26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Reforma tributaria no resolvió los problemas de fondo de la estructura impositiva

20 de diciembre de 2014
20 de diciembre de 2014

La entidad apoyó los reparos en las siguientes razones:

·     No estuvo encaminada a la reducción de la desigualdad, sino simplemente a llenar un ‘hueco’, que se abrió por cuenta de la reforma tributaria de 2012.
·   No hubo discusión sobre la conveniencia o no de mantener 89 tipos diferentes de beneficios tributarios en renta, a sectores cuyo aporte al desarrollo del país es cuestionable, como los sectores minero y financiero. El costo fiscal de estos beneficios suman $9,2 billones al año.
·    A pesar de la experiencia internacional, esta reforma no tuvo en cuenta la creación de impuestos que se cobran principalmente a los más ricos y a las multinacionales, como lo son el impuesto a los dividendos y el impuesto a las remesas.
A pesar de la voz de protesta, incluso desde el mismo Congreso, no hubo discusión seria sobre la eliminación de las exenciones en regalías en el pago del impuesto a la renta, por lo cual a las multinacionales se les devuelve lo pagan en regalías.

Esta reforma se convierte en una pieza más de las medidas regresivas que está adoptando el país en materia económica. La reforma de 2012 castigó a las clases media y a los trabajadores independientes. La actual castiga especialmente a sectores productivos en el agro y la industria, haciendo más difícil producir en Colombia y estimulando las importaciones.

Para colmo, el presidente Juan Manuel Santos y el ministro Mauricio Cárdenas ya anunciaron otra reforma para 2015, siguiendo los lineamientos de la OCDE, que podría significar el aumento de la tarifa general del IVA en 1 o 2 puntos, o el posible aumento del IVA a la canasta familiar del 5% al 16%.