8 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Mujeres con hijos abandonan filas de las FARC

14 de agosto de 2014
14 de agosto de 2014

La primera desmovilización es la de alias Angie, de 30 años de edad, quien fue recibida por el Batallón de Infantería de Selva N. 35 ‘Héroes del Güepi’ de la Décima Segunda Brigada adscrita a la Fuerza de Tarea Júpiter; perteneció a las FARC por más de 10 años y durante su permanencia en dicha organización criminal se desempeñó como reemplazante de guerrilla. Alias Angie manifestó haberse fugado por el bienestar de su hijo de 40 días de nacido a quien trajo con ella.

La segunda entrega voluntaria, ocurrió gracias a la gestión de la Brigada Móvil N. 26, a sus tropas se presentó voluntariamente alias Lorena de 18 años de edad junto a su hijo de un año y medio. Lorena estuvo alrededor de tres años en la comisión de milicias del Frente 15 de las FARC y había sido reclutada a la edad de 16 años en el municipio de Doncello.

Más tarde, en el Grupo de Caballería Mecanizado ‘Rincón Quiñonez’, se presentó alias Leonardo de 19 años de edad, quien estuvo aproximadamente un año en las filas de las FARC y perteneció a la quinta compañía ‘Fernando Díaz’ de la Columna Móvil Teófilo Forero Castro, desempeñándose como guerrillero de base.

Los tres exintegrantes de las FARC manifestaron que su decisión de reinsertarse a la legalidad, tiene su fundamento en la fuerte presión militar que viven las estructuras por cuenta de la acción contundente de las Unidades de la Fuerza de Tarea Júpiter, aunado a los malos tratos que reciben en las filas de las FARC, a la falta de abastecimientos, a la falta de contacto con sus familias y a su deseo de llevar una vida como la de cualquier ciudadano colombiano.

Estas tres importantes desmovilizaciones, obedecen al indeclinable compromiso de las Unidades de la Fuerza de Tarea Júpiter con la paz, el desarrollo y la consolidación de la seguridad en todo el departamento del Caquetá.
Por ello seguimos invitando a los guerrilleros que quieran desmovilizarse, a que tomen la decisión y se acerquen a la unidad militar más cercana. Allí su Ejército Nacional lo protegerá para que comience a beneficiarse de las oportunidades y garantías que ha dispuesto el Gobierno Nacional como son educación, capacitación, vivienda, alimentación y una vida en la tranquilidad del seno de su familia.