19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Precios desmesurados

21 de julio de 2014

La buena noticia ha tenido, sin embargo, un eco amargo. Seis meses después, los pacientes siguen sin tener acceso al fármaco debido al elevado coste, unos 60.000 euros por tratamiento. El caso ha puesto en evidencia el grave problema que plantea a los servicios públicos de salud la financiación de los nuevos fármacos antivirales y antitumorales por los altos precios que imponen los laboratorios. Resulta comprensible que estos traten de recuperar no solo la inversión hecha en la investigación de los medicamentos que llegan a buen puerto, sino también la de los que han fracasado. Pero en unos tiempos y a unos precios razonables. La situación es tan dramática que Francia ha planteado al resto de socios de la Unión Europea la necesidad de abordar una estrategia conjunta que permita incorporar las novedades terapéuticas a precios sostenibles.

Es urgente que lo hagan. En Europa se estima que hay entre cinco y diez millones de personas infectadas que tarde o temprano tendrán que tratarse. Solo en España hay 900.000, de las cuales, unas 3.000 están en fase tan avanzada de la infección que su vida corre peligro. En este momento, solo en unos pocos países como Alemania, Holanda, Suecia y Dinamarca, la sanidad pública administra el nuevo antiviral; en la mayoría de los países del sur y del este no lo hace. Gilead, la farmacéutica que lo comercializa, compró los derechos del fármaco al laboratorio que lo desarrolló por 8.000 millones de euros. Solo en el primer trimestre de este año, la venta del antiviral le ha reportado 1.100 millones de ingresos, según un informe de diputados franceses. En la reunión que mantendrán en octubre, los 28 miembros de la Unión deben encontrar una fórmula que garantice el retorno al que los laboratorios tienen derecho, pero en unas cuantías y unos plazos asumibles por las arcas públicas.

EL PAÍS, MADRID/EDITORIAL