11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Luis Alfonso Hoyos lo advirtió

27 de julio de 2014

CALDERONTenía toda la razón el entonces embajador colombiano  Luis Alfonso Hoyos, cuando desde la OEA denunció al mundo con videos y documentos a la vista,  la complicidad reinante en Venezuela con el narcoterrorismo de las FARC, hecho que de nada sirvió pues al otro día de posesionado, el Presidente Juan Manuel Santos se declaró como el nuevo mejor amigo del régimen Bolivariano en cabeza del sátrapa Hugo Cháves Frías y como regalo de compromiso  le entregó contra la voluntad de los Estados Unidos a Walid Mackled quien con el «pollo» Carvajal se dedicaron al manejo de las relaciones criminales  con la cupula del cartel de Las Farc.

LA VERDAD SE IMPONE.

Ante la negativa del Presidente Juan Manuel Santos de extraditar a Walid Mackled a Los Estados Unidos y atendiendo mas bien la solicitud del Regimen Bolivariano de remitirlo a Venezuela, el Gobierno Norteamericano le puso sus ojos al «pollo» Carvajal otro de los hombres más influyentes de la guardia pretoriana de Hugo Chaves.

¿QUIEN ES EL POLLO CARVAJAL?

El coronel Julio Rodríguez Salas es, quizás, una de las personas que mejor conoce al general Hugo Carvajal Barrios, detenido por la DEA en la isla de Aruba ayer cuando descendía de un avión privado que lo depositó en tierra caribeña. Rodríguez Salas no duda: «Es peor que Pablo Escobar». Entrevistado en Infobae TV, el coronel que se exilió en los Estados Unidos perseguido por el régimen chavista describió cómo fue el desembarco de los terroristas de las FARC en Venezuela y cómo Carvajal creó uno de los mayores monopolios de drogas de la región. «Carvajal manejó la inteligencia de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro», dijo Rodríguez Salas y agregó que en esos años forjó «el nexo con el narcotráfico de las FARC». «Carvajal permitió que las FARC se movieran por Venezuela, y con ese desplazamiento vino el narcotráfico», puntualizó el coronel retirado.

LAS RELACIONES CON LA GUERRILLA

Asi como Luis Alfonso Hoyos lo anticipó en La OEA, Rodríguez Salas explicó que la función de Carvajal durante sus años de relación con los terroristas colombianos fue «colaborar no sólo con recibir a la guerrilla, sino también con el lavado de dinero». El militar, enfrentado a todo el aparato del régimen chavista, se refirió también al tráfico de armas que el país había adquirido de manera lícita de otros países europeos, las cuales fueron a parar a manos de terroristas colombianos dentro de Venezuela y fronteras afuera. «Son armas que se adquirieron a través de Venezuela y terminaron en manos de la guerrilla colombiana», manifestó.

LOS INTERLOCUTORES

Los principales interlocutores de Carvajal dentro del grupo narcoterrorista eran Iván Márquez y Timochenko, señaló Rodríguez Salas. «Estas personas operaban en Venezuela de manera abierta y libre. Y se ubicaron en una posición de fortaleza para negociar con el gobierno colombiano», explicó. Para Rodríguez Salas, una de las actividades que realizó el «narco general», como lo llaman en Venezuela, fue usar al Ejército de Venezuela para sus negocios narco. «Uno de los principales crímenes (que cometió) fue utilizar al personal de las Fuerzas Armadas y sus medios para transportar la droga y preparar y construir laboratorios para la elaboración de estupefacientes», puntualizó. Consultado acerca del destino de esa droga, explicó: «Salía en toneladas en vuelos hacia Centroamérica, el Caribe, Europa y África».

PEOR QUE PABLO ESCOBAR

También se refirió a la red de complicidades en toda la región y dijo que muchos caerían si no por «narcotráfico, sí por el lado del lavado de dinero», actividad de la cual se encargó PDVSA en Venezuela, según expresó.

Por último, Rodríguez Salas hizo una comparación tenebrosa para describir a Carvajal. «Por lo sanguinario, lo terrorista, por lo diabólico… es peor que Pablo Escobar», concluyó.

Todo sobre la detención del «Pollo Carvajal»

Por Patricia Poleo

25 de julio de 2014

Todo sobre la detención del  General venezolano (chavista de primera línea) el «Pollo Carvajal»  por narcotráfico y operaciones con las Farc.

http://youtu.be/PWRG_NpqXaU

———————————————————————————————-

Los nexos del general Carvajal con el narco ‘Jabón’

Revista Semana, Bogotá

http://www.semana.com/nacion/articulo/carvajal-sus-nexos-con-el-narcotraficnate-alias-jabon/396913-3#cxrecs_s

Efe

25 de  julio de 2014

Estados Unidos también vincula al militar venezolano, detenido en Aruba, con el cartel del Norte del Valle.

La lista de problemas para el exjefe de la inteligencia militar venezolana Hugo Carvajal Barrios, detenido en la isla de Aruba a petición de Estados Unidos, va en aumento. Al cargo de vender armas y ayudar a la guerrilla de las FARC, ahora también se le suma sus nexos con la mafia de la droga. Carvajal está acusado de hacer negocios con el capo narcotraficante colombiano Wílber Varela, fallecido en el 2008, según documentos judiciales a los que este viernes tuvo acceso la agencia Efe.

En concreto, Carvajal Barrios, apodado el ‘Pollo’, fue acusado el 13 de mayo del 2013 por un gran jurado de Florida de haber recibido dinero de Varela, alias ‘Jabón’, cabecilla de una facción del escindido cartel del Norte del Valle, para “asistir” al narcotraficante en sus «operaciones de tráfico de drogas”. Efe  informó que los documentos de la acusación habían permanecido sellados en un tribunal del distrito sur de Florida hasta el jueves pasado, el día siguiente de la detención de Carvajal, quien este viernes debía comparecer ante un juez de Aruba, del que depende si sigue detenido y se inicia el proceso para un eventual envío a EE.UU. o queda libre.

Según la acusación, Carvajal y otros mandos venezolanos de alto rango “asistieron” a esta banda de narcotraficantes “permitiendo que exportaran cocaína de Venezuela y proporcionándoles protección” para evitar su captura e informándoles de las actividades que realizaban las autoridades militares y policiales. Carvajal, jefe de la Dirección de Inteligencia Militar hasta el 2011, fue nombrado cónsul de Venezuela en Aruba en enero pasado, pero hasta ahora no había recibido el plácet de las autoridades de Holanda, país del que Aruba es un territorio insular autónomo. Fue hombre de confianza del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y también ejerció cargos en el Ministerio del Interior.

La justicia estadounidense lo vincula con una facción del cartel colombiano del Norte del Valle, escindido por rivalidades internas, de la que era cabecilla Varela. En el documento de la acusación se relata que en el 2004 Varela reubicó su base de operaciones delictivas en Venezuela por el temor a ser apresado por las autoridades colombianas y las amenazas de otros narcotraficantes. “Desde el 2004 hasta enero del 2008, Varela y sus compinches enviaron miles de kilos de cocaína de Venezuela a países como México, con conocimiento de que esa cocaína acabaría en territorio estadounidense”, dicen los documentos.

Tras la muerte de Varela, en el 2008, sus compinches “continuaron pagando a Carvajal Barrios y otros mandos de alto rango venezolanos para que les asistiera en sus actividades de tráfico de drogas”, indica el documento de siete páginas. Se recoge en la acusación que, además, el general venezolano retirado “vendió cientos de kilos de cocaína a miembros de la facción de Varela” y, que desde el 2004 hasta septiembre del 2010, “asistió a los narcotraficantes” y los grupos encargados del transporte de la droga. Entre otras acciones de encubrimiento y apoyo a los narcotraficantes, supuestamente Carvajal “permitió a los narcotraficantes y grupos de transporte exportar la cocaína e importar dinero a Venezuela” y les proporcionó “protección” para evitar su captura.

De ser trasladado a EE.UU. y declarado culpable del delito de “conspiración para distribuir cocaína con conocimiento en EE.UU.”, podría ser condenado a cadena perpetua. Desde el viernes pasado está detenido en Miami el ex juez venezolano Benny Palmeri-Bacchi, quien este jueves se declaró no culpable en un tribunal federal de los delitos de conspiración para distribuir cocaína en EE.UU. y obstrucción de la justicia, entre otros.

Según el diario El Nuevo Herald, la detención del ex juez obedece a una investigación de la que también es objeto el exjefe de la inteligencia militar Hugo Carvajal Barrios, así como el ex director venezolano de Interpol Rodolfo McTurk, quien al parecer se encuentra en Venezuela.

——————————————————————————————

Venezuela: Las Farc pierden un eslabón

Por Raúl Benoit

Periodico Debate, Bogotá

http://debate.com.co/

27 de julio de 2014

 

Carvajal es un enemigo de Colombia porque habría protegido a subversivos y a narcotraficantes como creen las autoridades estadounidenses como hizo con Wilber Varela, alias “Jabón”, un poderoso narco del Cartel del Norte del Valle que se ocultaba en Venezuela. Se sospecha que Varela fingió su muerte con el contubernio de Carvajal.

En un país anarquizado por el mismo Estado no hay manera de controlar a oficiales y a suboficiales de las fuerzas armadas al servicio del crimen. Por otra parte, el gobierno no lo hace porque estos sujetos corruptos escudan al régimen a cambio de beneficios conferidos por la tiranía. Sin embargo, la captura del General retirado Hugo Carvajal en Aruba y su eventual extradición a los Estados Unidos, es un campanazo de alerta para los militares corruptos venezolanos quienes tendrán que comenzar a temer e irse preparando porque sus crímenes podrían estar en camino hacia la justicia, venciendo la impunidad.

Carvajal, quien no merece el rango de General porque es un individuo que de acuerdo a las acusaciones pertenece a una red criminal dentro de las fuerzas armadas venezolanas, pone a temblar a los traidores a la patria que están convencidos de que su poder es invencible y que saldrán bien librados ondeando la  bandera de la revolución bolivariana. Carvajal ha sido un alfil dentro del chavismo. Convenientemente en 2012 lo encargaron de la Oficina Nacional Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al terrorismo. Tras de ese significativo título al parecer se escondía un auténtico delincuente, quien fue servidor y leal a Hugo Chávez hasta su muerte.

Cuando comandó la Dirección de Inteligencia Militar, hay testimonios que dicen que ordenó la tortura y el asesinato de dos soldados colombianos que seguían a guerrilleros de las Farc en Venezuela. Supuestamente los mataron para proteger a los socios comunistas.  Este individuo era vigilado por la CIA y la DEA, debido a su relativa participación en operaciones de narcotráfico, lavado de dinero y por el apoyo a las Farc, grupo rebelde que usa el territorio venezolano para sacar parte de la cocaína que produce.

Carvajal es un enemigo de Colombia porque habría protegido a subversivos y a narcotraficantes como creen las autoridades estadounidenses como hizo con Wilber Varela, alias “Jabón”, un poderoso narco del Cartel del Norte del Valle que se ocultaba en Venezuela. Se sospecha que Varela fingió su muerte con el contubernio de Carvajal. Los venezolanos de bien no deben sentir vergüenza por las actividades delictivas de antipatriotas como ese. Por el contrario, que sientan alivio porque él podría encender un ventilador que esparcirá el excremento que esconden las filas castrenses.

En los Estados Unidos lo pondrán cautivo en una celda como las que la justicia de aquí reserva a criminales como él. Incomunicado y debilitado sicológicamente, Carvajal podría revelar los secretos del chavismo y quiénes son sus cómplices en el sucio negocio del narcotráfico. Si este ex militar delata a sus compinches y entre ellos a algunos de los comandantes de las Farc que dialogan en La Habana, Juan Manuel Santos, de una vez por todas, tendría que reconsiderar el rumbo de las pláticas. Las Farc perdieron un eslabón importante que perjudicará sus negocios ilegales, aunque es bien sabido por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos que la pandilla de militares involucrados en el trasiego de la cocaína por Venezuela, es mucho más grande de lo que parece. Es el cartel chavista.

————————————————————————————-

El general que les sonreía a los jefes de las Farc

Revista Semana, Bogotá

24 de julio de 2014

Hugo Carvajal fue el hombre que le abrió la puerta del Fuerte Tiuna al Secretariado, donde ‘Iván Márquez’ se tomó la foto con una Harley-Davidson.

Hubo un tiempo en el que los miembros más buscados del Secretariado de las FARC caminaban tranquilos por las amplias instalaciones del Fuerte Tiuna, el complejo militar más importante de Venezuela, sede del Ministerio de la Defensa, la Comandancia General del Ejército y la Guardia Nacional, entre otras instituciones de ese país.

Corría el 2007. Por aquel año, los comandantes de ese grupo como ‘Iván Márquez’, ‘Jesús Santrich’ y ‘Rodrigo Granda’ eran buscados por todas partes y, sin embargo, allí se les veía paradójicamente en ratos de sosiego. Era tanta la placidez, que incluso se permitían tomarse sorprendentes fotos como la que se hizo Iván Márquez en una exclusiva moto Harley-Davidson.  Ese estado de confort lo experimentaban porque eran los protegidos, según confirmaron en su momento varias fuentes a SEMANA, el general Hugo Carvajal, entonces uno de los hombres de confianza del presidente Hugo Chávez. “El general, dijo un testigo de aquellos encuentros, les sonreía a los jefes de las FARC con naturalidad”. Fue el hombre que les abrió las puertas de par en par al estratégico Fuerte Tiuna.

Este general, exjefe de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), es el mismo que fue detenido en Aruba en las últimas horas, presuntamente por orden del gobierno de Estados Unidos, bajo las acusaciones de narcotráfico y de prestar “ayuda material” también a las FARC. Guerrilla que en la actualidad busca una salida negociada con el gobierno colombiano en La Habana.

Graduado de la Academia Militar de Venezuela el 5 de julio de 1981, Carvajal participó en el golpe de Estado de 1992. Entonces fue apresado junto con Hugo Chávez. Desde ese momento se convirtió en uno de sus hombres de confianza. Una vez Chávez alcanzó el poder, lo reintegró a la Fuerza Armada Nacional, le dio el grado de General de Brigada y el 23 de septiembre del 2004lo nombró director de Inteligencia Militar, el organismo más importante del país en la seguridad del Estado. A partir de ese momento, su nombre se empezó a ver salpicado de escándalo en escándalo. Así, por ejemplo, en el 2005 se le vinculó con una masacre llamada de Macarao, en la que murieron varios estudiantes.

El hombre que chuzaba

Informes periodísticos de Venezuela aseguran que también bajo su dirección se hicieron grabaciones ilegales a miembros de la política (afectos y opositores) e incluso de los propios militares. Luego se le involucró con las FARC, el narcotráfico y episodios oscuros con los cuerpos de inteligencia cubano y hasta el iraní (Savama). Su nombre también gravita en la investigación de los atentados contra el consulado de Colombia en Caracas y contra el templo judío de Caracas.

El 5 de febrero del 2008, Semana denunció que el general Hugo Carvajal facilitó armas a miembros de las FARC y al narcotráfico. Pero ¿cuál era su ayuda a la guerrilla de las FARC? Un informe de Estados Unidos dice: “Su ayuda a las FARC incluye la protección de cargamentos de droga contra el decomiso de parte de las autoridades antinarcóticos y el aprovisionamiento de armas a las FARC, permitiéndoles mantener su bastión del codiciado departamento de Arauca, en la frontera de Colombia y Venezuela, es conocido por los cultivos de coca y la producción de cocaína. Carvajal Barrios también provee a las FARC con identificaciones oficiales del gobierno venezolano, documentos que permiten a los miembros de las FARC viajar desde y hacia Venezuela con facilidad. Esto ocurrió 72 horas después de la expulsión del embajador de los Estados Unidos del vecino país”.

La historia de las armas para las Farc

Su nombre también figura en una historia que comenzó en las selvas de La Macarena. Durante una acción del Ejército colombiano contra el jefe guerrillero Gener García, ‘Jhon 40’, entonces jefe del frente 43 de las FARC, se empezó a hablar de él. ¿Por qué? El Ejército llegó hasta uno de los campamentos del jefe guerrillero y encontraron en una caleta varios lanzacohetes AT-4. Se trata de un arma que ni siquiera las Fuerzas Militares tenían. Es considerada una de las armas de infantería más efectivas y letales del mundo. Es una especie de bazuca de sencilla manipulación y transporte. Un solo hombre puede dispararla fácilmente y su poder la hace muy eficaz para destrozar vehículos blindados, bunkers o instalaciones fortificadas.

En  ese mismo año, en otro campamento de las FARC, en esa misma zona, el Ejército encontró partes de otros lanzacohetes de ese mismo estilo. Los militares colombianos sabían que por el modelo (AT-4) esos artefactos eran fabricados por la empresa Saab Bofors Dynamics de Suecia. Los proyectiles tenían anotados los números de serie. Esa información le fue entregada a la embajada sueca en Bogotá y a las autoridades en Estocolmo. Suecia confirmó entonces que los números de serie de los lanzacohetes encontrados en los campamentos correspondían a un lote que había sido vendido por la firma de ese país al Ejército de Venezuela.

En su momento, Semana se comunicó con los representantes de la empresa Saab Bofors Dynamics en Estocolmo, quienes afirmaron que “es extremadamente desafortunado que eso haya ocurrido, pero es algo que se sale de nuestro control. Nuestro cliente era el Ejército de Venezuela. Saab siempre actúa cumpliendo la legislación sueca y las regulaciones internacionales para la venta de material de defensa”. La pregunta obvia de ese momento era cómo salieron esas armas de los cuarteles de Venezuela a los campamentos de las FARC. La respuesta fue encontrada en los computadores de ‘Raúl Reyes’ hallados en su campamento tras haber sido muerto por el Ejército. En los computadores, cuya autenticidad fue certificada por la Interpol, se encontró que el general Carvajal era el oficial que se los había pasado.

El correo que lo confirma

Hay una prueba que deja en evidencia este hecho. El 4 de enero del 2007 ‘Iván Márquez’ le envió un correo electrónico a ‘Reyes’ y otros miembros del Secretariado, en el cual informa: “Como estaba previsto, el 3 de enero me reuní con los generales (Cliver) Alcalá y (Hugo) Carvajal, con el cual ya me había reunido en tres ocasiones en compañía de Ricardo (Rodrigo Granda). Hablamos del Plan Patriota, canje, la ‘para-política’ y de tres aspectos del plan estratégico: finanzas, armas y política de fronteras”, afirma al comienzo de su carta. “Entretanto nos van a hacer llegar (la próxima semana) 20 bazucas (no recuerdo el calibre) de gran potencia, según ellos, de las cuales 10 serían para Timo (Timochenko) y 10 para acá. Alcalá sugirió que fuera una cantidad mayor”, dice Márquez.

Pocos días después de esa comunicación, el 20 de enero del 2007, el hoy jefe del equipo negociador de la guerrilla en La Habana envió un nuevo correo dirigido a ‘Tirofijo’ y al Secretariado. Allí les confirmó, entre otras cosas, que “los aparatos que hemos recibido con Timo son cohetes antitanque de 85 mm., dos tubos y 21 cargas. El amigo dice que tienen más de 1.000 cargas y que próximamente nos hará llegar otras más, así como algunos tubos”.  En su momento, este y otros correos generaron una enorme tensión entre los gobiernos de Colombia y Venezuela. Para Bogotá era claro que Caracas estaba abasteciendo a la guerrilla de las FARC. Así mismo, al general Carvajal también se le vinculó con la tortura y el asesinato de dos militares colombianos. El caso ocurrió en abril del 2007, cuando el capitán Camilo González y el cabo Gregorio Martínez se infiltraron en territorio venezolano para dar con guerrilleros colombianos que actuaban en ese país. Pero fueron descubiertos y brutalmente torturados y asesinados en la sede de la Guardia Nacional localizada en Santa Bárbara, estado de Zulia.

Por todos estos hechos el Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó en la lista de Traficantes de Narcóticos Especialmente Designados, popularmente llamada la ‘Lista Clinton’, a Carvajal y tres altos funcionarios del gobierno venezolano, el exministro del Interior y Justicia de Venezuela Ramón Rodríguez Chacín, y Henry de Jesús Rangel Silva, director de los Servicios de Prevención e Inteligencia (Disip). Ahora fue detenido en Aruba.