7 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Llega a Bogotá tesoro arqueológico recuperado en el exterior

17 de agosto de 2014
17 de agosto de 2014

barinas

El arribo al país de estas piezas permite concluir el proceso de repatriación que comenzó a gestarse hace aproximadamente un año. En esa labor intervinieron la Fiscalía General de la Nación, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Embajada de Colombia en España, el Ministerio de Cultura, el Instituto Colombiano de Antropología e Historia  (ICANH), entidades que desde 2005 hacen parte del Comité Interadministrativo de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Bienes Culturales.

El procedimiento de embalaje, que tardó tres semanas, fue coordinado por la conservadora colombiana Patricia Ramírez ,funcionaria del ICAHN, quien se encargó de verificar que este se realizara en las condiciones requeridas para su regreso a Colombia.

Para preparar su retorno a Colombia, se requirieron  26 guacales o cajas en madera con dimensiones 155x115x112 centímetros, con un peso total de alrededor de 10 toneladas.

Una empresa privada de transporte realizó el proceso de embalaje hacia Bogotá.

La memoria que se recupera

Estos 691 delicados objetos representan diversas culturas precolombinas y en ellos es posible apreciar una amplia variedad de técnicas y diseños orgánicos y geométricos, expresados en rostros humanos, ocarinas, líticos y gran cantidad de sellos y pintaderas empleados por los pueblos indígenas para pintar su cuerpo y estampar tejidos.

Sobresalen figuras humanas, silbatos, ocarinas  y elementos musicales en forma de caracol de la región Nariño, máscaras y rostros humanos de la zona Tumaco, silbatos Tayrona, ollas, cuencos y canasteros (figuras humanas o zoomorfas con un recipiente en la espalda) de la región Calima, vasijas y urnas funerarias del pueblo escultor de San Agustín tabloides o figuras humanas de la zona Quimbaya (Quindío, Caldas y Risaralda y el norte del Valle del Cauca); tunjos en metal de la zona Muisca; alcarrazas de la región Malagana; rodillos y pintaderas de la región Quimbaya (Cauca Medio y Eje Cafetero); así como ánforas y una curiosa colección de copas tolima, que hacen parte de la cultura material e inmaterial de Colombia por lo que representan histórica y simbólicamente.

Proceso de recuperación

Ha pasado más de una década desde que estas piezas fueron decomisadas por las autoridades españolas en el marco de la Operación Florencia  contra carteles del narcotráfico y el blanqueo de capitales. Sólo hasta 2011 se notificó a la Fiscalía General de la Nación a través de la embajada colombiana en España sobre la existencia de este patrimonio  arqueológico, que fue puesto bajo custodia del Museo de América en Madrid.

La Fiscalía Tercera del Grupo de Protección de la Propiedad Intelectual y los Bienes Culturales,  apoyada en una evaluación técnica del ICANH, que determinó que las piezas incautadas pertenecían al patrimonio cultural de la Nación, solicitó al Juzgado Central de Instrucción Número 5 de Madrid, mediante Carta Rogatoria y con fundamento en el Convenio de Cooperación Judicial en materia penal entre España y Colombia, la repatriación de las piezas.

El juez determinó que fueran entregadass a la Fiscalía colombiana. Fue así como estos testimonios de nuestro pasado fueron recibidos  el pasado 24 de junio por la Embajada de Colombia en España.

Otras repatriaciones en 2014

En lo que va corrido del año, la Fiscalía General de la Nación, en conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores y sus misiones diplomáticas y consulares en España, Bélgica y Panamá, el Ministerio de Cultura y el ICANH han adelantado otros procesos de repatriación.

En esta labor, fueron recuperados una pieza hallada en el contexto de otra investigación de lavado de activos en España que fue traída en mayo pasado.

Asimismo, el 15 julio se repatriaron 54 piezas recuperadas en Panamá y que fueron custodiadas hasta su retorno en el Consulado General de Panamá. El 30 de julio trajeron  39 artículos recuperados en Bélgica y que estuvieron protegidas en la Embajada de Colombia en ese país. Estas dos últimas repatriaciones se dieron gracias a devoluciones voluntarias por parte de ciudadanos extranjeros a las misiones diplomáticas mencionadas.