11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fuerte oleaje político rodea agenda legislativa

5 de agosto de 2014
5 de agosto de 2014

 

La bancada uribista le está poniendo el ojo a estos temas que resultan sensibles para muchos congresistas.

Las reformas a la justicia y la política también suscitarán un fuerte oleaje en el nuevo Congreso que se instaló el veinte de julio pasado.

Colprensa y El País de Cali elaboraron el siguiente análisis sobre los posibles desrrollos que tendrá la agenda legislativa:

El Congreso, que hace apenas dos semanas se posesionó, se va a caracterizar por la polémica, no solo por los debates de control político, sino por los proyectos que han sido radicados y los que están en el tintero, que ya avisoran líos de todo tipo.

Esta agenda, según se dijo, es en un alto grado la tarea pendiente del primer gobierno del presidente Juan Manuel Santos, ya que en el pasado cuatrienio la mayor parte de los temas tuvieron debate y no pasaron o, sencillamente, se quedaron en anuncios.

Los otros, como los de la paz, volverán a abrir el debate, debido a que ya está ‘cantada’ la oposición del uribismo a muchos de los propósitos que ha anunciado el Ejecutivo en esta materia.
Los híbridos de justicia y política

Un paquete de reformas ya fueron anunciadas por el presidente Santos el pasado 20 de julio, mientras que otro grupo de iniciativas fueron radicadas por los congresistas, pero hay una mezcla en lo que serían -por separado- las reformas a la justicia y a la política.

Es así que el Presidente anunció el proyecto de pesos y contrapesos, que se traduce en la eliminación de la reelección inmediata y el aumento de los periodos del Jefe de Estado, los gobernadores y alcaldes.

En este punto ya hay un grueso de iniciativas, incluso que se contradicen. Existen, por su cuenta, proyectos de la Alianza Verde, Polo Democrático, el Partido de la U, Conservador y Mira.

La Alianza Verde y el Polo quieren eliminar la reelección, pero no hay consenso sobre la ampliación de periodos; pero el proyecto de la U, en cabeza de Jimmy Chamorro, habla de aumentar el mandato del Presidente, gobernadores y alcaldes a seis años, sin la posibilidad de reelección.

En contraste, la iniciativa conservadora, de la mano de Eduardo Enríquez, no elimina la reelección sino que la amplía y advierte que esta puede ser inmediata y, a su vez, posterior, es decir que puede llegar un mandatario y optar por repetir cuando medie un periodo constitucional.

A esto se suma que hay sectores que dicen que si el periodo de la Rama Ejecutiva se modifica se tiene que extender a las demás. De hecho, el senador de Cambio Radical, Carlos Fernando Motoa, dijo que si hay un aumento para Presidente, alcaldes y gobernadores, se debe hacer lo propio con el Congreso, asambleas, concejos y juntas administradoras locales, así como los organismos de control y el Fiscal General.

Otro tema alrededor del cual están cocinándose reformas, tanto de origen parlamentario como gubernamental, es el de la justicia, que entre otras cosas buscan la eliminación de la ‘puerta giratoria’.

En ese sentido, se pretende evitar que los magistrados y titulares de los organismos de control puedan aspirar a cambiar de corte o llegar a un organismo de control, o lo que es lo mismo, ponerles una inhabilidad entre dos y cinco años para que puedan repetir como magistrados, procurador, contralor e incluso buscar cargos de elección.
Las otras iniciativas

En paralelo hay otros proyectos que ya generan ampolla en el Legislativo.

Uno es el de la aplicación de la silla vacía por corrupción, que propuso el senador Mauricio Lizcano. El objetivo es ampliar los causales de pérdida de investidura de los aforados (reforma a la justicia) y que no tengan reemplazo, tal y como ocurre hoy con las sentencias penales de los congresistas.

A este se adiciona el del Centro Democrático, que plantea un tribunal protémpore para los militares, que se traduce en la revisión, por 12 años, de todos los procesos en contra de uniformados condenados por la justicia ordinaria.

Otra iniciativa polémica es la que plantea el Partido Liberal, que propone la revisión de la fórmula para determinar el valor del galón de los combustibles y que bajen, en promedio, $1.000. Proyecto que se semeja mucho a otros que naufragaron en el Congreso.

Y, está el del senador Juan Manuel Galán, que establece la legalización de la marihuana para uso tarepéutico. Este proyecto, se dice, ya está ‘trabado’ en el Legislativo.