21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Falcao: “vivito y coleando…”

4 de agosto de 2014

Falcao con madurez, pensó en sus necesidades como futbolista, no en las nuestras: todos queríamos el inmediato rescate del crack. Nunca se dejó dominar por el ruido que producía su caída, ni por la invasión de los medios, mensajeros de la  nerviosa espera del pueblo colombiano que ansió  verlo en el mundial.

Falcao, que no se tuvo lástima ni acepto  compasión por sus desdichas, entendió que era indebido hacer uso de las predicciones optimistas, que más que beneficiar hacían daño, generando una impaciente vigilia que le aceleraba los tiempos de retorno, con sus obvios riesgos. Paso a paso, lentamente, fue buscando su nivel físico, para acometer la tercera etapa de su recuperación, en el encuentro con la pelota, con la competencia, con la que tan buena relación ha tenido y con ella los goles, plataforma de su éxito.

No es la primera ni será la última penalidad de rodilla del astro goleador. Es la pesadilla de la mayoría de los atletas de su género, expuestos a la mala intención o los choques fortuitos, con los rivales que no logran dominarlo.

Vuelve Falcao para agitar los mercados convulsos por los chorros de dinero que se invierten en las estrellas, para airear los tiempos, de por si optimistas, de los colombianos con la selección

Se fue en enero, en la cresta de la ola. Regresa a ella con la paciencia que da su experiencia y con el ímpetu del debutante, dispuesto a reconstruir su carrera y su camino, con la misma fortaleza mental que lo ha erigido entre los mejores deportistas del mundo.

Su tarea aún no ha concluido. Debe  dominar la impaciencia por el reencuentro total, para  evitar sobre esfuerzos que en un mal momento reactiven su lesión. La experiencia, su experiencia, deja enseñanzas. Sabe muy bien que los tiempos y los momentos son precisos y que es imposible, por privilegiado que sea, ir en contra de la ciencia. Con calma, sin apuros, con intensidad profesional, debe trabajar, como lo ha hecho desde  el malhadado  freno brusco a su carrera.

Sí que sabe Falcao  lo que es sufrir para triunfar.