21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los alemanes también fueron campeones del proselitismo

17 de julio de 2014

 

Es un ejemplo de fe y positivismo en la victoria. Los teutones, desde el principio, entraron positivos y creyeron en ganar. Todo empezó hace seis meses: los alemanes llegaron silenciosamente a Bahía, Brasil, en enero, y construyeron un hotel, un centro de salud, un campo de fútbol y una carretera.

Sobra advertir que no llevaron trabajadores germanos y que contrataron mano de obra de la zona elegida para su proyecto, fríamente calculado y bien presupuestado.

Amiguísimos de los nativos

Durante su estadía en Bahía, los alemanes socializaron con las personas del lugar, tanto en la ciudad como en la playa. Y participaron entusiastamente en fiestas con la población local. Aprendieron a bailar la samba y a pronunciar palabras claves (las de uso más frecuente) en el idioma portugués que para los amantes de la lengua de Cervantes “es un castellano imperfecto”.

Además, visitaron a los indígenas de la región y les donaron 10.000 euros para que compraran una ambulancia que necesitaban con suma urgencia.

Como si fuera poco, se pusieron la camiseta del equipo local (el Bahía) y se aprendieron y cantaron efusivamente el himno del onceno de los bahianos. Se echaron la comunidad al bolsillo con todos estos detalles de fina coquetería.

Buenos administradores de la paliza

Luego de la aplastante victoria (7 a 1) sobre la selección de Brasil, los alemanes pidieron disculpas por la goleada al equipo del sargento  Scolari y del joven Neymar y pusieron mensajes de apoyo en Twitter, incentivando a los brasileños y agradeciéndoles la hospitalidad que se les brindaba.

El martes, al marcharse de regreso a su país, con la Copa Mundo en su equipaje, dejaron todo lo que construyeron para la gente local y anunciaron que sus instalaciones se transformarán en una escuela para los niños pobres de Bahía, Brasil. No hay duda: Estos son los campeones del fútbol y del proselitismo

Lástima que el goleador Thomas Müller se haya tirado en la batica cuadros al pronunciar, en su enredada lengua materna, una puerca declaración contra “La Bota de Oro” que se ganó merecidamente nuestro James Rodríguez como máximo anotador del mundial.   

Tolón Tilín

El abogado, periodista y escritor caldense Jorge Eliécer Castellanos Moreno tiene la varita mágica de Harry Potter para adivinar marcadores de partidos de fútbol de gran envergadura.

El domingo en la mañana le pedimos un marcador tentativo para el juego Alemania-Argentina, que se iniciaba a las 2 de la tarde, en el mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro.

Sin descartar que los contendientes se fueran a penaltis, de persistir el empate, el gran Jordi no nos anticipó el uno por cero, pero nos dio ganadores a los germanos por estas dos razones específicas: Argentina tiene a Messi, pero Alemania tiene equipo!

Y así fue!