22 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El ex presidente Belisario se pone a 8 años del centenario

20 de noviembre de 2014
20 de noviembre de 2014

El decano del imaginario e hipotético Club de los cinco ex presidentes vivos que le quedan a Colombia continúa a la cabeza de los nonagenarios ilustres en compañía de su entrañable amigo, el ex ministro caldense Otto Morales Benítez, el dueño de la carcajada más sonora de Colombia. El riosuceño cumple años el 7 de agosto, como cualquier inquilino asentado en la Casa de Nariño, el mismo día de la conmemoración de la histórica Batalla de Boyacá.

Don José Salgar –integrante de la longeva trilogía —decidió adelantárseles en la partida hacia ese más allá que los poetas (como el doctor “Bélico”) suelen llamar cielo o éter.

En la celebración de los 90

Recordemos que cuando hizo su arribo a la cumbre de los 90 años el nombre del ex mandatario del “Sí se puede” estuvo en las primeras planas de todos los medios porque el Tribunal Superior de Bogotá propuso que lo investigara la Corte Penal Internacional por el  Holocausto del Palacio de Justicia. La iniciativa no prosperó.

El doctor Betancur suele pasar unos noviembres bastante amargos porque se le juntan dos terribles aniversarios: la catastrófica erupción volcánica del Nevado del Ruíz y la espantosa toma terrorista del Palacio de Justicia.

Sus malquerientes siempre lo culpan de las dos hecatombes que borraron del mapa a Armero y masacraron a la Corte Suprema de Justicia.  

Un pecadillo electoral

Un grupo de periodistas descubrió que el hombre fuerte de Amagá cometió una “travesura electoral” en su juventud que le permitió dar el salto de los 19 a los 21 años para poder formar parte de la Asamblea de Antioquia, su departamento.

Por aquellas calendas el muchachón estudiaba derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana y era reportero del diario La Defensa, en el que compartía nómina con los finados periodistas Miguel Zapata y Gildardo García.

Cabe señalar que la noticia alrededor de la verdadera edad de Betancur la pone a circular, sin falta, año tras año, la agencia [email protected], del colega Juan Carlos Martínez.

Un refresco bautismal

El periodista Daladier Osorio  le contó hace unos 3 años a El Campanario:

“Alguna vez, en un almuerzo privado, el doctor “Bélico” comentaba a sus contertulios que tenía dos años menos porque tramitó -y se la dieron- la cédula 24 meses antes para poder votar de 19 y no de 21 años. Entonces, no sé si BB, en realidad,  va a cumplir 90 o 92 años”.

Según la confesión del propio doctor Belisario (ahora con muchos kilos de peso y uso constante de bastón para apoyar su robusta humanidad) él cometió su ”fraudecito” para habilitarse como elector, sin alcanzar la mayoría de edad, en aras de buscar las mayorías conservadoras para su muy amado caudillo Laureano Gómez, “El hombre tempestad”.

Un Gallo historiador

La historia completa nos la envió, con lujo de detalles el historiador Luis Alvaro Gallo, presidente de la Sociedad Colombiana de Genealogía:

“La verdadera historia fue contada por el ex presidente Belisario Betancur en una  charla y es del siguiente tenor:

El (BB) fue elegido para la Asamblea de Antioquia, en el régimen liberal, cuando tenía 19 años. En esa época la mayoría de edad era de 21 años. Algunos diputados liberales se enteraron de su edad y querían  armar escándalo por este motivo. Betancur tenía un primo sacerdote, de apellido Cuartas, del Seminario de Misiones de Yarumal, (donde también estudió un corto tiempo el futuro Presidente) y resulta que Belisario tuvo un hermano mayor llamado también Belisario, que falleció cuando estaba recién nacido. Para salir adelante, resolvieron sacar la cédula con los datos del hermano mayor fallecido. Y así él quedó habilitado en la edad para poder ingresar a la Asamblea de Antioquia”.

Tolón Tilín

El papá de Belisario, don Rosendo Betancur León, nacido en Amagá y maestro de escuela en esa población minera del suroeste paisa,  leía muchas novelas francesas, y de allí escogió varios de los nombres que les puso a sus 21 hijos. (Acuérdese que en Antioquia hubo un dicho: «Es la tierra en la que nacen muchos y se crían pocos»).