22 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sin una mísera pensión, murió El Campeonísimo

20 de noviembre de 2014
20 de noviembre de 2014

william calderonNacido en Marinilla (tierra a la que le dio gran fama) el 26 de mayo de 1932, no pudo coronar jamás una carrera que libró con la paquidérmica burocracia criolla para que se le reconociera una pensión que le ayudara a supervivir.

Unas gestiones estériles

El mítico “Escarabajo” (apodo que le aplicó don Carlos Arturo Rueda por su asombrosa capacidad para trepar por las ariscas carreteras empedradas de la época) llamó varias veces a la puerta del despacho del superministro Fernando Londoño Hoyos, en la primera fase del gobierno del entonces presidente Uribe, para que respaldara su justa aspiración pensional, pero desafortunadamente la decisión final no estaba en manos del jurista caldense  sino en otras abúlicas áreas de la administración. Jamás hubo una mesada para “El Campeonísimo”.

Cualquier parecido con la situación que afronta hoy Martín Emilio “Cochise” Rodriguez, otra gloria del ciclismo nacional, es pura realidad. ¡Qué vergüenza!

Otros apodos que llevó Hoyos

Los reseña el sabelotodo Google al hacer el registro de su deceso, que causó hondo pesar en Antioquia:

Ramón Hoyos, conocido cariñosamente en su tierra como “Don Ramón de Marinilla” y “Don Refuego”, fue la primera gran figura del ciclismo colombiano, encabezando un período deportivo en el ciclismo conocido como« la hegemonía antioqueña», que aconteció en la década de 1950, y que configuraba lo que en aquel tiempo se denominó «Los paisas en caravana».

Algunas marcas del múltiple campeón

Ramón Hoyos poseía el récord de más etapas ganadas en una sola edición de la Vuelta a Colombia, con 12. Además, fue quinto en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos de 1956. Fue una de las figuras deportivas en su país en la década de 1950 en Colombia, ganó cinco vueltas a Colombia, y fue bautizado por el locutor Carlos Arturo Rueda como «El escarabajo de la montaña». Por esta razón, en adelante los ciclistas colombianos fueron conocidos e identificados en el exterior como «los escarabajos».

Los rivales de la licuadora paisa

Los ciclistas procedentes del departamento de Antioquia se convirtieron en los dominadores de la Vuelta a Colombia entre 1953 y 1967, con excepción del año de 1962 en que el ciclista de Boyacá Roberto Buitrago («Pajarito») puso una solución de continuidad al reinado maicero.

Formaron parte del escuadrón paisa, entre otros pedalistas, Honorio Rúa, Héctor Mesa, Tito Gallo, Reinaldo de J. Medina, Hernán Medina, Francisco Luis Otálvaro, Justo “Pintado” Londoño, Roberto Cano Ramírez y “Papaya” Vanegas.

El argentino Julio Arrastía Bricca, que en gloria esté, jugó papel clave en las exitosas carreras de Hoyos y de “Cochise”.  

Don Ramón pintado por Botero

A raíz de sus triunfos, don Ramón fue plasmado en una de las obras de pintor y escultor colombiano Fernando Botero llamada “Apoteosis de Ramón Hoyos”, un cuadro de 1.72 metros de alto por 3.14 de ancho que está colgado en Copenhague, Dinamarca, como parte de la retrospectiva del pintor.

Hoyos le había solicitado a Botero que donara el cuadro para su tierra natal, pero el pintor insistió en que era mejor que estas hazañas fueran conocidas en el exterior.

En su época de mayor esplendor le compuso un porro, que tituló con su apodo “Don Ramón de Marinilla”, el maestro Lucho Bermúdez, que cantaron a dúo Matilde Díaz y Bobby Ruíz con el respaldo musical de la orquesta del artista bolivarense.

El Palmarés de don Ramón

Circula por las redes sociales:

Vuelta a Colombia 1º en la clasificación general año 1953

1º en la clasificación general 1954

1º en la clasificación general 1955

1º en la clasificación general 1956

1º en la clasificación general 1958

38 victorias de etapa.