7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Urge corregir fórmula que fija precios del gas natural para el Caribe

10 de diciembre de 2014
10 de diciembre de 2014

 

El impacto es muy simple, habrá un alza que repercutirá en todos los hogares, los sectores comerciales y la producción industrial de la región, desestimulando el clima de los negocios y afectando la calidad de vida de la población, porque un salto tan brusco en los precios no hace sino generar efectos negativos.

El precio del gas se determina en Colombia de acuerdo con la oferta y la demanda. En el año 2013 se adoptó una política de precios del gas a cinco años, la cual se hizo tangible mediante subasta pública entre las empresas interesadas dándole prioridad al ítem de la escasez de gas, para atender primero a las empresas distribuidoras de gas domiciliario y dejando de último a las empresas generadoras del sector térmico.

En ese año el precio por millón de BTU fue de US$ 4.35, valor por medio del cual muchas empresas consiguieron gas y otras no. Para el periodo 2014 – 2015, el precio establecido mediante fórmula fijada por la Comisión de Regulación Energética, Creg, y negociado con las empresas involucradas en el negocio del gas fue de US$5.45 por millón de BTU, lo que implica un alza del 25,3 %(5.45/4.35). A mi juicio es un aumento exagerado, requiriéndose de manera urgente que la Creg revise la fórmula y es lo que le estoy solicitando al Ministerio de Minas y Energía que gestione ante la autoridad reguladora.

Lo que me llama la atención es que en relación con el gas domiciliario el reajuste se de en el 25.3%, las empresas del sector tienen prioridad en la compra del gas y debieron negociar a cinco años a un precio de US$ 4.35 por millón de BTU

Debido a la escasez del gas y a su alto precio, hoy las térmicas de Gecelca están utilizando como combustible el carbón, ya que el millón de BTU es más barato que el del gas. Recordemos que actualmente las térmicas pagan los combustibles a precio de mercado, no reciben como en el pasado subsidio del gobierno.

La política del gas en Colombia debe estar orientada a incentivar la exploración dado el bajo precio del insumo y en la Región Caribe necesitamos mucho y es necesario que Venezuela nos suministre ese energético vital para nuestro desarrollo. El gas de Cusiana y del resto del interior del país tiene graves problemas de transporte, lo cual le impide ser parte de la política trazada. Ese gas no tiene gran demanda como sí la tiene el gas en la Región Caribe, por eso vemos una diferencia de precios que en este caso nos perjudica a todos los niveles.

Entendemos que actualmente la demanda de gas en la Costa Caribe es mayor que la oferta y ello implica que el precio se incremente dada la irreversibilidad de la ley económica de oferta y demanda. Sin embargo, es hora de revisar la fórmula de incrementos y hay que hacerlo de manera inmediata, es lo que he sugerido respetuosamente al Gobierno Nacional.

Cuando hablo de revisar la fórmula para fijar precios, me refiero a lo más práctico que puede hacerse hoy para evitar una catástrofe socioeconómica en el Caribe, porque el gas natural tiene una incidencia muy grande en el desenvolvimiento regional.

Al señor Ministro de Minas y Energía le escuchamos todas sus explicaciones, las entendemos; valoramos que se comprometa a revisar el impacto generado y le insistimos en que lo inmediato es corregir la fórmula que crea el problema para la Costa Caribe colombiana.

He propuesto una movilización pacífica de toda la sociedad civil caribeña, hay sectores que desean hacer unas marchas tranquilas para dejar constancia de la inconformidad regional y les respeto ese sentir.

Les he pedido a los gobernadores, a los alcaldes, a los diputados, a los concejales, a los gremios empresariales, a los trabajadores, a los voceros sociales, a los padres de familia, a las amas de casa, a los estudiantes, y a los medios de comunicación que nos pronunciemos todos para evitar este panorama nefasto con los nuevos precios del gas natural. Así ha venido ocurriendo en estos días y cada estamento está haciendo lo suyo para que no se aplique una fórmula discriminatoria e inequitativa.

En el Congreso de la República no tratamos de condicionar ni de chantajear ni de buscar favoritismo regional a costa de las iniciativas legislativas del Ejecutivo; lo que hemos planteado es equidad en el trato y en la escucha a nuestros requerimientos.

Pedimos soluciones en el tema del gas natural para que nos concentremos en la reforma tributaria y otros proyectos urgentes, así lo ha expresado la Comisión Accidental del Caribe en el Senado, pero si no hay atención tenemos que ir a una comunidad regional que nos busca para que defendamos sus intereses, lo cual es constitucional y legal y es parte de nuestro compromiso político con el elector.