo el influjo del alcohol, pero consciente de que no había cometido falta alguna, agredí verbalmente a la autoridad, usé un vocabulario inapropiado y acudí a mecanismos indebidos en procura de mi propia defensa. Mi intención nunca fue la de dañar o irrespetar a persona alguna, la de desconocer la labor de la Policía, desafiar a la autoridad o la de involucrar a personas influyentes de la vida pública.

Entiendo, sin embargo, que cometí un error; ante el temor por el enfrentamiento con el grupo de taxistas, no supe afrontar de manera adecuada la situación y a pesar de no tener la intención de dañar, he causado inconvenientes, molestias y problemas a muchas instituciones y personas ante quienes deseo excusarme, siendo la principal la Policía  Nacional de Colombia, institución muy cercana a mi corazón.

No puedo hacer otra cosa que enfrentar las consecuencias de mis actos; entiendo además que una conducta como la mía dé lugar a un debate público sobre el comportamiento social frente a las autoridades y celebro y convoco a que esta discusión se dé de manera edificante frente a la sociedad.