22 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Roberto Escobar demandó a su sobrino Juan Pablo

19 de noviembre de 2014
19 de noviembre de 2014

Las imputaciones se derivan del libro “Pablo Escobar, mi padre”, de reciente aparición, en el que el sobrino acusa al tío abiertamente de haber traicionado a su padre, al convertirse en informante de la DEA.

Los abogados que apoderan a “El Osito” adjuntaron a la querella un ejemplar de la polémica publicación de editorial “Planeta”, que en librerías cuesta $45.000 y en los semáforos la edición “pirata” se consigue en $15.000.

Una casa en ruinas

La casa que adquirió y ocupó “El Osito” con su familia en una época en el exclusivo barrio La Francia, cuando se estableció en Manizales, sufrió la extinción de dominio y al pasar a manos del Estado, se convirtió en un asustador bien mostrenco.

Con el paso del tiempo, al ver el inmueble desocupado, los amigos de lo ajeno lo  desvalijaron por completo. Alzaron con puertas, ventanas, sanitarios, lavamanos, grifos y todos los componentes de la cocina. Se llevaron hasta el techo. No le dejaron nada a la Dirección de Estupefacientes. Es todo un muladar.

Las deterioradas paredes de la edificación, que está a una cuadra del parquecito de La Francia, ahora sirven de sitio de encuentro y refugio a unos agresivos consumidores de drogas.

En el pasado, el Barrio tenía entre sus vecinos a tres gobernadores de Caldas y a cuatro arzobispos de Manizales.

Más bienes expropiados

Otros dos bienes expropiados por el DNE al hermano mayor de Pablo Escobar Gaviria, en Manizales, que corrieron mejor suerte, fueron el famoso Motel “Arizona”, en las partidas hacia el centro veraniego “La Rochela”, y la bella hacienda “Potrerillo”, dedicada a la cría de caballos de paso fino, que está en el Kilómetro 41 de la vía que conduce   al vecino corregimiento de Irra. En este mismo entorno tienen (o tenían) grandes propiedades los hermanos Ochoa Vásquez, vinculados en el pasado al negocio del narcotráfico. El motel y la hacienda que eran de “El Osito” ahora son explotados comercialmente por recomendados ante la Dirección Nacional de Estupefacientes por veteranos dirigentes conservadores de la región.  

Pregunta para el gobierno

Nos la remite de Barranquilla don Antonio Guihur Porto: Si se dice siempre como disculpa que la gasolina sube porque sube el precio del petróleo, por qué ahora que el petróleo esta bajando vertiginosamente, no baja la gasolina en Colombia proporcionalmente?

En la gráfica pueden ver cómo en USA si se cumple la norma de amarrar el precio de la gasolina al del petróleo y por ello, el galón que hace unos meses estaba a $US4,00, ahora llega a los $US2,94…Allá si cumplen y aquí por que no?.

Un gurú le toma el pulso al dólar

Un economista de muchas campanillas estima que en la medida que el dólar valga más y pueda llegar hasta los tres mil pesos nuevamente, el Banco de la República tendrá que emitir más pesos por cada dólar y, con absoluta seguridad, el aumento del dinero en circulación podría desembocar en un desbordamiento monetario con los efectos inflacionarios que, por ejemplo, hoy vive la vecina Venezuela, con la diferencia de que aquí si hay bienes y alimentos para comprar, pero sus precios se podrían disparar teniendo en cuenta las fuerzas del mercado de oferta y demanda.

Un balance retrospectivo

Hace seis o siete años, los voceros de los exportadores de flores y de otros productos advirtieron al país sobre los graves riesgos que entrañaba para la economía “la revaluación” del peso.

A comienzos de este siglo, años 2001 a 2006, el dólar había alcanzado una tasa de tres mil pesos y por momentos superó tímidamente esa barrera.

Una serie de medidas económicas sumadas a las acciones militares y a reformas legislativas en ordenes sociales y políticos acentuaron cierta confianza de los inversionistas internacionales y comenzaron con la progresiva compra de empresas consolidadas o a participar accionariamente en otras.

El retroceso del billete verde

La “llegada” de la creciente inversión hizo retroceder progresivamente también el valor del dólar, afectado en su origen por la magna deuda estadounidense con China y otras potencias.

Cuando el precio del dólar bordeaba en retroceso los $2.500 col, los exportadores pusieron el grito en el cielo: se cerrarían algunas industrias y el país se vería abocado a un creciente desempleo. Hubo incluso licenciamiento  de trabajadoras en los cultivos de flores y la coyuntura fue aprovechada para buscar alivios fiscales y parafiscales.

Y no se quebraron. Por el contrario, aumentó el número de invernaderos, se aceleró la explotación minera y se intensificó la producción agropecuaria.

Tolón Tilín

Pregunta nuestro economista de cabecera si ahora que el dólar va para arriba, puede uno esperar que se incremente mucho más el empleo y haya un mejoramiento sustancial de los salarios de las trabajadoras de los cultivos de flores y de los trabajadores de las zonas francas dedicadas a la producción de bienes exportables.