6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Equilibrio de poderes o más poderes para el Congreso de la República

9 de septiembre de 2014

ferney pazSostiene la Corte Constitucional:”…. El poder de revisión no es competente para sustituir, derogar, cambiar, remplazar, o subvertir la constitución existente, so pretexto de reformarla………”.  

El tema  constitucional planteado seguramente será analizado en los  debates a qué se someterá  el proyecto,  pero por ahora  resaltemos el desconcierto de la sociedad civil y comunidad judicial  que en dicha propuesta se omite  el tema prioritario de la justicia, como factor indispensable para alcanzar la paz social que tanto se anhela, consagrando solamente algunas modificaciones a la estructura judicial, unas necesarias por supuesto, como la despolitización de las Cortes, por un ejercicio indebido de las facultades electorales, supresión de la llamada puerta giratoria ( yo te elijo, tú me nombras ),eliminación del Consejo Superior de la Judicatura en sus dos salas, aumento de la edad retiro para los magistrados de las altas Cortes, (no tan necesaria, con tufillo a compensación) sin que se precise la de ingreso, regreso al sistema de  la cooptación para acceder a las mismas, desechándose el concurso público, como sería lo académico y democrático, corriéndose el riesgo de avalar la creación de un club de amigos juristas, si a quienes se les otorga esa facultad no la ejercen con trasparencia, sin atender el clamor nacional de abordar a fondo  reformas que beneficien al ciudadano de a pié, que sólo pide  se cumpla el mandato  superior  de una justicia eficaz, eficiente, pronta y cumplida.

A lo  anterior se le sumaría la frase del ministro de justicia Yesid  Reyes, cuando afirma que la “justicia no requiere de grandes cambios”, omitiendo deliberadamente el sentir de una comunidad de tener un fácil acceso al sistema judicial, para que actúe con celeridad en la solución de sus conflictos, se recupere la seguridad jurídica perdida, con una estructura judicial funcional, con mecanismos que la descongestione y expeditos procedimientos  para brindarla contra el cáncer de la corrupción, devolviéndole credibilidad como factor fundamental para el orden social, evitando se llegue a la “ anomia” jurídica, que no es más que la ausencia de la certeza del derecho vigente, dada su profusión, dispersión  e indebida aplicación .

De la lectura de los 30 artículos que contiene el precitado proyecto de reforma se desprende una gran verdad consistente en que se trata de una reforma muy limitada y no se dan los cambios estructurales prometidos y de las tres ramas del poder público, dos salen beneficiadas, con unas facultades que se trasladan al ejecutivo (elabora la terna para que el Senado nombre  Procurador), y un mayor fortalecimiento de la legislativa, como si esa fuera la intención de la misma, al asumir poderes o facultades de elección del Contralor de manera directa, se les elimina las inhabilidades para ser ministros, embajadores, gobernadores, alcaldes, sin la exigencia de tener que renunciar un año antes para llegar a estos cargos, como ocurre hoy, puerta giratoria que se abre para  los congresistas y se le  cierra a la rama judicial, así como la elección de los siete  magistrados  integrantes del Tribunal para aforados, que ha despertado celos de poder  de  las otras corporaciones.

Habrá tiempo para  analizar juiciosamente los cambios que se proponen, deteniéndome en un tema específico que ojalá  de lugar al debate académico jurídico, por la importancia que reviste  la parte ética disciplinaria que involucra el ejercicio jurisdiccional  y profesional de los litigantes, frente a la eliminación de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior  de la Judicatura (en buena hora) regresando esas funciones a unas salas especializadas en los Tribunales Superiores de los Distritos Judiciales y en la Corte Suprema de justicia, agregándole a la jurisdicción ordinaria una labor  no procesal y sí un factor más de congestión y atraso judicial que tiene anquilosada la labor judicial.

Expreso lo anterior, por cuanto los reparos al desempeño de los abogados en el ejercicio profesional y de los funcionarios judiciales, como los cuestionamientos éticos y morales no originan un  conflicto jurídico procesal,  y si una reclamación social y sanciones severas para aquel o aquellos que han trasgredido normas del estatuto profesional, que bien pueden ser  conocidas y estudiadas por unos tribunales de  Ética o de honor, en donde  tomen asiento las facultades derecho, como  responsables de la formación de los futuros abogados y jueces, colegiatura de abogados, la Unidad de registro, un representante de los tribunales, en el entendido que si se detectan comportamientos ilícitos y contrarios al ordenamiento penal, sean puestos en conocimiento del organismo  jurisdiccional competente, o sea la Fiscalía General para que proceda   si se dan los presupuestos  para su judicialización.

En otros  términos, el manejo ético y disciplinario no  debe estar  en la jurisdicción, por no tener dicha naturaleza, error en que se incurrió en la constitución del 91 que se vio reflejado en los cuestionamientos, denuncias,  escándalos de la corporación diseñada como  ente disciplinario, comprometida en controversias, ambiciones desmedidas, decisiones  dudosas con un ingrediente que la  desvirtúo: el conocimiento de las tutelas.

Si se pretende   una justica sana, clara en sus decisiones, tenemos  que mirar la fuente de la formación de los abogados y jueces, no es posible un buen ejercicio de la profesión jurídica, sin una enseñanza adecuada del abogado; la formación de hoy exige integralidad y multidisciplina, así como facultades de derecho con excelencia en sus estándares de educación, buscando un cambio en la concepción de  simple operador de normas, a un profesional con sentido de justicia y compromiso con la sociedad.

Que la reforma que inicia su trámite reglamentario se haga con la mayor altura, interpretando el interés del país y no el de unos pocos, con modificaciones  constitucionales que estén acordes con la filosofía de Estado Social de  Derecho, sin  “micos”, o agregados  muy  apetecidos por algunos expertos  voceros de la clase política. Evolución y no involución constitucional.

Adenda: A las luchas internas tanto de los partidos como de los movimientos, con intervención indebida del ejecutivo en las nominaciones para los cargos de control fiscal y disciplinario por las frondosas nóminas burocráticas que manejan, se le suma el poder de una Fiscalía General, que además de contar con unas desbordadas facultades de investigación, presenta un desaforado presupuesto, en donde  abundan los contratos externos de asesorías con profesionales  con columnas de opinión y ex funcionarios de la rama judicial, como lo informa  un medio de comunicación  nacional, que nos hace pensar, que si no se ejercen los controles debidos, estaremos a futuro en presencia de unos verdaderos LEVIATANES institucionales, que bien pueden llegar a comprometer los verdaderos equilibrios de poderes que se pretenden obtener con la  tímida y confusa propuesta de reforma constitucional del gobierno Santos ll.
(Por  descanso profesional esta columna reaparecerá el martes 23 de este mes, Dios mediante).

Bogotá, Septiembre  9  2014

Columnas del autor

*¿Monarca o jefe de un partido político?
*Reformar lo que haya que reformar: Santos II
*Cierto es: acercar la justicia a la gente del común. Pero ¿cuándo?
*La ampliación del período presidencial. Se justifica?
*Vuelve y juega. La ampliación de los períodos
*Lo social de derecho. ¿Se aplica?
*El Congreso frente a la sociedad civil
*Derrotar la corrupción: tarea del próximo mandato
*Cuidado con el unanimismo
*La calentura no está en las sábanas, si no en la fiebre del enfermo
*Las otroras ideas liberales
*La puerta giratoria. Vicio para extirpar
*Paz: que el pueblo decida
*¿Justicia Ideologizada?
*El narcotráfico. Fin de un flagelo?
*Avatares de una reelección
*Restauración moral sí. Restauración ética sí.
*Preguntas para los candidatos presidenciales.
*Rescatar la seguridad jurídica
*El derrumbe de la Licorera de Caldas. ¿Quénes responden?
*Un país que ha llegado al estado de anomia
*El 9 de abril: fecha imposible de olvidar
*La mala hora de Buenaventura
*La institucionalidad frente al caso Petro
*La ética en la política: la gran derrotada
*Renovación o la misma harina en diferente costal
*El manoseo de la Constitución Política
*Nubarrones para la pensión de jubilación…
*La inseguridad ciudadana
*El período y forma de elección de los magistrados
*El abstencionismo
*Las trampas electorales.
*El transfuguismo o estafa política
*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial