12 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Operación Jaque, seis años desde la hazaña perfecta

3 de julio de 2014
3 de julio de 2014

operacion jaque

El planeamiento de la Operación Jaque se desarrolló bajo el más alto grado de confidencialidad, no hubo la mínima sospecha que en un hangar dentro de las instalaciones del Fuerte Militar de Tolemaida, se estaban preparando dos aeronaves tipo MI-17 y un selecto grupo de aviadores calificados en misiones especiales para conformar las tripulaciones, dejaron de ser el cabo, el sargento, el mayor, el capitán, para convertirse en el periodista, el camarógrafo, el árabe, el australiano; horas de ensayos, dedicación y nervios de acero se necesitaron para lograr crear los personajes que consiguieron engañar a los guerrilleros.

La actuación terminó cuando en el helicóptero color blanco y rojo se escuchó la frase “somos del Ejército Nacional” y todos los secuestrados entendieron que la pesadilla había terminado.

Operaciones como la Jaque demuestran la solidez de las Fuerzas Militares colombianas, dando cuenta de las capacidades que se han desarrollado en años de combatir a las organizaciones al margen de la ley y sus actividades delictivas.

Los gobiernos de muchos países han tomado como ejemplo la labor del Ejército colombiano, su experiencia y lucha, inspira para combatir el terrorismo, el narcotráfico y defender cada día con la vida misma, el bienestar de miles de personas.

Policías liberados en la operación ‘Jaque’ crearán museo en honor a los secuestrados

Cuatro de los 11 uniformados que recuperaron su libertad en la histórica operación ‘Jaque’, el 2 de julio de 2008, se han dado a la tarea de crear un museo en honor a las víctimas del secuestro. Ellos donarán prendas y elementos que los acompañaron durante sus años en poder del grupo terrorista Farc.

La virtud principal y más valiosa de los militares y policías liberados hace seis años en la operación ‘Jaque’ es su compromiso para que nunca más se repita el flagelo del secuestro.

Esta cualidad esencial, que a menudo se refleja en los eventos donde el grupo de uniformados se reencuentra para dialogar de su trágica experiencia, también ha sido utilizada para visualizar la posibilidad de construir lo que sería el primer museo de memoria histórica en homenaje a las víctimas del secuestro y del conflicto armado.

Uno de los principales impulsores de la iniciativa es el mayor de la Policía Nacional Javier Rodríguez, secuestrado por las Farc el primero de noviembre de 1998 en el salvaje ataque a Mitú (Vaupés).

“La idea es crear un museo de la violencia con algunos elementos simbólicos que le recuerden al país que muchos colombianos padecimos las consecuencias del conflicto armado (…) serán objetos y elementos con una carga sentimental inmensa que muestren a las nuevas generaciones las consecuencias que trae consigo la guerra”, dijo Rodríguez.

La idea comenzó a tomar forma hace varios meses, cuando en esas charlas comentaban sobre la existencia de museos militares y policiales en Estados Unidos.

“Ya tenemos elementos como botas, algunas artesanías que construimos allá en la selva, fotografías y –recordó Rodríguez– cartas que teníamos que escribir en papel higiénico con la esperanza de poderlas enviar algún día a nuestros seres queridos”.

Para este oficial, su secuestro y el de sus compañeros ha creado una sensibilidad en la sociedad que, dice, parecía acostumbrada a vivir en medio de la violencia.

“Lo más importante que me dejó todo esto fueron mis amigos, esos nexos de hermandad y compañerismo que hicimos encadenados durante una década”, afirma.

Hasta el momento el proyecto es impulsado por los cuatro policías liberados en ‘Jaque’, entre los que se encuentra el sargento Julio César Buitrago, secuestrado el 4 de agosto de 1998 en Miraflores (Guaviare).

“La idea es enseñarle a la opinión pública qué es el secuestro, cómo se vivió y por qué hizo parte de la violencia de nuestro país. La violencia y el secuestro no pueden volver a ser un hecho más de la vida cotidiana para dejarlo en el olvido”, manifestó Buitrago.

Otro de los interesados en la iniciativa es el intendente jefe Armando Castellanos Gaona, secuestrado el 16 de noviembre de 1999 en La Arada (Tolima), quien reconoció que el proyecto aún no ha sido analizado a fondo.

Sin embargo, y con motivo de la conmemoración de los seis años de ‘Jaque’, se reunirán en la mañana de este jueves “para mirar cómo podemos colaborar con las víctimas. Queremos incluir videos, las cadenas y todo lo que pueda servir para dejar esta triste experiencia en la memoria de las generaciones”.

Para el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, el éxito de operaciones como ‘Jaque’ o ‘Camaleón’ –esta última llevada a cabo el 13 y 14 de junio de 2010 y cuyo objetivo fue el rescate del general Luis Mendieta, los coroneles Enrique Murillo y William Donato y el sargento Arbey Delgado– se logró gracias al desarrollo que ha tenido la inteligencia militar.

“Hacer inteligencia es una herramienta de las democracias más sofisticadas, claras, abiertas y más defensoras de los Derechos Humanos. La inteligencia debe seguir haciendo lo que hace: salvando y protegiendo vidas de colombianos, evitando carros bomba e impidiendo actos de barbarie que planean los terroristas, criminales y delincuentes”, manifestó Pinzón.